La escasez de pilotos empeora para la Fuerza Aérea de los EE. UU.

“Estamos en crisis. Nos faltan 1.500 pilotos y si no encontramos la forma de revertir esta tendencia,  nuestra capacidad para defender a la nación se verá comprometida”, advirtió el general David Goldfein, jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Estadounidense en el mes de septiembre.

Dos meses después, las nuevas cifras continúan bajando.  Si bien se han adoptado varias medidas, en particular incentivos financieros, la situación ha vuelto a empeorar. Esta vez, no faltan 1.500 pilotos  sino 2.000. O, como  señaló la semana pasada, Heather Wilson, Secretaria de la Fuerza Aérea, el 10% de la fuerza aérea.

Hasta ahora, la Fuerza Aérea ha estado culpando de esta situación a las aerolíneas privadas, que ofrecen una mayor remuneración con condiciones de trabajo menos exigentes. Y aquí es donde han ido la mayoría de los pilotos de la U.S Air Force señalaron la Secretaria de la Fuerza Aérea y  el General Goldfein.

“La sobretensión de los servicios se ha convertido en el nuevo estándar”, dijo Wilson. Somos “demasiado pequeños para todas las misiones que tenemos que realizar”, continuó. “El aumento de las necesidades operacionales pueden mantenerse hasta cierto punto, pero con el tiempo, los pilotos y las tripulaciones están sintiendo la presión”, dijo. “Estamos agotando a nuestra gente porque somos demasiado pequeños para lo que la nación nos está pidiendo”.

“Llevamos a cabo la misión. Pero tenemos que hacerlo con mucha frecuencia a la espalda de nuestros aviadores”, dijo el General Goldfein. Según él, durante el último trimestre, la Fuerza Aérea de Estados Unidos realizó más de 14.000 salidas, sobre todo en el marco de la coalición anti-jihadista en el Medio Oriente, Afganistán, Europa (con medidas de reaseguro de la OTAN) y la península coreana. Esto permitió a la Secretaria de la Fuerza Aérea, conocer a un piloto que regresaba de su despliegue número 17.

Para remediar esta situación, se favorecen dos posibilidades: retener a las tripulaciones (de ahí el aumento de las primas, la mejora de las condiciones de vida y de trabajo, etc.) y la formación de nuevos pilotos. Sin embargo, las insuficiencias  en este último punto son el “principal factor agravante” de esta escasez de tripulaciones de vuelo.

Sin embargo, todavía es necesario poder contratar manteniendo un alto grado de exigencia y, a continuación, formar a un número suficiente de jóvenes pilotos. Esto requiere instructores que a menudo carecen de ellos. Para estabilizar su fuerza, la Fuerza Aérea de los EE. UU. debería tener por lo menos 1.600 pilotos estudiantes por año, en comparación con los 1.200 actuales.

También se siguen otras dos vías: el uso de empresas privadas para visitar universidades informando de la carrera militar en la Fuerza Aérea y la reincorporación de pilotos retirados utilizados en tareas administrativas, o incluso instructores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com