La Base Aérea de Tinker reduce a la mitad el tiempo de mantenimiento de los motores del F-35.

Una oleada de contrataciones, revisiones de procesos y nuevas herramientas y equipos, han ayudado a una base de las Fuerzas Aéreas estadounidenses a reducir a más de la mitad el tiempo que se tarda en reparar y revisar los motores de los F-35, pasando de una media de 244 días a 106.

El comandante del Complejo Logístico Aéreo basado en Oklahoma City espera que, en dos años, si consigue los recursos necesarios, la Base Aérea de Tinker podrá reparar entre 105 y 120 módulos de potencia F135 al año. Eso sería más del doble de los 51 que revisó en 2021. El complejo de logística aérea es una enorme instalación en Tinker -el mayor de los tres depósitos del Mando de Material de la Fuerza Aérea- que mantiene una variedad de aviones y motores para la Fuerza Aérea, incluido los motores F135.

La escasez de motores F135 en funcionamiento y disponibles ha afectado al programa F-35 Joint Strike Fighter y ha reducido cada vez más la tasa de capacidad de misión del avión.

La Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno informó al Congreso en abril que, en toda la flota militar, los F-35 no pudieron volar debido a la falta de piezas de repuesto durante aproximadamente el 17% del tiempo en los años fiscales 2020 y 2021. La falta de módulos de potencia funcionales -el núcleo del motor, que contiene los controles y componentes clave que generan el empuje para propulsar la aeronave- es la principal razón por la que esos F-35 no estaban capacitados para la misión.

La mejora de la capacidad de los almacenes que realizan el mantenimiento más pesado de los motores F135 es una de las principales formas en que el ejército está tratando de hacer frente a esa escasez cada vez mayor. El Centro de Mantenimiento Pesado de la Base Aérea de Tinker es, con diferencia, el que más trabajos de mantenimiento de F135 realiza. El ejército también está intentando reducir la cantidad de trabajo necesario en los motores, en parte ampliando el tiempo que pueden permanecer en un avión antes de tener que recibir mantenimiento.

En otoño de 2020, la Oficina del Programa Conjunto del F-35 puso en marcha un plan para solucionar los problemas de mantenimiento del motor, centrándose en mejorar la capacidad de depósito y mantener los motores en los aviones durante más tiempo.

Tinker también ha aumentado el número de módulos de potencia que mantiene cada año, de 14 en 2020 a 51 en 2021. Este año, es probable que se entreguen más de 70, superando su objetivo de 60. Y el año que viene se espera que el depósito pueda terminar unos 90, preparando el camino para llegar a entre 105 y 120 en 2024.

Jennifer Latka, vicepresidenta del programa F135 en Pratt & Whitney, que fabrica los motores, dijo en una entrevista el 18 de mayo que la inversión militar en los depósitos tuvo un comienzo lento porque los motores del F-35 funcionaron bien al principio. Pero eso significó que cuando los motores empezaron a tener problemas, la capacidad de los depósitos no estaba totalmente para solucionar las anomalías, dijo.

En los dos últimos años, explicó, los militares y la empresa se centraron en mejorar la capacidad de los almacenes para mantener más motores. Y este año, se espera que todos los centros que mantienen los F135 -incluyendo Tinker, la Estación Aérea Naval de Patuxent River en Maryland, la Base de la Fuerza Aérea de Edwards en California y los centros internacionales- superen su objetivo combinado de 122 motores, mucho más que los 76 que todos los centros mantuvieron el año pasado.

Trucos del oficio

A principios de 2021, el personal de Tinker, la Oficina del Programa Conjunto del F-35 y Pratt & Whitney comenzaron a trazar los procesos utilizados para el mantenimiento de los motores, explicó Bobby Hager, director del 544º Escuadrón de Mantenimiento de Propulsión de Tinker. Al mismo tiempo, se mantuvieron atentos a los cuellos de botella que provocaban trabajo extra o que dificultaban la rapidez con la que el centro podía entregar los motores.

El personal de la base encontró varias limitaciones, dijo, incluyendo la lentitud en la formación de los mecánicos. También se dieron cuenta que varios tipos de equipos necesarios para desmontar y volver a montar motores no estaban disponibles en el taller, añadió Hager.

“Nos dimos cuenta de que, a medida que nos adentrábamos más y más en el mantenimiento de este motor, había ciertas piezas críticas de herramientas que no teníamos disponibles o con las que no teníamos experiencia, simplemente porque nunca las habíamos utilizado antes”, dijo Lam Dinh, el comandante de vuelo de propulsión del F135 en el 544º. “Algunos de esos utillajes [de montaje] eran nuevos para nosotros, ya que estábamos aprendiendo cómo se monta o desmonta este motor”.

La falta de equipos y de formación especializada adecuada se hizo sentir con mayor intensidad durante los trabajos más pesados, dijo King.

Un motor Pratt & Whitney F135 se somete a pruebas en tierra en la base de la Fuerza Aérea Arnold en Tennessee.

El centro está trabajando para poner en manos de los mecánicos más equipos del tipo adecuado. Pero mientras tanto, los funcionarios están reorganizando los procesos para que el trabajo se realice en diferentes momentos, cuando algunos de esos equipos están disponibles.

King dijo que los mecánicos de Tinker han viajado a las instalaciones de Pratt & Whitney, incluso en Middletown, Connecticut, donde se construyen los motores, para “aprender los trucos del oficio”. Esas visitas ayudaron al personal de Tinker a captar técnicas sutiles que aceleran y mejoran el proceso de montaje y ahora están catalogando esas lecciones para compartirlas con un nuevo centro de mantenimiento de F135 que se abrirá en la Estación Aérea Naval de Jacksonville, en Florida.

El centro de Jacksonville manejará un número de motores comparable al de Tinker cuando entre en funcionamiento dentro de unos años.

Mientras el personal de Tinker trabaja en los motores, también está sustituyendo las viejas palas de las turbinas por otras con un nuevo recubrimiento que resiste mejor la degradación por la sal y la arena. Esto se convirtió en un problema en Oriente Medio y durante los despliegues en el mar.

Latka dijo que alrededor del 35% de la flota de F-35 tiene ahora palas con el nuevo revestimiento, frente a aproximadamente el 25% en octubre pasado. Toda la flota debería tener el nuevo revestimiento para 2030, añadió, si no antes.

Respuestas más rápidas, más contrataciones

Hace dos años, cuando Tinker necesitaba que Pratt & Whitney aclarara una cuestión de ingeniería o de proceso, King dijo que podía tardar hasta dos semanas en obtener una respuesta. Ahora, la empresa suele responder a preguntas complejas en dos días, si no en minutos, si el ingeniero adecuado está en el taller.

Y ese era otro problema.

Tinker se enfrentó a un reto cuando empezó a trabajar con los motores del F135 en 2015: Tenía mecánicos experimentados que trabajaban en motores de aviones, pero ninguno en esa misión específica, y prácticamente ningún experto externo que pudiera contratar.

Así que la base se centró en formar a sus mecánicos en el motor en el menor tiempo posible mediante la “microgestión”, un enfoque que divide un proceso en varias tareas más pequeñas para formar mejor a los mecánicos en cada paso individual. Esto significa que los mecánicos deben realizar repetidamente los pasos hasta que puedan sobresalir en ellos.

Tinker también ha aumentado drásticamente el número de mecánicos que trabajan en los F135, y tiene planes de incorporar más.

Cuando se empezó a trabajar en el programa a principios de 2017, había unos 17 mecánicos más trabajando en los F135. Desde hace aproximadamente un año y medio, la plantilla ha aumentado a 79 en un solo turno.

Con 103 mecánicos centrados ahora en el F135, Tinker ha añadido un segundo turno limitado y ampliando el número de módulos de potencia en los que poder trabajar simultáneamente de nueve a 21. Todos esos mecánicos, excepto tres, son civiles, lo que proporciona una mayor continuidad, ya que no son trasladados cada pocos años, explicó King.

Tinker tiene previsto contratar a varias docenas de mecánicos más en los próximos años para que la base pueda trabajar en 30 módulos de potencia a la vez. La financiación, el equipo y las herramientas también están en camino para permitir a la base manejar esos motores adicionales, esencialmente duplicando el tamaño del taller actual.

Se está estudiando la posibilidad de ampliar la capacidad de Tinker para mantener 40 motores a la vez, aunque ese esfuerzo no ha recibido financiación.

Pero, sobre todo, dijo King, Tinker seguirá buscando formas de reducir el coste de mantenimiento de los motores del F-35. Por su parte el fabricante de los motores, Pratt and Whitney, dijo que había encontrado formas de reducir el coste de la primera visita de mantenimiento programada del F135 en aproximadamente un 40%, lo que, ahorraría más de 14.000 millones de dólares a lo largo de la vida del programa. Estas estrategias de ahorro incluyen la prolongación de la vida útil de las piezas hasta sus próximos ciclos de mantenimiento y la búsqueda de nuevas formas de reparar los componentes del motor que eviten la sustitución de las piezas con repuestos nuevos.

Stephen Losey

2 thoughts on “La Base Aérea de Tinker reduce a la mitad el tiempo de mantenimiento de los motores del F-35.

  • el 5 junio, 2022 a las 08:22
    Permalink

    Dar al piloto un F-35 en condición de volar es hacer un buen trabajo pero reducir a la mitad el tiempo de revisión de cada motor ya es destacar.
    Mas les vale cuidar bien a los mecánicos de Tinker.

    Respuesta
  • el 5 junio, 2022 a las 23:08
    Permalink

    Esto que impactó tendrá en reducir el coste/hora de los F-35?? Es curioso que después de años de operar F-35 no se haya hecho antes . Quizás la sombra del nuevo F-15 es alargada. Habría que saber cómo afectará a otros países que operen los F-35.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.