La Fuerza Aérea de EE.UU. regala a Filipinas aviones de ataque ligero turbohélice retirados.

Fuentes Filipinas han confirmado que es el país de destino no identificado de los aviones de ataque ligero turbohélice, que la Fuerza Aérea de los EE.UU. planea desarmar antes de ser enviados al extranjero.

Las fuentes dijeron que al gobierno de Filipinas le habían ofrecido el avión norteamericano OV-10 Bronco de doble turbohélice de ataque ligero a principios de este año después de haber solicitado la transferencia de piezas de repuesto para el modelo que estaba siendo almacenado por el gobierno estadounidense, y Filipinas posteriormente inspeccionó el avión y lo encontró adecuado para su uso.

Defense News entiende que los aviones, que han sido retirados de las fuerzas armadas de Estados Unidos desde mediados de la década de 1990, se entregarán gratuitamente a Filipinas, probablemente como parte de un paquete de ayuda al ejército del país. Sin embargo, el país del sudeste asiático será responsable de los costes de transporte desde Estados Unidos, con la transferencia prevista para finales de este año y la puesta en servicio de la aeronave a principios de 2019.

En una solicitud publicada en el sitio web fbo.gov el 19 de julio, el Centro de Administración del Ciclo de Vida del Comando de Material de la Fuerza Aérea en la Base Hill, de Utah, dijo que estaba buscando ofertas para desmontar cuatro Rockwell OV-10 Broncos que luego serán embalados, enviados al extranjero y reensamblados para un caso de Ventas Militares Extranjeras.

La convocatoria también señaló que las cuatro aeronaves son una mezcla de dos aviones OV-10A y dos aviones OV-10G +. Los aviones eran  propiedad de la NASA, con los dos OV-10G + ampliamente modificados en 2015 y utilizados por el Comando de Operaciones Especiales para  evaluar el combate en la campaña contra el Estado Islámico en Oriente Medio antes de ser devueltos nuevamente a la NASA.

La convocatoria de la USAF alude a estas modificaciones, señalando que los dos aviones OV-10G + tenían “más de 5.000 cables nuevos instalados” durante su última actualización, y que el ganador de la oferta necesitaba retirar el cableado para almacenarlo en el fuselaje antes de ser enviado al extranjero, donde volverían a ser reensamblados.

Documentos anteriores relacionados con las modificaciones habían indicado que la aeronave se modificó con una torreta Eletro-Optical L3-Wescam MX-15Di, enlaces de datos tácticos Link 16, video de movimiento completo, una cabina de pilotaje de cristal y la capacidad de disparar el cohete guiado por GPS del sistema de armas de precisión avanzado BAE Systems.

Los OV-10G + fueron desmilitarizados y regresaron a la NASA después de las pruebas, habiendo realizado 120 vuelos de combate en menos de tres meses. Sin embargo, Filipinas espera reactivar al menos algunas de las modificaciones al reintroducir el avión en su inventario.

Filipinas es el último operador del OV-10 Bronco, con su fuerza aérea operando actualmente entre ocho y 10 aviones. También posee varios fuselajes que han sido almacenados. Anteriormente el país había actualizado sus OV-10 para que pudieran lanzar bombas guiadas por láser designadas por las tropas sobre el terreno, aunque no se utilizaron durante sus recientes operaciones contra militantes afiliados al Estado Islámico en el sur del país donde solo se utilizaron cohetes y bombas no guiadas.

Mike Yeo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com