La Guardia Civil ya está en la Base “Gran Capitán” en Besmayah (Irak)

Tras varios días de tránsito, la unidad del Instituto Armado que se integrará en la Task Force Besmayah da sus primeros pasos en el principal centro de adiestramiento del país y se prepara para entrar en eficacia cuanto antes.

Con la caída de la noche y a bordo de un helicóptero Chinook del Ejército de los Estados Unidos, los guardias civiles que se integrarán en la Task Force que lidera España -dentro de la operación Inherent Resolve- han llegado a Besmayah. A pie de pista han sido recibidos por el general jefe de la fuerza española en Irak, Ángel Castilla Trillo, y por numerosos oficiales, suboficiales y tropa que quisieron acercarse para darles la bienvenida y ayudarles con las primeras tareas de aclimatación y aposentamiento.

El equipo de la guardia civil, formado por 25 miembros del Grupo de Acción Rápida (GAR), tendrá destacado a un oficial y un suboficial en Bagdad, mientras que el resto de la fuerza permanecerá en la Base “Gran Capitán”, en cuyas inmediaciones realizará los trabajos de instrucción que se le encomienden. La unidad permanecerá bajo mando directo del general jefe de la Task Force Besmayah pero coordinará sus misiones de adiestramiento tanto con la jefatura de los equipos de instructores del Ejército de Tierra como con la Task Force de los carabinieri italianos que se encuentran desplegados en la capital del país.

En el escenario post DAESH, la formación avanzada de unidades policiales es una necesidad que las autoridades iraquíes plantean cada vez con mayor insistencia. Hasta el momento, los batallones de policía de fronteras, federal o local que se han adiestrado en las diferentes Task Forces que forman parte del componente terrestre de Inherent Resolve han recibido instrucción básica y de nivel medio en procedimientos castrenses y policiales. En estas tareas han tomado parte tanto los militares que se integran en las diferentes unidades de formadores como los agentes de la autoridad que proceden de unidades de naturaleza policial, cual es el citado caso de los carabinieri.


Así pues, la Guardia Civil viene a cubrir ese requerimiento de preparar a fondo a quienes se encargarán de asegurar el orden público en el futuro inmediato de Irak. Los grupos reducidos que están destinados a recibir este tipo de adiestramiento asistirán a clases teóricas y prácticas de irrupción en viviendas, neutralización de elementos hostiles, registros, obtención de información y conducción de puestos de control, entre otras capacidades. No obstante, y dependiendo de la naturaleza de las audiencias, el equipo de la Guardia Civil podrá también apoyar en la mejora de esas habilidades a las unidades que se encuentren formando los instructores militares de la fuerza multinacional en Besmayah.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *