La India reconsidera su programa de avión de combate de quinta generación con Rusia.

El alto coste, la renuencia de los rusos a compartir tecnología y el hecho de que la aeronave no cumpla con los requisitos de la Fuerza Aérea de la India son vistos como las principales razones para la eliminación del proyecto.

La India ha transmitido a Rusia su renuncia a seguir adelante con el desarrollo conjunto de un avión de combate de quinta generación (FGFA) principalmente debido los altos costes relacionados con el proyecto, dijeron fuentes oficiales de Nueva Delhi. No obstante, las negociaciones entre los dos países sobre el ambicioso proyecto, todavía no se han roto definitivamente ya que la India está dispuesta a volver a analizar el desarrollo conjunto del avión si se llega a una fórmula adecuada de reparto de costes entre los dos países.

India y Rusia firmaron un acuerdo intergubernamental para el megaproyecto en 2007, con el compromiso de llevar los lazos militares entre los dos socios estratégicos al siguiente nivel. Sin embargo, el proyecto ha estado estancado durante los últimos 11 años, por motivos de serias diferencias entre ambas partes en cuanto al reparto de los costes de desarrollo del avión, las tecnologías que se utilizarán en él y el número de aviones que se fabricarán.

Las fuentes dijeron que el coste del proyecto se ha estimado en unos 30.000 millones de dólares o 2.000 millones de rupias indias. “Nuestra posición sobre varios aspectos del proyecto, incluido el componente de costes, ha sido comunicada a la parte rusa y todavía no se han resuelto los problemas”, dijo un alto funcionario involucrado en las negociaciones con Rusia sobre el proyecto. En diciembre de 2010, la India había acordado pagar 295 millones de dólares para el diseño preliminar del avión de combate. Más tarde, ambas partes expresaron su intención de contribuir con 6.000 millones de dólares cada uno para el diseño final y la producción del avión en la primera fase. Sin embargo, no pudieron llegar a un acuerdo final al respecto.

Un Sukohi Su-30 MKI de la India junto a un Eurofighter

“Todavía no hemos cerrado definitivamente nuestra puerta al proyecto”, dijeron las fuentes. Lo que sí es cierto, es que la India ha pedido la igualdad de derechos sobre la tecnología a utilizar en el avión, pero Rusia no esta dispuesta a compartir todas las tecnologías críticas del avión con Nueva Delhi. En las primeras negociaciones del proyecto, India insistió en que debía obtener todos los códigos que se necesitan y el acceso a la tecnología crítica para que pueda actualizar la aeronave de acuerdo con sus necesidades, dijeron las fuentes.

En febrero de 2016, ambos países reanudaron las conversaciones sobre el proyecto tras la autorización del entonces ministro de Defensa, Manohar Parrikar. Los dos lados estaban tratando de resolver los problemas espinosos, aunque la India no era optimista de que el proyecto fructificase debido a los altos costes involucrados en el proyecto. Curiosamente, y de manera paralela el gigante aeroespacial estatal de la India, Hindustan Aeronautics Ltd (HAL), está apostando con fuerza seguir con el proyecto de aviones de combate de quinta generación. El fabricante aeronáutico indio considera que el proyecto de miles de millones de dólares proporcionará a la India una oportunidad significativa para fomentar su sector aeroespacial, ya que ningún país ha ofrecido nunca tecnologías tan importantes a la India.

Press Trust of India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com