La investigación del accidente del MV-22 en Noruega apunta a un error del piloto.

El USMC Osprey que se estrelló en Noruega realizó una serie de maniobras a baja altura que excedieron el ángulo de alabeo máximo para un MV-22B.

El Cuerpo de Marines de Estados Unidos (USMC) ha determinado que el accidente de un MV-22B Osprey en Noruega el 18 de marzo de 2022 se debió a un error del piloto, que realizó maniobras a baja altura en un lugar no autorizado.

Publicada el 15 de agosto, la investigación del 2º Ala Aérea de los Marines (MAW) sobre el accidente del MV-22B Osprey durante el Ejercicio Cold Response 2022 cerca de Bodo, Noruega, fue completada por el investigador y refrendada por el entonces comandante general del 2º MAW.

A pesar de un amplio esfuerzo de búsqueda y rescate dirigido por los noruegos, cuatro marines estadounidenses murieron en el accidente. Los cuerpos fueron recuperados en el lugar del accidente y repatriados a Estados Unidos.

El Cuerpo de Marines investiga a fondo todos los percances para identificar las causas, aprender de ellas y tomar medidas para reducir las posibilidades de futuros percances. Los investigadores revisaron y analizaron minuciosamente los datos recuperados de las grabadoras de misión encontradas en el lugar del accidente, la preparación de la tripulación, el mantenimiento de la aeronave, la planificación y los procedimientos del escuadrón, los factores externos y ambientales, como la meteorología y las recreaciones atmosféricas. La investigación concluyó que la causa del accidente aéreo fue un error del piloto. El error del piloto es el término técnico que describe una situación en la que las acciones del piloto, o la falta de acciones apropiadas, tomadas en los controles o sistemas de la aeronave fueron un factor causal, contribuyendo directamente al accidente.

Las autoridades investigadoras también examinaron otros cinco factores para determinar si habían contribuido al accidente: los factores meteorológicos y ambientales, los procedimientos de formación a baja altura, los errores en la documentación de mantenimiento, la inexperiencia en entornos montañosos y el uso de dispositivos de grabación. Se determinó que ninguno de los cinco factores investigados era causal o contribuía al accidente. Actualmente, no hay recomendaciones de medidas disciplinarias o punitivas para ningún miembro del servicio.

El 18 de marzo de 2022, la aeronave y su tripulación partieron de Bodo, Noruega, en un vuelo de entrenamiento en apoyo del Ejercicio Cold Response 2022. Regresaron a la base para repostar sin incidentes después de realizar vuelos de familiarización en zonas locales y aterrizajes en zonas confinadas. Después de repostar, la tripulación partió en un plan de vuelo aprobado en condiciones claras al sur de Bodø. Sin embargo, la tripulación y la aeronave se desviaron del vuelo previsto y autorizado y entraron en el valle de Gråtadalen aproximadamente a las 16:22 (hora local). Se estima que la aeronave impactó en el lado este del valle aproximadamente a las 16:23 (hora local). Evidentemente, la investigación concluyó que el accidente fue el resultado de una serie de maniobras realizadas a baja altura a través del valle de Gråtadalen que superaron el ángulo de cabeceo máximo para un Osprey MV-22B, lo que provocó una pérdida de altitud, velocidad aérea y espacio de maniobra de la que la tripulación y la aeronave no pudieron recuperarse.

En concreto, el análisis de los datos recuperados de la aeronave muestra que ésta, mientras maniobraba dentro del valle, realizó un giro a la izquierda con un ángulo de inclinación de 68 grados. La pendiente del giro provocó una pérdida de velocidad y altitud, seguida de una maniobra de sobrecorrección con un giro a la derecha de más de 80 grados del que la aeronave no pudo recuperarse. El Manual de Normalización de Procedimientos Aéreos Navales establece que el límite del ángulo de cabeceo en un Osprey MV-22B es de 60 grados. Se desconoce qué piloto estaba al mando de la aeronave en el momento del accidente.

La investigación concluye que las condiciones meteorológicas se cumplían y eran adecuadas para el vuelo autorizado, la tripulación estaba cualificada para la misión asignada, la aeronave estaba correctamente mantenida y era aeronavegable, se cumplieron y a menudo se superaron los requisitos de formación para la mitigación de riesgos y la formación previa al despliegue, y la misión era tan necesaria como cualquier otra asignada en un programa de vuelo diario en todo el Cuerpo de Marines.

Aunque el motivo del desvío del vuelo no está claro, los investigadores señalan que en el lugar del accidente se encontró un dispositivo de grabación personal GoPro no autorizado que estaba en uso en el momento del accidente.

“Estos dispositivos están prohibidos porque pueden fomentar la asunción de riesgos y servir de distracción; este puede haber sido el caso del 31 de Ghost”, dice el informe.

Sin embargo, las imágenes recuperadas de la GoPro ayudaron a descartar las condiciones meteorológicas adversas como factor del accidente. La investigación también concluyó que la tripulación estaba cualificada y la aeronave tenía un mantenimiento adecuado.

Con el fin de informar y analizar mejor la información posterior al vuelo en el futuro, el informe recomienda la incorporación de un sistema de grabación de vídeo y voz al MV-22B, que actualmente no tiene.

El USMC informa que está muy agradecido por el apoyo prestado por el Reino de Noruega, incluidas las Fuerzas Armadas noruegas, Hoved Redning Sentralen y las autoridades civiles a nivel federal y en el distrito de Nordland. También dijo que agradecía a los aliados que habían contribuido u ofrecido diversos bienes y personas en las labores de búsqueda y rescate, y dio sus condolencias.

Como informó el Marine Corps Times, el accidente mortal de un Osprey en junio, en el que murieron cinco marines, junto con el accidente mortal de marzo, provocó una parada de seguridad de toda la aviación del Cuerpo de Marines entre el 21 de junio y el 1 de julio.

El accidente de junio sigue siendo objeto de investigación.

Entre enero y junio, el Cuerpo de Marines sufrió seis accidentes de clase A, con el resultado de nueve muertes y la destrucción de cuatro aviones.

Fernando Valduga

2 thoughts on “La investigación del accidente del MV-22 en Noruega apunta a un error del piloto.

  • el 17 agosto, 2022 a las 11:39
    Permalink

    Sigo pensando que este cacharro es un trasto muy peligroso, ya van muchos accidentes.

    Respuesta
  • el 18 agosto, 2022 a las 12:26
    Permalink

    Solo puede alabear 60 grados XD eso indica que es un trasto torpe y peligroso
    cualquier avion alabea 80-90 grados con normalidad.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.