La Fuerza Aérea de EE.UU. adjudica un contrato de 9.000 millones a Boeing para el próximo avión de entrenamiento.

Una asociación formada por las compañías Boeing y Saab ha ganado el contrato de 9.200  millones de dólares para producir el avión de entrenamiento de próxima generación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos .

La adjudicación a Boeing del programa de entrenadores TX marca la tercera gran victoria de la compañía en un mes, después del contrato de 805 millones de dólares para construir los cuatro primeros cisternas no tripulados MQ-25 de la Armada, y otro contrato de 2.380 millones de la Fuerza Aérea para fabricar el helicóptero de reemplazo UH-1N Huey.

Como ganadores de la competencia, Boeing y la empresa aeroespacial sueca Saab están listos para conseguir las ventas de al menos 351 aviones de entrenamiento de la Fuerza Aérea, y posiblemente más en el mercado internacional después de esta elección. El programa promete mantener fuerte el negocio de aviones tácticos de Boeing después de que las líneas F-15 y F/A-18 Super Hornet desaparezcan en la próxima década.

“El anuncio de hoy es la culminación de años de enfoque inquebrantable por parte del equipo de Boeing y Saab”, dijo Leanne Caret, presidente y CEO del negocio de defensa de Boeing. “Es un resultado directo de nuestra inversión conjunta en el desarrollo de un sistema centrado en los requerimientos únicos de la Fuerza Aérea. Esperamos que el TX sea un programa de franquicias durante gran parte de este siglo”.

El contrato de entrega indefinida / cantidad indefinida permitirá a la Fuerza Aérea comprar hasta 475 aviones y 120 simuladores, dijo la USAF en un comunicado de ayer 27 de septiembre, aunque el plan actual es comprar 351 aviones TX, 46 simuladores y equipos de tierra asociado.

La Fuerza Aérea declaró que el programa TX originalmente costaría alrededor de 19.700 millones de dólares, y que en la oferta Boeing rebajó 10.000 millones esa cantidad.

“Este nuevo avión proporcionará las capacidades de entrenamiento avanzado que necesitamos para aumentar la letalidad y eficacia de los futuros pilotos de la Fuerza Aérea”, dijo en un comunicado de prensa la secretaria de la Fuerza Aérea, Heather Wilson. “A través de la competencia, ahorraremos al menos 10.000 millones en el programa TX”.

El avión ganador del programa de entrenamiento T-X de Boeing

Durante una reunión informativa con la prensa el jueves por la tarde, Will Roper, ejecutivo de adquisiciones del servicio, y el teniente general Arnold Bunch, su principal oficial uniformado de adquisiciones, dijeron que la cantidad de 9.200 millones estaría obligado con Boeing si el servicio ejecuta todas las opciones que le permitirían comprar más aviones a un ritmo más rápido, comprando los 475 aviones.

El entrenador de Boeing y Saab, diseñado específicamente para la Fuerza Aérea, venció a Leonardo DRS y a una sociedad de Lockheed Martin-Korea Aerospace Industries. Durante la competencia, el avión de Boeing-Saab fue visto como el favorito por analistas como Roman Schweizer del Cowen Washington Research Group, quien señaló la agresiva estrategia de licitación de Boeing y su capacidad para absorber pérdidas financieras en programas como el avión cisterna KC-46.

El programa TX es la última gran oportunidad de la Fuerza Aérea para la adquisición de aviones en algún tiempo, ya que los contratos del servicio para su avión de combate, cisternas y bombarderos de nueva generación ya han sido adjudicados, al igual que los últimos contratos de helicópteros de reemplazo.

Roper defendió la selección del diseño de Boeing, ya que es el único avión propuesto que no es una versión modificada de un avión existente.

Bajo la concesión inicial de 813 millones de dólares, Boeing será responsable de la entrega de cinco aviones TX y siete simuladores, y los primeros simuladores llegarán a la Base Conjunta San Antonio-Randolph, Texas, en el 2023. De acuerdo con la solicitud de propuesta del TX presentada en diciembre de 2016 , la Fuerza Aérea ejecutará opciones de contrato para dos lotes de producción a baja tasa y ocho rondas de producción a tasa completa. El contrato también incluye sistemas de entrenamiento en tierra, sistemas de planificación y procesamiento de misiones, equipo de apoyo y repuestos.

Un T-100, el modelo presentado por Leonardo DRS.

La capacidad operativa inicial está prevista para finales del año fiscal 2024 cuando el primer escuadrón y sus simuladores asociados estén disponibles para el entrenamiento. 

Más allá del programa record de 351 aviones, los analistas han especulado que podría haber un interés internacional significativo en el TX  por parte de los países que planean volar el avión de combate F-35 o de la Fuerza Aérea de EE.UU. al considerar la compra de nuevos aviones agresores para el entrenamiento de combate aire-aire, lo que hace que la oportunidad sea potencialmente aún más lucrativa.

Aunque cada uno de los tres equipos competidores ofrecía entrenadores muy diferentes a la Fuerza Aérea, estaban unidos por su cooperación con los fabricantes internacionales de aviones.

Boeing se asoció con Saab, que está construyendo el fuselaje de popa del avión y otros sistemas.

El equipo produjo dos prototipos de un solo motor y de dos colas, que se presentaron en las instalaciones de Boeing en St. Louis, Missouri, con mucha publicidad en 2016. Saab prometió que, en caso de que la asociación saliera victoriosa, construiría una nueva planta en Estados Unidos para su trabajo del TX, aunque no se ha anunciado su ubicación.

Un T-50 de Lockheed Martin y KAI (Korea Aerospace Industries)

Leonardo DRS y Lockheed Martin ofrecieron versiones modificadas de los diseños existentes, con la esperanza de que un avión maduro fuera más apetecible para la Fuerza Aérea.

El T-100 de DRS está basado en el entrenador Leonardo M-346, que se vende a dos usuarios del F-35, Italia e Israel, así como a Singapur. Inicialmente Leonardo buscó asociarse con un gran defensor de la defensa, primero se unió a General Dynamics y luego, cuando ese acuerdo de equipo se vino abajo, con Raytheon.

Mientras tanto, Lockheed Martin se unió a Korea Aerospace Industries, un antiguo colaborador que fabricaba la versión surcoreana del F-16, para una versión modificada del T-50 de KAI. Lockheed dijo que su T-50A se construiría en Greenville, Carolina del Sur, donde también planea fabricar el F-16 en el futuro.

Valerie Insinna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com