La India quiere vincular la compra del reiniciado avión de combate con el desarrollo de su caza furtivo.

La Fuerza Aérea de la India está a punto de reiniciar formalmente sus planes de comprar 115 aviones de combate en cuestión de semanas, pero esta compra puede estar vinculada al contrato final mediante una solicitud para que el proyecto de caza de combate de quinta generación reciba asistencia técnica. Esta decisión parece confirmar los informes en curso que dicen que la India no está satisfecha con la situación de su actual acuerdo de caza furtivo con Rusia, y esto podría volver a dar ventaja a Lockheed Martin con el F-35 Joint Strike Fighter.

El 11 de marzo de 2018, The Hindustan Times informó que la India comenzaría a enviar solicitudes oficiales de información a las empresas que quieran presentar ofertas para la licitación del avión de caza antes de la primera semana de abril. En febrero de 2018, se dijo que la Fuerza Aérea de la India detendría su plan actual para comprar 115 aviones de combate monomotor y volvería a redactar los requisitos para abrir el acuerdo también a los diseños de doble motor. El nuevo acuerdo revisado incluye ahora que la firma ganadora debe transferir tecnología potencialmente sensible para apoyar el programa de combate de quinta generación de la Armada india, conocido como Avanzado Avión de Combate Medio (AMCA).

Hemos pedido a la Organización de Investigación y Desarrollo de la Defensa (DRDO) que prepare una lista de tecnologías en las que necesitan ayuda para la AMCA”, dijo una persona no identificado a The Hindustan Times. “Habrá una cláusula clara sobre la transferencia de esas tecnologías en el contrato”.

Los esfuerzos de la India por conseguir nuevos aviones de combate ya han sido una saga que abarca más de una década. Esta nueva licitación será el tercer intento formal de compra del avión desde 2007. Hindustan Aeronautics Limited ha estado trabajando oficialmente en el proyecto AMCA desde 2010, con el objetivo de tener un prototipo volador para el 2025.

Un modelo del ACMA planificado en 2009.

Con la nueva situación del contrato ahora abierto a los diseños de motor simple y bimotor, lo más probable es que la competencia incluya a los fabricantes estadounidenses Boeing y Lockheed Martin con su F/A-18E/F Super Hornet y F-16IN Viper respectivamente, el Dassault Rafale francés, el Eurofighter Typhoon, el sueco Saab Gripen-E, y al menos un avión ruso, como una variante del MiG-35 Fulcrum-F o el Su-35 Flanker-E.

Como se ha dicho, hay una serie de buenas razones por las que un diseño de dos motores podría convertirse en el nuevo favorito. Otro punto importante a destacar es que la Fuerza Aérea India ya ha comprado 36 Rafales . Las autoridades francesas han estado presionando a la India para que comience a negociar un nuevo acuerdo para un segundo tramo de 36 aviones más, pero hasta ahora Nueva Delhi no ha hecho ningún anuncio oficial sobre compras adicionales.

Un Rafale Dassault.

El avión francés Rafale y el F/A-18E/F Super Hornet también están emergiendo como los favoritos en una competición de la Armada India para comprar nuevos aviones de combate para su flota de despegue corto.

Inicialmente parecía que Boeing y Dassault eran los más beneficiados con los cambios en la licitación india. Pero la inclusión del requisito de transferencia de tecnología de los cazas sigilosos podría cambiar el cálculo una vez más.

Un Super Hornet de la Armada de Estados Unidos.

Por tanto, esto podría ser una señal de que la India estará menos inclinada a considerar cualquier oferta de Rusia. Indios y rusos han estado trabajando juntos en el desarrollo de aviones de combate de quinta generación desde hace algún tiempo, se ha dicho repetidamente que la Fuerza Aérea de la India está frustrada por la falta de resultados del proyecto de caza furtivo Su-57 y más recientemente se ha sugerido que las autoridades de Nueva Delhi podrían finalmente desechar ese trabajo por completo. Por todo ello, resulta curiosa la decisión del Kremlin de enviar un par de sus avanzados prototipos Su-57 a Siria en febrero de 2018 tratando quizá en parte de demostrar un progreso significativo en ese programa.

De los posibles competidores restantes, solo algunos están trabajando activamente en aviones poco observables. No todos lo están haciendo al mismo nivel o están desarrollando específicamente un avión de quinta generación.

Un caza furtivo Su-57 de producción.

Boeing ha estado trabajando en algunas opciones de actualización limitadas y poco observables en el Super Hornet , así como en los últimos modelos de su F-15 Eagle, como las vainas de armamento totalmente cerradas o las bahías complementarias conformales. Este nivel de conocimiento tecnológico puede no ser suficiente para satisfacer el deseo de la DRDO de contar con una ayuda más amplia con el ACMA.

Mientras que Dassault ha estado trabajando en vehículos aéreos de combate no tripulados (UCAV), el consorcio europeo de aviación  Airbus, que apoya la producción del Typhoon en varios países, ha sido la firma que trabaja más activamente en el futuro proyecto francés de caza de quinta generación. En cualquier caso, los programas franceses de sigilo y UCAV también están en asociación con Alemania y el Reino Unido, respectivamente, lo que podría añadir otro obstáculo para compartir cualquier información técnica apropiada con la India.

Saab ha estado trabajando silenciosamente en el proyecto de caza furtivo Flygsystem 2020 de la Fuerza Aérea sueca durante al menos una década, pero el estado exacto de ese desarrollo no está claro. En 2013, la compañía firmó un acuerdo para apoyar el proyecto TFX de quinta generación de Turquía.

Una maqueta de Generic Future Fighter, un producto de una asociación entre Saab y la Universidad sueca de Linköping, que sirve como punto de partida para el diseño del Flygsystem 2020.

Lockheed Martin es el único competidor que produce activamente un avión de combate de quinta generación, el F-35, que podría darle una ventaja en la competición. La empresa con sede en Maryland ya había hecho un lanzamiento particularmente atractivo en la última iteración de la competencia, declarando que si su F-16IN ganaba, establecería una línea de producción conjunta con el conglomerado indio Tata para construir aviones para la Fuerza Aérea de la India y utilizaría esa misma línea de ensamblaje nacional para producir aviones adicionales para exportar a otros lugares. Además de eso, dijo que consideraría trabajar con Tata para construir los componentes del Viper, aunque el contrato fracasara.

Es previsible que la empresa pueda ahora proponer un nuevo acuerdo en el que la India compre los F-35A para la Fuerza Aérea y obtenga ayuda adicional con el ACMA. Lockheed Martin también podría entonces ofrecer los modelos de despegue vertical y corto F-35B o los modelos C enfocados en portaaviones como opciones para la licitación de la marina india. 

El gobierno de EE.UU. tendría que aprobar cualquier acuerdo que involucre a una compañía estadounidense y esto podría ser un procedimiento más complicado con respecto a la tecnología sensible del F-35. Las autoridades estadounidenses tendrán que evaluar si creen o no que es de interés para el país dar a la India acceso y detalles sobre características de diseño y procesos de fabricación poco observables, así como aviónica avanzada, radares, sistemas de sensores, enlaces de datos, redes informáticas y otros sistemas de misión.

Un caza de ataque conjunto F-35A de la Fuerza Aérea de EE.UU.

Sin embargo, el presidente Donald Trump y su administración han mostrado una mayor disposición a explorar la venta del Joint Strike Fighters de manera más amplia, incluso a los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. La administración también ha tratado de fortalecer sus vínculos con la India en general, convirtiendo al país en el centro de sus nuevos objetivos políticos en Afganistán y el sur de Asia. No es difícil imaginar que Lockheed Martin obtenga la aprobación de un acuerdo para vender docenas de modelos F-35A, B y C al gobierno indio, lo que podría ayudar a reducir aún más los costes de las unidades del avión, que es un objetivo principal para los militares estadounidenses.

Pero la India puede que no esté tan interesada en comprar cualquier caza de sigilo extranjero como lo está en obtener ayuda para la ACMA nacional. En febrero de 2018, hubo informes de que las autoridades indias habían solicitado una sesión informativa clasificada sobre el Joint Strike Fighter, pero al mes siguiente el jefe de la Fuerza Aérea, el mariscal BS Dhanoa, negó públicamente esas afirmaciones.

Este episodio siguió a un informe de Press Trust of India en enero de 2018 que sugería que Lockheed Martin estaba considerando establecer una línea de producción del F-35 en la India. Posteriormente, la compañía dijo que en el informe se mencionaron incorrectamente los comentarios de uno de sus ejecutivos y agregó que no había planes para construir ni siquiera una instalación de ensamblaje final o FACO, en el país. Actualmente hay FACOs en Italia y Japón que apoyan el programa internacional del Joint Strike Fighter.

E incluso si la India recibiera la aprobación del gobierno de Estados Unidos para comprar el F-35 y seguir con esa opción, no está claro qué tipo de información tecnológica podría estar realmente dispuesta a transferir Lockheed Martin al final y hasta qué punto. Y lo que es más importante, tal y como está ahora, con la excepción de Israel, todos los países que participan en el proyecto del F-35 se han visto vinculados en gran medida a una cadena multinacional de logística e información gracias al cerebro informático a bordo del avión, llamado Sistema de Información Logística Autonómica (ALIS).

F-35B de los Marines de EE.UU.

Esto ya ha provocado inquietudes en varios países sobre la cantidad de datos confidenciales que los aviones están recolectando y posiblemente enviando a Lockheed Martin o al gobierno de los EE.UU. o si podrían estar desconectados de las actualizaciones de software u otros datos críticos en una emergencia. Lockheed Martin, incluso cuando trabaja con el ejército estadounidense, ha estado especialmente interesado en mantener el control sobre la mayor parte posible de su arquitectura de red patentada.

Las fuerzas armadas de Estados Unidos también han compartido sus preocupaciones sobre si este nivel de conectividad pone en peligro las propias capacidades de Estados Unidos. Las redes informáticas extranjeras pueden ser más vulnerables a los ataques cibernéticos y al espionaje o pueden estar deliberadamente vinculadas a sistemas que puedan alimentar la información de las naciones hostiles. Turquía, por ejemplo, quiere conectar sus futuros F-35 al resto de su red de defensa aérea integrada, que con el tiempo incluirá sistemas de misiles tierra–aire S-400 de fabricación rusa.

Consideraciones similares podrían aplicarse fácilmente a las solicitudes de transferencia de tecnología de cualquier otro participante en la competencia revisada de los cazas indios. A su vez, parece muy probable que la vinculación de ambos requisitos podría frenar fácilmente el proceso general, incluso después de que la India escoja un diseño ganador, debido a la necesidad de complejas negociaciones. La compra de 36 aviones Rafale para la fuerza aérea del país experimentó retrasos significativos debido a las disputas en la transferencia de tecnología y la producción local y ese acuerdo sigue estando nublado por la controversia.

Todo esto sucede a medida que la Fuerza Aérea India está cada vez más necesitada de nuevos aviones de combate, ya sean avanzados de cuarta generación o furtivos de quinta generación. Desde 2001, el servicio ha dejado claro que tiene la obligación permanente de que más de 100 aviones reemplacen a una serie de tipos de envejecidos que cada vez más literalmente se caen del cielo.

Un oficial de la Fuerza Aérea India intenta mantener alejadas a las personas de los restos de un avión de combate MiG-27 que se estrelló en 2016.

India también se enfrenta a los crecientes desafíos de China, que está expandiendo su influencia en Asia y en otras partes del mundo, así como a la necesidad de proporcionar una defensa creíble contra Pakistán, rival desde hace mucho tiempo. Según The Hindustan Times, China tiene aproximadamente 60 escuadrones de aviones de combate, mientras que Pakistán tiene 25.

El gobierno indio ha dicho que, para contrarrestar esas amenazas potenciales y realizar otras misiones necesarias, la Fuerza Aérea India necesita al menos 42 escuadrones de aviones de combate. En la actualidad, tiene 31, por debajo de 33 en 2017, y ese número es casi seguro que continuará cayendo drásticamente durante la próxima década a menos que algo cambie.  

Parece cada vez más claro que la India no puede permitirse esperar mucho más tiempo para adquirir aviones adicionales. Y tampoco está garantizado si se será capaz o no de confiar en un proyecto nacional, incluso con ayuda extranjera, para producir un diseño de caza sigiloso de manera oportuna.

Históricamente, los programas de aviones de combate de quinta generación han demostrado ser excepcionalmente costosos y consumen mucho tiempo, incluso para los fabricantes con historia de construcción de aviones sigilosos . El propio esfuerzo de la India para desarrollar un tipo de cuarta generación local mucho menos complejo, el Tejas, ha estado acosado por obstáculos tanto técnicos como burocráticos. Ese avión, tal como existe ahora, en gran medida no ha cumplido con las expectativas a pesar de más de dos décadas de trabajo, con la Marina India rechazando la idea de comprar una versión basada en el portaaviones.

Tal y como está ahora, la India está claramente impulsando su deseo de utilizar esta licitación de aviones de combate para ayudar a expandir su capacidad y capacidades de producción nacional de aviación militar. En un cierto punto, puede que tenga que suavizar esos objetivos con la necesidad cada vez más apremiante de contar con aviones de combate capaces, pero no está claro si eso haría algo para superar el proceso de compras históricamente disfuncional o errático del país.

jtrevithickpr@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com