La Fuerza Aérea de los Estados Unidos despliega el avión WC-135C a Japón para controlar las posibles pruebas con armas nucleares de Corea del Norte.

Su misión es recolectar muestras de la atmósfera con el propósito de detectar e identificar explosiones nucleares. También es referido informalmente como “el husmeador” por los trabajadores que desarrolla.

El avión está equipado con dispositivos externos de flujo para recolectar partículas en un papel de filtro y un sistema para comprimir todas las muestras de aire recogidas en esferas de almacenaje de alta presión lo que permite a la tripulación detectar “nubes” de residuos radiactivos en tiempo real.

El cazador de armas nucleares WC-135C se ha desplegado a Okinawa en medio de las tensiones nucleares con Pyongyang.

El avión ha sido desplegado en la Base Aérea de Kadena, Okinawa, para detectar las pruebas nucleares de Kim Jong Un, informó el medio local de comunicación Nikkei sobre la base de conversaciones con un alto funcionario de las Fuerzas de Autodefensa de Japón.

El avión debía llegar a su Base Operativa Avanzada en el mes pasado pero se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Sultan Iskandar Muda, en Banda Aceh , Indonesia, en su camino a Japón, el 24 de marzo, tras un fallo de motor.

Los dos aviones WC-135 Constant Phoenix en servicio hoy (de los 10 ejemplares operados desde la década de 1960) son aviones de transporte y apoyo Boeing C-135 pertenecientes al 45º Escuadrón de Reconocimiento de la Base Aérea de Offutt, con equipos de misión conformados por el Destacamento 1 Desde el Centro de Aplicaciones Técnicas de la Fuerza Aérea.

El Constant Phoneix, conocido como “sniffer” (oledor) o “weather bird” (pájaro del tiempo) por sus tripulaciones, puede transportar hasta 33 personas.

Constant Phoenix vuela en apoyo directo del Sistema de Detección de Energía Atómica, una red global de sensores de detección nuclear que controlan eventos subterráneos, submarinos, espaciales o atmosféricos. Como la única agencia del Departamento de Defensa encargada de esta misión, el papel de la AFTAC en la detección de eventos nucleares es fundamental para el gobierno de los Estados Unidos.

“Nuestro avión está equipado con dispositivos de flujo externo que nos permiten recoger partículas de aire en papel de filtro y un sistema de compresores para muestras de aire entero”, explica el jefe de sección de operaciones aerotransportadas en un lanzamiento reciente. “Las muestras de partículas se recogen utilizando un dispositivo que funciona como una vieja jukebox de Wurlitzer. Un brazo toma el papel de su ranura y lo mueve hacia el exterior del fuselaje. Después de la exposición, se devuelve al almacén del filtro donde se selecciona un nuevo papel para su uso. Es un concepto simple, pero muy efectivo”.

Los gases de efecto efluente se recogen mediante dos cucharas en los lados del fuselaje, que a su vez atrapan las partículas de lluvia sobre los filtros. Las tripulaciones de misión tienen la capacidad de analizar los residuos de precipitación en tiempo real, ayudando a confirmar la presencia de precipitaciones nucleares y posiblemente determinar las características de la ojiva involucrada.

Esta no es la primera vez que el avión se mueve cerca de la península coreana en previsión de que Kim Jong Un continúe con el lanzamiento de nuevos cohetes;  además, el WC-135 ya fue desplegado en Japón en 2011, cuando se utilizó para rastrear la actividad radiactiva alrededor de Fukushima, un tipo de misión que el avión ya había realizado en 1986 tras el desastre de la central nuclear de Chernobyl en la Unión Soviética.

El avión 62-3582 ha completado recientemente un “tour” en Europa, llegando el 17 de febrero de 2017 y realizando varias misiones tanto en la zona del Mar de Barents como en el Mar Mediterráneo hasta mediados de marzo .

También fue  desplegado en la base aérea de la RAF en Mildenhall, Reino Unido, ante la preocupación por un supuesto aumento de los niveles de yodo en Noruega, que alimentó las especulaciones de que Estados Unidos había enviado la aeronave de detección para investigar las razones de los niveles radiactivos detectados en Europa septentrional a principios de enero .

Sin embargo, el avión “cazador de armas nucleares” estaba en un “despliegue rotativo preestablecido programado con antelación”, según la portavoz de la Fuerza Aérea Erika Yepsen .

Esta vez, acompañado por un grupo de aviones de ataque de los portaaviones de los EEUU que se dirigen a la península coreana, ha llegado a la base aérea en Okinawa y no hay duda en cuanto al objetivo que tiene de su despliegue en Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *