La Fuerza Aérea francesa amplía su nombre a medida que mira a las estrellas.

El 11 de septiembre la Fuerza Aérea Francesa se convirtió en la Fuerza Aérea y Espacial Francesa, completando un proceso iniciado por el presidente Emmanuel Macron en julio de 2019 cuando anunció la creación de un comando espacial.

Un nuevo logo, revelado el viernes, acompaña al nuevo nombre. El logo presenta una línea delgada y curva que pasa por encima de la palabra “armée” y luego por detrás de la palabra “aire”. Representa la superficie del mundo, sobre la que se eleva el estilizado gavilán, que ha sido el logo de la Fuerza Aérea durante una década. La posición del pájaro se ha modificado muy ligeramente para que parezca más un cazador. Y se ha añadido la frase “y espacio”.

La Fuerza Aérea y Espacial dice que la razón de los discretos cambios en el logo es para subrayar la continuidad de la misión más que una revolución en la misión.

“Hoy en día los aviadores deben mirar más alto, más lejos, hacia el espacio, este nuevo campo de confrontación que es altamente estratégico y cada vez más conectado”, dijo el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea y Espacial, General Philippe Lavigne, a los miembros del servicio. “Sus cualidades le permiten dominar los cielos. Ahora os llevarán a la conquista del espacio.”

En una declaración, la Fuerza Aérea y Espacial dijo que dadas “las implicaciones vitales para las operaciones militares”, Francia había definido el espacio como “una apuesta importante” para su independencia estratégica, y así el Comando Espacial – localmente conocido como CDE, o Commandement de l’espace – fue creado el 3 de septiembre de 2019.

El mando está dirigido por el general de brigada Michel Friedling, que depende del jefe del Estado Mayor Conjunto, general François Lecointre, en lo que respecta a la cooperación, las capacidades y las operaciones militares, y de Lavigne en lo que respecta al entrenamiento y la preparación de las fuerzas.

Con sede en Toulouse, el Mando Espacial debería alcanzar su plena capacidad operativa en 2025 con una plantilla de casi 500 personas. En la actualidad hay 220 hombres y mujeres que trabajan en el desarrollo de capacidades para proteger a los satélites militares de ser abordados por satélites operados por potencias extranjeras.

El comando ya ha creado LISA, un laboratorio dedicado a la innovación militar en el espacio, y también se está preparando para AstérX, el primer ejercicio espacial militar europeo previsto para noviembre de 2020.

Christina Mackenzie

10 thoughts on “La Fuerza Aérea francesa amplía su nombre a medida que mira a las estrellas.

  • el 16 septiembre, 2020 a las 13:09
    Permalink

    Realmente está nueva denominación no es tan sólo semántica. Refleja una nueva realidad que sucede hace décadas, pero que pocos han asumido: la militarización del espacio. Cabe acotar al respecto que EEUU ha creado un Comando Espacial como entidad propia, separado de la USAF. Hay que incluir definitivamente al espacio como zona de combate, tal como el aire, la tierra o el mar (y bajo él, claro). Podríamos decir que es el reconocimiento formal a este “nuevo” campo de batalla. Pensemos que desde el espacio se garantizan prácticamente la totalidad de las comunicaciones en tiempo real (civiles y militares); el GPS (y Glonass ruso o su equivalente chino actualmente en desarrollo y el proyectado por India) dependen 100% de los satélites en órbita baja. Gran parte de las noticias militares que vemos en nuestros teléfonos o pc provienen de satélites dedicados a observar las actividades de países que son vigilados por satélites. Las guías de precisión de numerosas armas como misiles de crucero igual dependen de ellos. La guerra se ha a trasladado al espacio y hay que asumirla. Francia acaba de asumir esta realidad. Pase el que sigue…

    Respuesta
    • el 16 septiembre, 2020 a las 17:07
      Permalink

      Muy bien explicado , como siempre.
      Un saludo

      Respuesta
  • el 17 septiembre, 2020 a las 01:19
    Permalink

    Desde el inicio de la carrera espacial en los años ’60 tanto la URSS como EEUU consideraron la posibilidad de utilizar al espacio como forma de atacar a su enemigo. EEUU sólo realizó pruebas simuladas y croquis sobre el papel que nunca fueron llevadas a cabo, pero la URSS desarrolló el sistema FOBS (cualquiera puede verificar de qué se trataba en páginas webs), puesto en servicio operacional en 1969 y anulado por el tratado SALT II de 1979, desmantelado a partir de 1982. Otro artilugio de arma espacial soviético fueron los distintos proyectos de estaciones orbitales tripulados, como las Almaz (camufladas bajo el nombre de Salyut) de los años ’70, algunas de ellas armadas con armas de fuego o misiles sin guía, de las que la mayoría fracasaron o tuvieron una vida muy corta o Polyus, un prototipo para probar armas ofensivas como lásers y cargas nucleares para defenderse y atacar vehículos espaciales o satélites, pero que falló en su puesta en órbita e 1987 y su desarrollo se descontinuó. Otros países han desarrollado armas ASAT, lanzables desde aviones (como EEUU) o han demostrado su capacidad para destruir satélites en órbita baja (como China o India).

    Respuesta
  • el 17 septiembre, 2020 a las 01:43
    Permalink

    La especie humana, en un arrebato de cordura ha creado algunos santuarios del planeta Tierra en los cuales se ha puesto de acuerdo para no militarizarlo, uno de ellos es la Antártida; el otro es el espacio. Existe un tratado, base del derecho internacional llamado “Tratado sobre el Espacio Exterior”, que entró en vigor en octubre de 1967 y firmado inicialmente por EEUU, la URSS y Gran Bretaña, pero que estaba abierto a todas las naciones. Actualmente lo han ratificado más de cien países, mientras que otra veintena lo han firmado pero no ratificado. Como marco del derecho internacional espacial prohíbe a los firmantes, entre muchas otras obligaciones, la negativa expresa de la utilización del espacio para fines militares, la creación de bases armadas o instalaciones y la tenencia de armas nucleares o cualquier otra de destrucción masiva, incluso la prohibición de pruebas de armas de cualquier especie. Este marco detetmina el uso exclusivo del espacio a fines pacíficos.

    Respuesta
  • el 17 septiembre, 2020 a las 05:39
    Permalink

    De todas maneras, ese mismo año de 1967 en que se firmaba el tratado, el Ministerio de Defensa de la URSS creaba la “Dirección Especial de las Fuerzas Antimisiles (PRO) y Espaciales (PKO)” (antisatélite). Este organismo, que fue operacional ese mismo año, tuvo a su cargo un proyecto antisatélites conocido como “Istrebitel Sputnikov” (satélites de caza). Los IS eran satélites armados cuya misión era la destrucción de satélites en el espacio. En su configuración final estaban equipados con un radar y un sistema de autoguía de búsqueda infrarroja. Su armamento consistía en un arma de energía cinética, una descarga de metralla, que se esperaba destruyera el objetivo. Las pruebas se iniciaron en 1971 y consistían en un satélite “objetivo” diseñado para registrar la precisión del satélite “asesino” y calcular sus efectos destructivos con disparos reales. El satélite objetivo estaba blindado y podía aguantar hasta tres ataques.

    Respuesta
  • el 17 septiembre, 2020 a las 12:26
    Permalink

    En total, en las pruebas se realizaron 23 lanzamientos y 7 intercepciones exitosas. El sistema IS fue declarado operativo en febrero de 1973 aún cuando las pruebas estaban formalmente suspendidas entre 1972 y finales de 1975 por el tratado de defensa antimisiles con EEUU. Las pruebas se reanudaron en 1976 con el resultado que hacia 1978 el rango en que IS podía destruir sus objetivos se duplicó, además de obtener la capacidad de destrucción en la primera órbita luego del lanzamiento. Después de estas actualizaciones se consideró que el sistema IS estuvo listo para operar a partir del 1 de julio de 1979. Sin embargo, en 1983 el líder del PCUS Yuri Andropov suspendió temporalmente las actividades ASAT con IS, política que fue continuada por su sucesor Konstantin Chernenko. Finalmente en mayo de 1987 Mikhail Gorbachov las suspendió definitivamente. De todas maneras la URSS ese mismo mes intentó lanzar sin éxito, el prototipo de “estación de batalla” Polyus. Más adelante la URSS intentó continuar con una versión modificada y mejorada conocida como IS-MU, operativa desde abril de 1991 y oficialmente en funcionamiento hasta agosto de 1993.

    Respuesta
  • el 17 septiembre, 2020 a las 15:58
    Permalink

    Además del sistema de destrucción de satélites en órbita baja, la URSS estaba considerando la posibilidad de destruir satélites en órbita geoestacionaria. Para ello desde 1988 estaba desarrollando el sistema IS-MD, con mayores capacidades aún y nuevas armas. El colapso de la URSS no significó el final del proyecto IS. La mayoría de los sistemas asociados al seguimiento terrestre de satélites en órbita baja y geoestacionaria (la parte visible desde Rusia) siguieron operativas. Incluso después del desmantelamiento de la red IS-MU, su segmento terrestre se mantuvo en condiciones de funcionamiento, incluyendo la instalación para cálculos y mediciones, así como el complejo de lanzamiento (conocido como Sitio-90 en Baikonur). Hacia 2009 aún existían proyectos para seguir mejorando aún más los activos ASAT nacionales. El puesto de mando de la defensa antiespacial (PKO) y el centro de seguimiento del espacio exterior (KKP) fueron actualizados, en especial el complejo de cálculos conocido como Elbrus-90 y un nuevo centro de visualización de información.

    Respuesta
  • el 18 septiembre, 2020 a las 06:50
    Permalink

    Rusia también conservó el estado operativo de las estaciones terrestres antisatélite (OS-1 y 2) y la red de estaciones de alerta temprana que, si bien con una función predominantemente antimisil, también tenían una función antisatélite, además de que nuevas estaciones de radar de seguimiento estaban en proceso de instalación, agregando mayores capacidades a la red. Los componentes terrestres del IS-MD tambien se conservaron y siguieron en activo; existen fuentes rusas que aseguran mejoras y el pleno funcionamiento de este componente de seguimiento antisatélites en la actualidad.

    Respuesta
  • el 18 septiembre, 2020 a las 15:01
    Permalink

    Como sea el sistema FOBS fue alcanzado por el tratado SALT II de 1979 y desmantelado entre los años 1982 y 1983. Las “estaciones de batalla” como el proyecto Almaz, tripuladas y armadas, así como los satélites IS constituyen claros ejemplos de contravenciones soviéticas al tratado. Mientras tanto EEUU no se quedó quieto durante este periodo, y de hecho los soviéticos acusaron al país de norte que en realidad su proyecto de lanzadera espacial Shuttle tenía fines militares.

    Respuesta
  • el 18 septiembre, 2020 a las 15:16
    Permalink

    En realidad nadie del común de la gente puede saber exactamente lo que “realmente” pasa en el espacio. Las actividades espaciales son muy visibles para todos sus actores, pero en teoría existen formas de ocultar la verdadera naturaleza de esas actividades. Los soviéticos insistían que el sistema FOBS no era espacial. ¿Cuál es realmente el límite? No es un pensamiento paranoide sino realista. El espacio también es un campo de batalla, a pesar del tratado. Los países que tienen agencias espaciales están conscientes de la vulnerabilidad de sus sistemas de satélites. Saben que pueden ser atacados en el mismo espacio y desde la tierra de distintas formas ya experimentadas y están perfeccionando su defensa. De la defensa al ataque sólo hay un paso. ¿El tratado de 1967 será suficiente o hay aspectos que escapan a su texto, aunque su espíritu sea muy claro? Seguiremos confiando en que el espacio extraterrestre permanecerá vírgen de armas.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com