La estabilidad regional ‘en riesgo’ por el creciente uso de drones militares en China.

La creciente capacidad de las aeronaves no tripuladas de China y su apuesta por drones militares cada vez más sofisticados están causando dolores de cabeza a sus vecinos y poniendo en riesgo la estabilidad regional.

A finales de agosto, tres drones militares chinos fueron vistos cerca de Japón, lo que llevó a Tokio a enviar cazas para investigar sus actividades. Acompañando a los drones había un avión de patrulla marítima Shaanxi Y-8Q y un avión de inteligencia electrónica Shaanxi Y-9JB, según funcionarios japoneses.

Pero China no es el único país que desarrolla y despliega drones en la región. En mayo, Estados Unidos trasladó temporalmente dos drones MQ-4C Triton de Guam a la base de Misawa, en el norte de Japón, la primera actividad de este tipo realizada por el ejército estadounidense desde que los drones fueron enviados a Guam a principios del año pasado.

Dos drones Northrop Grumman MQ-4C Triton fueron reubicados temporalmente desde la base militar estadounidense en Guam a Japón en mayo.

Y, según un informe de finales de agosto del periódico Asahi, Tokio ha decidido incorporar drones a sus guardacostas, para mejorar la vigilancia en todas las aguas territoriales de Japón.

Japón también ha iniciado este año un plan de desarrollo de un sistema antidrones, que pretende ser capaz de rechazar los ataques de los láseres montados en vehículos para 2025.

La apuesta por la tecnología de los drones añade más incertidumbre a las relaciones entre China, Japón y Estados Unidos, que ya están bajo presión por las reivindicaciones contrapuestas de Tokio y Pekín sobre las islas Diaoyu -conocidas por los japoneses como las Senkakus-, así como por los vínculos militares de Japón con Estados Unidos, el mayor rival geoestratégico de China.

Timothy Heath, experto en seguridad del grupo de expertos estadounidense Rand Corporation, afirmó que es probable que China despliegue más aviones no tripulados en el futuro debido a su flexibilidad, sus menores riesgos y sus potenciales beneficios políticos y militares.

“Por ejemplo, la muerte de un piloto del Ejército Popular de Liberación de China mientras opera en un espacio aéreo disputado cerca de Taiwán, Japón o en el Mar de China Meridional podría generar una crisis debido a las emociones relacionadas con la pérdida de un miembro del servicio”, dijo.

Y un dron, a diferencia de los seres humanos, podría ser más útil políticamente, según Heath, ya que se le puede restar importancia o restarla, dependiendo de las necesidades de China.

“Los grandes enjambres de drones plantean un dilema a los rivales de China. Si toleran la actividad, conceden a China los beneficios de afirmar su presencia en aguas disputadas y permiten una presencia rutinaria china “de facto”. Pero si atacan las plataformas, no pueden estar seguros de cómo puede responder China”, dijo.

“China puede ignorar la pérdida de un avión, o puede optar por responder violentamente al ataque. Esto podría animar a los rivales a comportarse con cautela”.

Heath dijo que China podría utilizar potencialmente aviones no tripulados en los países a lo largo de sus rutas de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, donde los intereses económicos chinos pueden estar en riesgo de conflictos civiles.

Rara vez se ve un dron no tripulado chino en vuelo durante un simulacro de comunicación de emergencia

China es uno de los principales proveedores de armas a nivel mundial, y los drones están a la cabeza de su incursión en múltiples países. Un documento sobre las exportaciones de drones chinos, escrito por investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Texas A&M, reveló que 18 países, incluido Pakistán, habían obtenido drones armados chinos entre 2011 y 2019.

Los drones militares chinos, como el Wing Loongs -que significa pterodáctilo-, pueden volar a una velocidad de 370 km/h y a una altura de 9.144 metros, al tiempo que llevan una carga útil de una docena de misiles.

China no sólo está desarrollando activamente aviones no tripulados, sino que también está estudiando cómo contrarrestarlos, como reveló el año pasado la empresa estatal China State Shipbuilding Corporation -que suministra al Ejército Popular de Liberación (EPL)- al publicar un estudio sobre el uso de aviones no tripulados en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán.

Ridzwan Rahmat, principal analista de defensa de Janes, dijo que los drones eran útiles para las largas misiones de reconocimiento militar, una actividad propensa a los errores humanos inducidos por la fatiga. “El despliegue de estos equipos elimina el factor de error humano de las operaciones, aumentando la eficacia y precisión de sus misiones de vigilancia”.

Con la incorporación de más drones al juego de poder y la determinación de China de defender sus intereses nacionales, los expertos afirmaron que toda la región corre el riesgo de desestabilizarse.

Heath afirmó que la determinación de China de cambiar el statu quo mediante tácticas de zona gris no dejará a sus vecinos otra opción que invertir en capacidades para contrarrestar la creciente presencia y capacidad chinas. “El resultado será probablemente una escalada armamentística y un elevado estado de tensión en la región”.

Grant Newsham, investigador principal del Foro Japonés de Estudios Estratégicos, dijo que los drones militares chinos alarmarían a otros países.

“Los drones se emplearán como parte del “paquete de acoso” global del EPL que despliega contra las fuerzas navales y de guardacostas y aéreas japonesas que defienden el territorio japonés -tierra, mar y aire- en el sur de Nansei Shoto [islas] y el Mar de China Oriental”, dijo.

“El comportamiento agresivo de China que busca dominar y tomar el territorio de otros es ampliamente reconocido en la región. Los drones no son más que otra herramienta de la caja de herramientas que China utiliza para llevar a cabo su actual estrategia agresiva.”

Kristin Huang

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.