La crisis con Qatar pone en peligro la venta de 72 aviones F-15 QA de EEUU a la Fuerza Aérea qatarí.

El conflicto diplomático y económico entre los países del golfo Pérsico, encabezado por Arabia Saudí, con Qatar, deja una cierta duda en un proyecto crucial para los intereses de la empresa aeronáutica norteamericana Boeing.

Todavía no está claro el destino final del contrato, avalado en noviembre de 2016  tras varios años de negociaciones, sobre el suministro de una flota de 72 aviones de caza de cuarta generación F-15QA  de fabricación estadounidense a Qatar, en el que se incluyen además del suministro de armas para los aviones, el apoyo técnico, la preparación del personal y todo un paquete de propuestas adicionales.

Con este acuerdo, Boeing podría mantener la producción de estas aeronaves hasta la mitad de la década 2020.

Pero hasta ahora el contrato no ha sido ratificado por Qatar, según las fuentes citadas por Defense News, así que el destino de las líneas de producción del caza no está definido. Por otro lado, tampoco se especifican los plazos probables de la entrega.

El Pentágono, también tiene  su interés en este contrato como es la permanencia activa  de los probados F-15 y F/A-18 de Boeing, que de momento, son una ‘póliza de seguro’ ante los posibles retrasos en el desarrollo del caza F-35, plagado de sobrecostes y problemas técnicos hasta la fecha.

La peculiaridad de este contrato radica en que el presidente de EEUU, Donald Trump, se manifestó a favor de la presión de las naciones árabes contra Qatar, acusado de financiar a grupos terroristas y tolerar su ideología radical, aludiendo en sus tuits,  que la acción contra el emirato, se produjera tras su gira por Oriente Próximo y, particularmente, tras su reunión con los líderes de los países del golfo Pérsico en Riad.

Esta postura del presidente norteamericano, se vio rebajada por el secretario de Estado, Rex Tillerson, quien reiteró que “las relaciones entre EEUU y Qatar permanecen estrechas en varios ámbitos, incluida la lucha antiterrorista”.

A su vez, los senadores estadounidenses, los representantes de la empresa Boeing y los analistas del sector aeronáutico,  coinciden cautelosamente en que “el acuerdo se mantendrá” ya que las declaraciones de Trump “buscan demostrar éxitos en la lucha antiterrorista, mas que impedir contratos que crean puestos de trabajo en EEUU”.

No obstante, los documentos enviados por EEUU a Qatar para sellar el acuerdo de compra, no han sido firmados por las autoridades qataríes.

De realizarse el contrato, los 72 aviones F-15 QA se sumarían a los 24 Rafales franceses, encargados por Qatar, formando para el emirato una potente fuerza aérea de casi un centenar de aviones de combate modernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *