La Fuerza Aérea afgana incrementará su flota con seis nuevos Súper Tucanos.

El Pentágono ha pedido para la Fuerza Aérea Afgana, seis nuevos aviones adicionales de ataque ligero del Programa A-29 de Afganistán, hasta completar un total de 26 aeronaves del fabricante brasileño.

Sierra Nevada Corporation (SNC) y su socio Embraer Defense & Security comenzarán la producción de los seis nuevos aviones inmediatamente en las instalaciones de producción que Embraer mantiene en Jacksonville, Florida.

El reciente pedido es independiente de otra venta que Embraer anunció a principios de este mes, en el que informó que un comprador no revelado había solicitado seis Súper Tucanos para entrenamiento táctico, ataque ligero e inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

El presidente y CEO de Embraer Defense & Security, Jackson Schneider, ha manifestado su satisfacción por esta elección indicando que “la decisión demuestra que el A-29 Súper Tucano es la mejor aeronave para operaciones de apoyo aéreo cercano, así como la solución más probada, confiable y rentable para situaciones de contrainsurgencia y guerra irregular”.

Hasta la fecha, el A-29 Súper Tucano ha sido seleccionado por 13 fuerza aéreas de todo el mundo y tiene un excelente record de rendimiento con más de 320.000 horas de vuelo y 40.000 horas de combate. Admite hasta 150 configuraciones de carga certificadas, está equipado con avanzadas tecnologías electrónicas, infrarrojas y láser, así como sistemas de radio seguros con enlaces de datos y una capacidad de munición sin rival.

El A-29 es la única aeronave de su categoría que cuenta con un certificado de tipo militar de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, lo que resulta en ahorros de costos y tiempo, y facilidad para las operaciones del programa.

Desde principios de 2016 el Súper Tucano ha estado activo en Afganistán donde su fuerza aérea los ha empleado en misiones de reconocimiento aéreo y entrenamiento de vuelo avanzado. Su capacidad para operar en terrenos accidentados, climas extremos y ubicaciones austeras con mínimas operaciones de mantenimiento en su motor, han resultado operaciones muy positivas desde las cuatro bases que utiliza en el país afgano.

Por otro lado, Embraer continúa con sus compromisos adquiridos con la fuerza aérea libanesa a través de la USAF, para proporcionarle seis aviones, dos entregados a primeros de octubre y los cuatro restantes para principios de verano del 2018.

Mientras tanto, el Congreso aprobó recientemente la polemizada venta de 12 Super Tucanos a Nigeria tras recibir luz verde del Departamento de Estado de Estados Unidos. La venta militar extranjera estimada en 593 millones de dólares incluye aeronaves, armas, adiestramiento, piezas de repuesto e instalaciones para apoyar el programa. La administración del anterior presidente Obama, había suspendido la venta tras el bombardeo de un campo de refugiados en la frontera de Camerún en enero de 2017 por parte de la fuerza aérea nigeriana, posteriormente Donald Trump ha reanudado el proceso de aprobación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *