La construcción del portaaviones nuclear USS John F. Kennedy completada al cincuenta por ciento.

El segundo portaaviones de la Armada de Estados Unidos, de la clase Gerald R.Ford, el USS John F. Kennedy (CVN 79), ha alcanzado el punto medio en su construcción y se espera que entre en servicio con la Armada para el año 2022.

El objetivo de la construcción fue alcanzado por la división Newport News Shipbuilding de Huntington Ingalls Industries (HII) con la instalación del superlift una de las unidades más grandes de a bordo.

Conocida como superlift (súper elevador), la unidad del barco de aproximadamente 905 toneladas métricas es una de las más pesadas estructuras de acero planificadas de su construcción.

El enfoque de construcción modular que utiliza el constructor naval implica unir secciones más pequeñas en trozos más grandes, llamados superrellenos, que están equipados con cableado, tuberías, ventilación y otros componentes, antes de ser elevados a su lugar en el barco.

El último superlift forma la sección de popa del barco entre la bahía del hangar y la cubierta de vuelo. Es uno de los más pesados ​​que se utilizarán, compuesto por 19 secciones más pequeñas y con un peso de 997 toneladas. Tiene 80 pies de largo (24,40 m), unos 110 pies de ancho (34,50 m)  y cuatro cubiertas de altura.

El superlift que se compone de 19 unidades más pequeñas, permite al astillero instalar la mayoría de los equipos de utillaje, como rejillas, bombas, válvulas, paneles eléctricos, pernos de montaje y ventilación, antes de izar la estructura en el dique seco utilizando la grúa principal de 1.050 toneladas.

El enfoque modular ha permitido al constructor llegar a este punto en la construcción 14 meses antes de lo que se alcanzó en el USS Gerald R. Ford, el primer portaaviones de la clase Ford de la Armada, dijo la compañía.

“La realización de niveles más altos de pre-equipamiento representa una mejora significativa en la construcción de portaaviones, lo que nos permite construir estructuras más grandes que nunca, y proporcionar mayores ahorros de costos”, dijo en el comunicado Lucas Hicks, vicepresidente de la compañía para el programa Kennedy.

La superlift es colocada en su lugar en la sección de popa del John F. Kennedy, en agosto de 2018.

Huntington Ignalls comenzó la construcción del Kennedy en febrero de 2011 con la ceremonia del “primer corte de acero”. La quilla del barco se colocó en agosto de 2015, y el portaaviones alcanzó la marca del 50% de la construcción en junio de 2017.

El astillero dijo a principios de este año que el Kennedy alcanzó el 70% y el 75% de la terminación estructural, lo que “tiene que ver con los superelevadores y el número de estructuras erigidas para la construcción del barco”, dijo Duane Bourne, gerente de relaciones con los medios de Huntington Ignalls.

El buque ahora está programado para pasar del dique seco a un atraque de equipamiento en el último trimestre de 2019, lo que sería tres meses antes de lo previsto. Hicks dijo en abril que el Kennedy sería bautizado y lanzado al agua en noviembre de 2019 y entregado a la Marina en junio de 2022.

El USS Gerald R. Ford por primera vez en Newport News, Virginia, el 8 de abril de 2017. Departamento de Defensa de los EE.UU.

El Kennedy incluye muchas de las nuevas características instaladas en el Ford, como el Sistema de Lanzamiento Electromagnético y el Equipo de Arresto Avanzado, que ayudan a lanzar y recuperar aeronaves.

El Ford fue entregado a la Marina en junio de 2017, dos años después de lo planeado, y puesto en servicio ese año. El barco tuvo un coste de aproximadamente 12.900 millones de dólares, que fue un 23% más de lo previsto. El Ford se ha enfrentado a una serie de problemas y todavía está en proceso trabajo después de su  puesta en servicio antes de que pueda estar listo para un despliegue de combate.

El USS John F Kennedy tendrá un desplazamiento de carga completa de aproximadamente 100.000 toneladas y podrá navegar a una velocidad de más de 30 nudos. Inicialmente su coste de fabricación se ha calculado en 11.400 millones de dólares aunque después de los costes del Gerald R. Ford, se cree que esta previsión, sea superior.

La clase Gerald R. Ford estará compuesta por tres unidades: el propio Gerald R. Ford CVN-78, el USS John F. Kennedy CVN-79 y el USS Enterprise CVN-80 destinados a reemplazar algunos de los portaaviones más veteranos de la clase Nimitz.

Christopher Woody

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com