La Fuerza Aérea de EE.UU. equipa un avión AC-130J Ghostrider con un arma láser para ataques encubiertos.

Lockheed Martin LMT anunció ayer miércoles que las Fuerzas Aéreas estadounidenses han aceptado su nuevo láser de alta energía aerotransportado (AHEL) para realizar pruebas de vuelo en un avión AC-130J Ghostrider.

“Nuestra tecnología está lista para ser utilizada hoy”, dijo Rick Cordaro, vicepresidente de Lockheed Martin Advanced Production Solutions, en un comunicado recogido por DefenseDaily. “Estos hitos de éxito de la misión son un testimonio de nuestra asociación con la Fuerza Aérea de Estados Unidos para lograr rápidamente importantes avances en el desarrollo de sistemas de armas láser”.

El logro es notable debido al desarrollo a veces errático del AHEL. En 2015, el teniente general Bradley Heithold, antiguo jefe del Mando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea había declarado el objetivo de probar un láser de alta energía en un avión AC-130J para el cierre de la década. Mientras que otras armas láser han progresado mucho en las aplicaciones de a bordo, el empaquetamiento de todo en las limitaciones de tamaño, peso y potencia de una aeronave es un reto mayor.

El SOCOM lleva seis años trabajando en la creación de la nave armada con láser, en colaboración con el Centro Naval de Guerra de Superficie de Dahlgren (Virginia), con una serie de estudios y pruebas en tierra que han conducido a la última entrega. El próximo objetivo es realizar demostraciones de tiro con el láser en 2022.

El AHEL es sólo uno de una serie de nuevos proyectos del Pentágono para demostrar láseres cada vez más pequeños y compactos, hasta llegar a la escala de las armas “portátiles” anunciadas recientemente. La mayor contrapartida es la potencia. Mientras que algunas de las nuevas armas más potentes de la Marina tienen una potencia de 150 kilovatios o más, el AHEL tiene una potencia más modesta de 60 kilovatios.

El AC-130J Ghostrider, una evolución de los aviones de combate que se ganaron una gran reputación en el conflicto de Vietnam ya cuenta con un formidable arsenal de armas y el láser lo complementará en lugar de sustituirlo. Entre ellas se encuentran el obús de 105 mm guiado por radar de la época de Vietnam y el cañón de disparo rápido de 30 mm, así como la moderna capacidad de ataque de precisión, con una serie de bombas de pequeño diámetro GBU-39 guiadas por GPS de 250 libras y misiles AGM-176 Griffin guiados por láser de 34 libras.

El láser de 60 kilovatios es una fuente débil en comparación. Incluso el cañón GAU-23 de 30 mm del Ghostrider puede atravesar dos pulgadas de chapa de acero a una milla de distancia o destruir una camioneta con un solo disparo, y dispara 200 veces por minuto.

Sin embargo, el láser puede hacer algo que ningún arma existente puede hacer: puede atacar sigilosamente. El láser es silencioso y el rayo es invisible; no sólo no hay ráfagas ni destellos, sino que los efectos en el objetivo pueden pasar desapercibidos inicialmente. Algunos ejemplos de los llamados “efectos escalables” son fundir los neumáticos de un vehículo o inutilizar un radar o una antena de comunicaciones sin la explosión de un ataque cinético. El arma láser puede provocar silenciosamente numerosos incendios, con lo que John Corley, director del Centro de Armamento Aéreo de la USAF, llamó “negación plausible”.

Por ejemplo, se han producido explosiones en almacenes de municiones en Irak debido a que los explosivos se almacenan a temperaturas excesivas, y la explosión que devastó Beirut parece haberse debido también a una grave mala gestión de materiales peligrosos. Ser capaz de producir tales explosiones a voluntad desde varios kilómetros de distancia, sin dejar rastros forenses, podría hacer que la nueva arma fuera mucho más eficaz de lo que sugiere su potencia.

En la actualidad, cualquiera que sugiera que una racha de incendios forestales fue causada por ataques láser encubiertos es probable que sea objeto de burla, y con razón. Dentro de unos años, distinguir la teoría de la conspiración de la realidad podría ser mucho más difícil.

David Hambling

4 thoughts on “La Fuerza Aérea de EE.UU. equipa un avión AC-130J Ghostrider con un arma láser para ataques encubiertos.

  • el 8 octubre, 2021 a las 15:37
    Permalink

    Explotar cosas civiles o militares haciendo que parezca un accidente. Encima no van ni de cara…

    Respuesta
    • el 10 octubre, 2021 a las 09:09
      Permalink

      Si China o Rusia si es que aun no tienen armas láser montadas en aviones y en barcos, no están ahora mismo queriendo hacer lo mismo.

      Respuesta
  • el 9 octubre, 2021 a las 10:48
    Permalink

    Negacion plausible????? De verdad no se sonrojan cuando hacen publico un arma en el que destacan su utilidad para vulnerar cualquier tratado, alianza o pacto de no agresion sin consecuencias? Donde queda entonces cualquier garantia de paz por parte estadounidense si ademas de desarrollar publica despreocupadamente esta clase de armas?

    Respuesta
    • el 10 octubre, 2021 a las 09:42
      Permalink

      Tanto Rusia, China, Irán, Turquía o los EE.UU. tratan de sacarle el mayor provecho a las tecnologías, en especial en para la industria militar sin que los “tratados” sean relevantes. En la Guerra y el Amor, todo se vale…

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.