La Fuerza Aérea de EEUU tiene que deshacerse de aviones de guerra A-10 Warthog.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos podría verse obligada a dejar en tierra una parte de sus escuadrones de Fairchild Republic A-10 Thunderbolt II más conocido como Warthog o Verrugoso, en el año fiscal 2018, a medida que sus alas se vayan extinguiendo por el uso antes de que se puedan reemplazar, dijo el jefe del Comando de Material de la Fuerza Aérea el miércoles.

Aunque la Fuerza Aérea planea mantener a la mayoría de su flota de A-10 en el futuro, el mando ha reconocido que se verá obligado a retirar tres escuadrones de aviones de ataque Warthog a menos que se les dé dinero para nuevas alas. Actualmente, 109 de los 281 A-10 necesitan que se reemplacen sus alas para extender su vida útil a 16.000 horas de vuelo.

Pero incluso si el Congreso financia las alas adicionales, la Fuerza Aérea no podrá realizar un concurso de adquisición de material, adjudicar un contrato y modificar sus A-10s con nuevas alas antes de que se acabe la vida útil de al menos algunas de las alas más viejas, dijo la General Ellen Pawlikowski, comandante del Comando de Material de la Fuerza Aérea.

Según los planes contemplados por los presupuestos de Estados Unidos para 2018, solo queda financiación para seis escuadrones de los nueve que forman parte de su ejército.

Según Paulikowski, el problema reside en que solo se han pedido alas para 173 de los 283 A-10 Warthog, lo que da para seis escuadrones. Durante los próximos cinco años se irán retirando los aviones que se queden sin alas una vez cumplido su periodo de tiempo. El Mando de Combate Aéreo deberá desmantelar ahora los aviones que están actualmente fuera de servicio para equipar con sus piezas al resto de los A-10 que las necesiten.

“Estamos trabajando para ver si podemos llegar al punto en que no tengamos que dejar en tierra ningún avión esperando para recibir ese material, pero ahora mismo, hay que dejarlos en el suelo mientras trabajamos para obtener alas adicionales “, dijo durante una entrevista exclusiva con Defense News en la conferencia anual de la Air Force Association.

Como medida provisional, la Fuerza Aérea del Cuerpo de Marines, está cosechando alas de A-10s en los almacenes de la base Davis-Monthan de la Fuerza Aérea en Arizona, restaurándolas y ajustándolas a los Warthogs a medida que sus alas se vayan desgastando. Pero eso “nos da sólo unas pocas horas más de vuelo, no tantas como las que podemos hacer con alas nuevas”, dijo Pawlikowski, reconociendo que la situación distaba mucho de ser óptima.

Pawlikowski declaró que, en su opinión, algunos aviones A-10 podrían dejar de volar ya en 2019. Incluso algunos de los A-10s programados para obtener nuevas alas, podría ser penalizado con motivo de un retraso de la compañía Boeing para entregar las alas a su debido tiempo por problemas con una pieza que necesita ser reelaborada, dijo la General. Tendremos que gestionar más y mejor la flota para proporcionar aviones suficientes donde se necesiten, en particular en los escuadrones que se están desplegando en apoyo a las operaciones. La disponibilidad de las aeronaves se verá afectada debido a que no tendremos suficientes alas para mantener  los recursos actuales”.

En una declaración al digital Defense News, la compañía fabricantes de aviones Boeing reconoció que está experimentando dificultades para mantener el ritmo con el calendario de entregas de los A-10 debido a un retraso en una pieza compuesta construida por uno de los proveedores que utiliza para construir los paneles exteriores de las alas en el A-10 Thunderbolt II, manifestó el portavoz de Boeing. Hemos evaluado el asunto y continuamos trabajando en estrecha colaboración con la Fuerza Aérea y con nuestro proveedor para lograr una solución rápida y responsable.

 

Atención: Esta información podrá volver a leerla mañana en la web pirata de un sinvergüenza y caradura que tiene como misión aprovecharse del trabajo de los demás mediante el sistema de copiar y pegar. Trabaja un poco parásito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *