La Fuerza Aérea culpa del accidente a la excesiva velocidad de aterrizaje del F-35A en Eglin.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha determinado que el accidente del caza F-35 Joint Strike Fighter en la Base Aérea de Eglin, Florida, en mayo se debió en gran medida a la excesiva velocidad al aterrizar, pero hubo múltiples factores que contribuyeron, según dice el informe de investigación.

En el informe publicado el 30 de septiembre por la Junta de Investigación de Accidentes concluye que el piloto, un instructor que sufrió lesiones menores después de eyectarse, fijó la velocidad del avión en 202 nudos para el aterrizaje, aproximadamente 50 nudos demasiado rápido, según el informe. El piloto no fue identificado por razones de seguridad.

El avión rebotó, rodó, “se incendió y quedó completamente destruido”, señala el informe.

Dada su velocidad, la aeronave entró en su ángulo de aproximación demasiado rápido lo que provocó que el tren de aterrizaje principal y el tren de aterrizaje del morro del F-35 impactaran en el suelo al mismo tiempo en lugar de mantener alzado gradualmente el morro en la línea de vuelo hasta perder velocidad, según el presidente del consejo, el coronel Bryan T. Callahan.

El piloto intentó recuperarse dos veces. En el segundo intento, trató de levantar el morro e iniciar una maniobra de rebote. No pudo hacerlo, en parte porque las entradas del stick para mover la aeronave estaban “fuera de sincronía” con los controles de vuelo, dice el informe.

“Las entradas en conflicto hicieron que el sistema de control de vuelo introdujera un gran valor de sesgo, lo que siguió empujando la nariz hacia abajo”, afirma el informe.

El sistema se vio abrumado por los numerosos intentos de nivelar y recuperar la aeronave, que en su lugar se convirtió en “saturado y sin respuesta”, añade.

“Tres segundos no fueron suficientes para anular los esfuerzos del sistema de control de vuelo para mantener el morro abajo”. El piloto se sintió “ignorado” por el sistema de control de vuelo e “indefenso” después de sus dos intentos fallidos de recuperar el control, lo que “finalmente impulsó su decisión de eyectarse”.

El accidente del 19 de mayo se produjo después de que el piloto participara en una misión aérea simulada de rojo y azul, o de que un avión adversario se enfrentara a la aeronave sigilosa.

El F-35A Lightning II, asignado al 58º Escuadrón de Cazas del 33º Ala, se estrelló alrededor de las 9:30 p.m. hora local. El instructor sufrió una lesión por compresión de la columna vertebral, así como fragmentos de residuos de metal en el ojo y el brazo.

El avión, número de cola 12-005053, estaba valorado en aproximadamente 176 millones de dólares. No hubo daños a la propiedad circundante, dijeron los funcionarios en ese momento.

Callahan señaló otros factores que condujeron al accidente.

Por ejemplo, durante el vuelo, el instructor notó una discrepancia de alineación en su pantalla montada en el casco, que proyectaba información frente al piloto.

El instructor se distrajo “durante una fase crítica del vuelo” y se concentró demasiado en la pantalla de la cabeza para comprobar correctamente su ángulo de ataque, el ángulo de aproximación relativo al suelo, o la velocidad de vuelo apropiada, según Callahan.

Además, el piloto se sentía fatigado por un cambio de presión en el sistema de suministro de oxígeno de la aeronave.

“Se sabe entre la comunidad de pilotos de F-35 que el sistema de suministro de oxígeno es muy diferente a los sistemas de suministro de oxígeno heredados, como el que se utiliza en el F-15E Strike Eagle”, afirma el informe. El piloto instructor previamente voló el Strike Eagle.

El piloto también estaba fatigado por no haber dormido bien antes de la misión, añade.

El informe no destaca las acciones correctivas, pero Callahan señala que no existe un sistema de alerta para avisar al piloto sobre entradas erróneas, como la velocidad de vuelo equivocada.

No hay “ninguna advertencia audible para una configuración peligrosa”, dijo. “El [piloto del percance] continuó la aproximación sin darse cuenta de la configuración incorrecta de la aeronave, ya que no había necesidad de interacciones con el acelerador, ni de velocidad aérea, ni de verificación del [ángulo de ataque], ni de un sistema de señales para alertarlo de que está en el modo de acelerador equivocado para el aterrizaje”.

El Ala de Cazas 33 es el ala de entrenamiento líder para los estudiantes de F-35 en la base. Aunque el F-35 es el avión más nuevo y avanzado del Pentágono, los cazas de ataque conjunto más antiguos de la flota se encuentran en Eglin. Los aviones formaron parte de los primeros lotes de producción inicial de baja tasa de Lockheed Martin.

El accidente marcó el segundo accidente en Eglin en aproximadamente una semana de ese mes.

Días antes, un F-22 Raptor se estrelló durante un vuelo de entrenamiento de rutina cerca de Eglin. El piloto también fue capaz de eyectarse con seguridad; el accidente ocurrió aproximadamente a 12 millas al noreste de la base en el campo de pruebas y entrenamiento. No se reportaron lesiones.

Todavía se está investigando ese percance.

Oriana Pawlyk

7 thoughts on “La Fuerza Aérea culpa del accidente a la excesiva velocidad de aterrizaje del F-35A en Eglin.

  • el 8 octubre, 2020 a las 01:57
    Permalink

    Echar la culpa al factor humano es muy fácil pero un piloto y además instructor sabe aterrizar el caza con los ojos cerrados, por mucho que estuviese sin dormir la noche anterior.
    Más preocupante es que el avión se vuelva ingobernable en situaciones críticas y que el software de vuelo se sature y bloquee.
    Se conocen ya unos cuantos problemas inadmisibles:
    – Limitacion de velocidad a mach 1,2 bajo riesgo de colapso en recubrimiento antirradar de fuselaje.
    – Prohibicion de vuelo en condiciones meteorológicas de tormenta por riesgo de explosión en tanques de combustible.
    – Funcionamiento del cañón deficiente.
    – Fallos en el software y el radar se bloquea.
    Se están fabricando F35 como churros y no parece que sea un gran avión. No entiendo como los clientes extranjeros lo compran con esas credenciales y además con ese elevado precio.
    No se si alguien se da cuenta, pero se están poblando las fuerzas aéreas de aviones problemáticos.

    Respuesta
    • el 8 octubre, 2020 a las 13:03
      Permalink

      Creo que lo compran para adquirir la tecnología y por la plataforma. Todos los fallos que has mencionado, excepto lo del cañón, son inadmisibles, pero se pueden arreglar a medio plazo desarrollando una nueva pintura (seguro que será la misma que se use en los aviones de 6ª generación), mejorando los tanques de combustible y actualizando el software. El F-35 me recuerda en un aspecto al F-15. Los primeros F-15 eran pésimos, por lo que la USAF desarrolló otro programa del que salió el F-16. Con los años se fueron actualizando los F-15, llegando a ser unos excelentes aviones. Los primeros F-15 eran malos por sus sistemas y configuración, pero la plataforma no era mala. A mi opinión, pasa lo mismo con el F-35: un par de actualizaciones anuales haría que fuese un buen avión.

      Respuesta
    • el 8 octubre, 2020 a las 14:20
      Permalink

      Bueno, los italianos lo compraron y, a cambio, les han adjudicado la construcción de fragatas para los EE. UU. Es entendible, en este caso. Además, que han comprado unos cuantos F-35B de aterrizaje vertical y ahí, si eso es una prioridad, no hay opciones.

      Más difícil de entender es el caso de Holanda, por ejemplo, que solamente han comprado la variante A. Teniendo en Europa el Tifón, el Rafale o incluso el Gripen, es difiícil de entender. No conozco los precios, pero probablemente un Gripen salga considerablemente más económico. El Typhoon, como caza de superioridad aérea, no tiene rival. Desde el desconocimiento, me atrevería a decir que para esa misión es mejor que el F-35 (por algo los EE. UU. siguen comprando F-15 modernizados). Y el Rafale como avión multimisión también es muy bueno, en algunas cosas peores que el Typhoon (superioridad aérea), en otras mejores, creo. Al final, si compras en Europa, aunque no lo fabriques tú, es posible que algo acabe revertiendo en tu país, por los intricados lazos comerciales.

      Respuesta
  • el 8 octubre, 2020 a las 14:43
    Permalink

    El F35 es un gran timo, que hasta Trump casi lo deshecha. Es el avión de moda, pero no aporta casi nada, casi es un prototipo para los aviones de sexta generación. Los aviones stealth ya son detectables y discriminados por algunos radares, por lo que se quedan en meros bombarderos de corto alcance, ya que lo del enjambre de drones por ahora es ciencia ficción al menos en 15 años.
    La desArmada española tiene ya que hacerse con un Catobar con Rafale si quiere poder defenderse frente a otras Armadas serias y dejar el L61 como portahelicopteros y BAA.

    Respuesta
    • el 8 octubre, 2020 a las 17:21
      Permalink

      Ya me diras de donde sacas los más de 8.000 que cuesta un portaviones CATOBAR con un ala embarcada de unos 30-40 aparatos entre ala fija y helicopteros, porque toda la inversión en armamento de España de aqui al 2032 suma un total de 13.000 millones y hay no esta el presupuesto para el FCAS y solo 348 de los mas de 1.000 8X8 o lo que es lo mismo faltan como minimo otros 5.000, más de 4.000 para el resto de los 8X8 y a partir del 2025 mete como 100 millones para el desarrollo del FCAS.

      Respuesta
  • el 9 octubre, 2020 a las 12:14
    Permalink

    Muy fácil, desaparición de las CCAA y miles de chiringuitos políticos y ONG’s, y cese de dos tercios de los 400.000 carguitos políticos, asesores y paniaguados parásitos que le están chupando la sangre a España hasta dejarla comatosa. Luego una gestión escrupulosa de hasta el último céntimo de dinero público que se gaste y unas penas carcelarias que quitan el hipo a los corruptos y ladrones de las administraciones públicas.

    Respuesta
  • el 9 octubre, 2020 a las 13:55
    Permalink

    Pobrecitos y de que van a vivir ,vivir tan bien, que la mayoria se va al paro o a ganar menos pasta ejemplo Susana Hernández Ruiz ex senadora , al perder su escaño en el senado volvio a su trabajo enfermera en un hospital de Murcia, pero el gobierno ha llegado a su rescate y es la nueva directora, 100.000 € de sueldo más menos,de Sainsel es una empresa naval de titularidad pública participada por Navantia (empresa también estatal) al 51% e Indra (empresa semipública), esta empresa llevaba 2 años sin presidente tras la llegada del nuevo gobierno el anterior Alejandro Ballestero de Diego, tambien cobraba 100.000 €, es Profesor Programa Superior de Lobby y Advocacy, IE Business School, Master en Asesoría Jurídica de Empresas,Programa de Liderazgo en la Gestión Pública y Licenciado en Derecho. hasta que no impongamos presupuesto base cero en las cuentas publicas, se hizo parcialmente mediante ajuste en la epoca de Aznar, el despilfarro va a continuar da igual idiologias

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com