La espada de Armagedón del Pentágono volará en 2023.

El próximo misil balístico intercontinental del Pentágono comenzará a realizar vuelos de prueba en 2023, según ha anunciado la Fuerza Aérea.

El misil Ground Based Strategic Deterrent (GBSD) sustituirá al actual Minuteman III en la fuerza de ataque nuclear del Pentágono y proporcionará un sistema de lanzamiento nuclear de respuesta rápida que puede alcanzar casi cualquier punto de la Tierra en cuestión de minutos. Pero los críticos del programa sugieren que Estados Unidos podría ahorrar miles de millones recurriendo a misiles más antiguos.

El GBSD formará la pata terrestre de la disuasión estratégica de Estados Unidos -la tríada nuclear- que también incluye bombarderos B-2 y B-52 y submarinos de clase Ohio equipados con misiles nucleares Trident II D-5. El GBSD sustituirá a los ICBM Minuteman III, que debutaron en 1970.

Aunque la Fuerza Aérea ha ido actualizando los Minuteman III, los misiles y su infraestructura -hay 400 misiles ubicados en silos reforzados repartidos por todo el Oeste- están llegando al final de su vida útil. Los misiles y sus sistemas de apoyo, ahora en su quinta década, son cada vez más difíciles de mantener.

El GBSD se encuentra actualmente en una “revisión crítica del diseño” de los subsistemas, según la revista de la Fuerza Aérea. Northrop Grumman está construyendo tanto el misil como el B-21 Raider, el sustituto del bombardero furtivo B-2 Spirit. El director del programa GBSD dijo que el misil está “a meses de distancia” de los primeros vuelos de prueba, que están programados para comenzar desde la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg a finales de 2023.

Northrop está desarrollando el GBSD mediante técnicas de ingeniería digital, que permiten a los contratistas fabricar el misil más rápidamente y estudiar diferentes configuraciones sin tener que construirlas.

Es probable que la Fuerza Aérea construya 400 nuevos ICBM para sustituir directamente al Minuteman III. El coste total estimado del programa GBSD -por ahora- es de 61.000 millones de dólares en 10 años. El GBSD irá armado con la ojiva termonuclear W87-1, que tiene un rendimiento de 335.000 a 350.000 toneladas de TNT. La bomba atómica lanzada sobre Hiroshima, en comparación, tenía un rendimiento de unos 15 kilotones.

Pero en un momento en el que el Pentágono también está preparando la construcción de nuevos submarinos con misiles y bombarderos con capacidad nuclear, el coste del GBSD ha llevado a los críticos a proponer la cancelación, el retraso o la sustitución del sistema.

La cancelación supondría un coste de unos 25.000 millones de dólares para renovar el Minuteman III, algo a lo que se opone la Fuerza Aérea. Retrasar el programa, por su parte, significa que el GBSD seguirá construyéndose, pero la flota de 400 misiles no estaría lista en 2036, como está previsto. Otra propuesta: sustituirlo por versiones terrestres del misil balístico Trident II D-5, un diseño probado que actualmente se despliega en los submarinos de misiles de la Armada.

Kyle Mizokami

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.