La inteligencia estadounidense revela otro misterioso proyecto de bombardero furtivo chino.

China ha hecho historia por ser la única nación junto con Estados Unidos que ha lanzado un avión de combate sigiloso, y en un reciente informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa sobre el poder militar de China se ha revelado, otro importante lote de proyectos de aviones de combate furtivos.

China “está desarrollando nuevos bombarderos furtivos de mediano y largo alcance para atacar objetivos regionales y globales”, se lee en el informe. “La tecnología Stealth continúa desempeñando un papel clave en el desarrollo de estos nuevos bombarderos, que probablemente alcanzarán su capacidad operativa inicial no antes de 2025”.

Hoy en día, China posee quizás el arsenal nuclear más pasivo del mundo, con ojivas nucleares que nunca arman misiles ni bombarderos “con capacidad nuclear” y que nunca han volado misiones con ojivas nucleares a bordo.

El único bombardero actual de China es el H-6K, una versión actualizada y con licencia del Tupolev Tu-16 soviético, que entró en servicio en 1954 y fue retirado por Moscú en 1993.

Mientras que el H-6K sirve para la capacidad de señalización y resolución, al aterrizar en islas artificiales en el Mar de China Meridional, por ejemplo, no está ni mucho menos cerca de ser un bombardero moderno.

Los planes y algunas imágenes potenciales se han filtrado del H-20, un reemplazo de largo alcance para el H-6K, pero hasta ahora este segundo bombardero furtivo chino sigue siendo un rumor y un misterio.

¿Podría China combinar el sigilo de un B-2 de EE.UU. y la destreza de un F-22 ?.

Los expertos creen que el H-20 probablemente se parecerá mucho al B-2 de la Fuerza Aérea de EE UU., un diseño grande, plano y de ala voladora.

Pero la agencia de inteligencia insinúa algo más en su informe del segundo bombardero misterioso.

“Estos nuevos bombarderos tendrán capacidades adicionales, con actualizaciones de espectro completo en comparación con las actuales flotas de bombarderos operacionales, y emplearán muchas tecnologías de combate de quinta generación en su diseño”, dice el informe.

Mientras que un bombardero de ala voladora de largo alcance como el H-20 tiene poco uso para maniobras de combate, un avión de combate/bombardero de alcance medio podría hacer uso de la aviónica y las tácticas que China ganó en el desarrollo de su caza furtivo, J-20. 

La Agencia se refiere al segundo bombardero, como un “bombardero táctico” con un radar avanzado y misiles aire-aire de largo alcance.

Este misil chino de largo alcance sin nombre podría presentar grandes problemas para los Estados Unidos.
¿Arma secreta?

China lleva mucho tiempo desarrollando un enorme misil aire-aire de 19 pies de largo y de muy largo alcance que, según los expertos, podría suponer un desafío directo para los principales cazas estadounidenses como el F-22, el F-35 y todos los aviones tradicionales.

Pero el J-20 probablemente no puede llevar este largo misil. Sin embargo, una plataforma sigilosa con una gran bahía de armas interna, como el caza/bombardero descrito por la Agencia, podría, en teoría, llevar esta arma.

Con una misión aire-aire y aire-tierra, el misterioso nuevo bombardero puede representar un eslabón perdido en la emergente visión China de la supremacía aérea contra Estados Unidos.

Todos los portaaviones con cubierta grande de EE.UU. lanzan sus aviones radar de alerta temprana (Grumman E-2 Hawkeye) para que actúen como sensores de largo alcance para sus flotas de combate, y este nuevo misil parece haber sido diseñado específicamente para derribarlos.

“La mejor solución a este problema es enviar un avión de combate súper maniobrable con misiles de muy largo alcance para destruir esos objetivos de alto valor, que son los ‘ojos’ de los aviones enemigos”, dijo el investigador de la fuerza aérea Fu Qianshao a los medios de comunicación chinos.

La super maniobrabilidad es una de las características de los cazas de quinta generación que China puede emplear en su nuevo bombardero, según la agencia.

China ha promocionado durante mucho tiempo su actual J-20 como un caza de superioridad aérea, pero los analistas occidentales rechazan de forma rutinaria esa evaluación y afirman que el avión no tiene ninguna posibilidad en un combate cuerpo a cuerpo con los F-15 o los Typhoons europeos.

Para Estados Unidos que puede hacer valer el tremendo poder de las grandes flotas de aviones de combate terrestres y de lanzamiento de barcos en cualquier parte del mundo, su principal debilidad en el combate aéreo sigue siendo el corto alcance de sus nuevos aviones, lo que lleva a depender de los aviones cisterna desarmados.

Mientras China, al seguir con un bombardero de mediano alcance con misiles de muy largo alcance, puede haber descifrado el código de cómo dominar los cielos del Pacífico, mientras que Estados Unidos invierte dinero en cazas de corto alcance como el F-35 o en bombarderos de largo alcance como el B-21.

Alex Lockie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.