La marina canadiense iniciará las actualizaciones de su envejecida flota de submarinos.

El movimiento se produce a medida que los países de todo el mundo han aumentado las inversiones en sus flotas submarinas y antisubmarinas para proteger sus aguas y también operar en aguas que no están bajo su control.

El Departamento de Defensa Nacional está impulsando los planes para extender la vida de la flota de submarinos de Canadá, y el jefe de la Armada espera que se inicien algunos trabajos en los próximos meses.

Los cuatro submarinos de clase Victoria de Canadá tienen una historia problemática desde que fueron comprados de segunda mano a Gran Bretaña en 1998, con sucesivos gobiernos invirtiendo cientos de millones de dólares en constantes reparaciones y mejoras.

En una entrevista con The Canadian Press, el vicealmirante Ron Lloyd,  comandante de la Royal Canadian Navy, reconoció que los submarinos diésel (HMCS Chicoutimi, Victoria, Corner Brook y Windsor) habían dado todo lo que se esperaba de ellos y muy poco podían ya ofrecer en comparación con los avanzados submarinos de los países occidentales.

Lloyd señaló específicamente que HMCS Chicoutimi había pasado recientemente 197 días en el Pacífico y Asia, mientras el HMCS Windsor patrullaba el Mediterráneo con otros barcos aliados de la OTAN.

El reloj del tiempo está pasando por las cuatro naves: sin actualizaciones, el primero de los submarinos llegará al final de su vida útil en 2022, según los documentos obtenidos a través del acceso a la información, mientras que el último se retirará en 2027.

La política de defensa del partido en el poder, ha prometió prolongar la vida de los buques y Lloyd indicó que los responsables de defensa estaban trabajando en los detalles para asegurarse de que puedan continuar operando hasta la década de 2030.

Se espera que el trabajo más extenso comience en unos tres o cuatro años, pero Lloyd señaló que se estaban realizando esfuerzos para comenzar a realizar algunas mejoras menores para marzo.

El costo exacto de la actualización de los cuatro submarinos sigue siendo incierto, pero algunas fuentes indicaron que la cifra con la que están trabajando la Marina es de aproximadamente 2.000 millones de dólares.

Algunos expertos han pedido previamente a Canadá que considere la posibilidad de construir nuevos submarinos en lugar de extender la vida de los que tiene, pero el gobierno ha dicho que actualizar los barcos de la clase Victoria es por el momento más “prudente”.

Oficiales de la defensa han dicho que el país no necesita buques tan caros. Pero muchos otros países del mundo están invirtiendo en flotas submarinas y antisubmarinas. La OTAN ha expresado específicamente su preocupación por los submarinos rusos en el Atlántico Norte, mientras que los comandantes de fragatas canadienses que patrullan en el Atlántico y el Mediterráneo han informado de la existencia de más submarinos extranjeros en los últimos años.

“El sistema de armas más proliferado en este momento en el planeta son los submarinos, ellos por sí mismos pueden afectar el resultado de un espacio de batalla. Y así, poner un submarino en una zona de agua en crisis, cambia al instante el cálculo de las marinas que operan en esas masas de agua”.

Además de mejorar sus submarinos, el ejército canadiense ha comenzado a retomar su papel de líder en la guerra antisubmarina en el Atlántico Norte, mejorando sus fragatas y aviones de patrulla marítima y añadiendo la incorporación de nuevos helicópteros marítimos.

Defensa y Armas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com