La marina china está lista para construir el cuarto portaaviones.

La Armada de China sigue adelante con los planes para construir otro portaaviones, aunque los preparativos para un quinto portaaviones se han suspendido por el momento, según fuentes militares.

Dichas fuentes aseguran que las dificultades técnicas y los elevados costes han frenado el programa y que es poco probable que la reciente fusión de los dos principales constructores navales del país tenga un impacto significativo a corto plazo.

China en la actualidad sólo cuenta con un portaaviones activo, el envejecido Liaoning, un buque reacondicionado de la era soviética de la clase Kuznetsov. Por el momento el primer buque construido totalmente en China, el Tipo 001A, continúa siendo sometido a pruebas en el mar y pronto estará listo para el servicio.

Los trabajos en el más moderno buque, el Tipo 002, comenzaron hace dos años y una fuente naval dijo que la construcción de una segunda unidad del Tipo 002 podría comenzar en 2021.

Sin embargo, los planes para un nuevo portaaviones de próxima generación parecen estar en suspenso por ahora, ya que los ingenieros luchan por superar los problemas técnicos. “No hay ningún plan para construir más portaaviones”, dijo la fuente militar.

“El tercer y cuarto portaaviones en la agenda son ambos del Tipo 002, el buque de guerra de próxima generación del país equipado con catapultas electromagnéticas”.

Todos estos portaaviones tendrán energía convencional, aunque los dirigentes navales han estado considerando planes para construir un buque de energía nuclear más avanzado tecnológicamente, añade la fuente.

El martes se celebró en Pekin una ceremonia para conmemorar la formación de la mayor empresa de construcción naval del mundo con la fusión de la Corporación de Construcción Naval del Estado de China (CSSC) y la Compañía de la Industria de Construcción Naval de China (CSIC).

El nuevo conglomerado, que conserva el nombre de CSIC, cuenta con un total de 147 institutos de investigación, empresas comerciales y empresas que cotizan en bolsa con un valor de activos combinados de 790.000 millones de yuanes (112.000 millones de dólares). También emplea a 310.000 personas, según la agencia oficial de noticias Xinhua.

No obstante, los expertos militares dijeron que si bien la fusión fortalecería la competitividad del CSIC, no aceleraría el proceso de construcción de portaaviones.

“Los ingenieros han encontrado algunos problemas técnicos, y uno de los principales obstáculos está en el desarrollo de una nueva generación de aviones de combate basados ​​en portaaviones. No se espera que estos problemas se resuelvan a corto plazo”.

“China no posee la tecnología nuclear necesaria, aunque ha desarrollado muchos submarinos de propulsión nuclear, desarrollar un reactor para su uso en un gran buque de guerra es más difícil que fabricar uno para un submarino”.

El experto dijo que las pruebas de las catapultas electromagnéticas utilizadas para lanzar el pesado J-15, el único avión de combate de China basado en portaaviones, aún no habían cumplido con el nivel requerido.

Un avión embarcado Shenyang J-15

“La construcción de portaaviones es el proyecto más complicado y costoso del mundo que emplea muchas tecnologías y todas muy sofisticadas”, aseguró la fuente.

“Es una nueva área para los constructores e ingenieros navales chinos y necesita tiempo para ponerse al día con otros países”.

Minnie Chan

12 thoughts on “La marina china está lista para construir el cuarto portaaviones.

  • el 28 noviembre, 2019 a las 04:49
    Permalink

    Que bueno es crecer atento a robar propiedad intelectual.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 05:31
    Permalink

    La construcción del tercer portaaviones (en construcción) y el cuarto (a punto de comenzar) en realidad son del tipo 003, ya que el tipo 001A (versión local del Liaoning, ex Varyag soviético) pasó a denominarse tipo 002. La información hasta ahora indicaba que el tipo 003 (ex 002) iba a ser de propulsión convencional, mientras que el tipo 004 (ex 003) ya tendría motores nucleares. Ahora resulta claro que los “tipo 003” serán dos buques gemelos de una misma clase con motores convencionales y probablemente con catapultas EMALS. Queda muy claro entonces que el vertiginoso desarrollo del programa de portaaviones de China ha alcanzado una meseta. Se ha alcanzado el máximo posible de desarrollos tecnológicos sin ayuda externa, más que la que pudo escasamente proporcionar Rusia, en forma del Varyag a medio construir ( que sirvió como modelo para el Shandong, el primer portaaviones local), y un prototipo del Su-33 que estaba en un museo (a partir del cual los chinos “clonaron” el J-15, actual aeronave de combate embarcable), ambos de Ucrania.

    Respuesta
    • el 29 noviembre, 2019 a las 15:20
      Permalink

      No puedes disimular tu admiración por los chinos, ladrones de propiedad intelectual y de secretos de otros países, para uso propio, sin invertir en ID. El tiempo demostrará que lo copiado y mal adquirido no funciona.

      Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 05:47
    Permalink

    De todas maneras lo hecho hasta ahora es un logro tecnológico y productivo notable. No fue fácil convertir al Varyag en el Liaoning, operativo como buque y equipado como portaaviones con sensores, sistemas defensivos (incluyendo misiles AA) y aeronaves (cazas y helicópteros AEW, ASW y ASuW) todo de fabricación nacional, en el término de ¡diez años! Igualmente notable es haber construido el Shandong a partir de la ingeniería reversiva del Liaoning. Pueden argumentarse muchas cosas negativas o disminuir su importancia, pero muy escasas naciones en el mundo están en condiciones de realizar un logro semejante en menos de una generación. Además, la presencia de estos portaaviones implica un grupo de tareas numeroso, que incluye destructores y fragatas de escolta y buques de apoyo, grandes y veloces para acompañar a la flota. Notable. No son sólo los buques, también se necesitan armamentos, tripulaciones y apoyo portuario. Hay una organización industrial y productiva que ha debido crecer enormemente para fabricar y sostener en funcionamiento semejante estructura.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 05:52
    Permalink

    Ahora bien, estos portaaviones y su tecnología aún siendo un desarrollo notable, están muy lejos de ser competitivos con los de la marina norteamericana, sólo son comparables a los de la marina de la India, en tamaño y prestaciones y portan un grupo aéreo muy similar. China necesita buques más potentes si quiere convertirse en rival de EE.UU y disputar el dominio del Pacífico, tal cual parecaerá ser su voluntad política.

    Respuesta
  • el 29 noviembre, 2019 a las 22:14
    Permalink

    Algunas fuentes indican que estructuralmente los “tipo 003” derivan del “Ulyánovsk” ruso, cabeza de clase de dos portaaviones CATOBAR soviéticos de 80000 ton a pc, que fue construido en un 40% antes del derrumbe de la URSS y luego desguazado en los años ’90. Era el primero de lo que debió ser la máxima expresión de la armada soviética de “aguas azules”, que debía disputarle los océanos a la US Navy. De todas maneras construir el casco de un portaaviones de más de 320 m de longitud, si bien necesita una ingeniería compleja, es la menor de las complicaciones. El aparato motor del buque soviético original contemplaba el uso de 4 reactores KN-3 (idénticos a los que equipaban al crucero Kirov) de 300 MW (tipo PWR de Uranio_235 enriquecido) que aportaban suficiente poder para mover al buque con máximo desplazamiento a 30 n de velocidad.

    Respuesta
  • el 30 noviembre, 2019 a las 00:16
    Permalink

    Por el momento China carece de la tecnología necesaria para construir reactores nucleares navales de potencia suficiente para dotar a sus portaaviones. China ha desarrollado reactores nucleares navales desde los años ’70, pero sólo los han instalado en submarinos y desarrollan potencias moderadas. China nunca ha instalado reactores nucleares en buques de superficie, y es consciente del pobre resultado obtenido por el “Charles de Gaulle” francés, en el que se instalaron dos reactores K-15, similares a los de los SSBN clase “Le Triomphant”. La potencia conjunta de 300 MW es insuficiente para llevar sus 42000 ton a pc más allá de los 27 n y somete al aparato motor (2 reactores, 2 turbinas a vapor y 2 hélices) a esfuerzos que obligan a realizar un mantenimiento muy minucioso.

    Respuesta
  • el 30 noviembre, 2019 a las 00:42
    Permalink

    De todas maneras instalar numerosos reactores nucleares de baja potencia es un camino posible, si tenemos en cuenta que EE.UU utilizó ocho (si, 8) reactores de 150 MW para crear su primer portaaviones nuclear (USS Enterprise CVN-65), que entró en servicio en noviembre de 1961. Actualmente, los portaaviones clase Nímitz están equipados con dos reactores de 550 MW y los de la clase Ford de 700 MW. Actualmente China está construyendo su primer rompehielos nuclear (derivado de un diseño ruso), de 30.000 t de desplazamiento, que va a ser dotado de dos reactores compactos de 100 MW. Es un buque experimental, pero puede constituir el comienzo de un camino para ganar experiencia que podría conducir a la realización de sistemas propulsivos más potentes, aptos para ser instalados en buques más grandes, incluso portaaviones.

    Respuesta
  • el 30 noviembre, 2019 a las 17:40
    Permalink

    Pero la marina china no puede esperar todo el tiempo tardaría en desarrollarse tal tecnología propulsiva nuclear, por lo tanto en lugar de un tipo 003 convencional y un tipo 004 nuclear (como estaba previsto), se creará una clase “tipo 003” de dos buques convencionales equipados con catapultas (CATOBAR). En cuanto al tipo de catapulta con que se dotará a estos buques, China ha anunciado que viene desarrollando su propio sistema electromagnético y que es aún más avanzado y eficiente que el de los propios estadounidenses, debido a su más avanzada gestión de software que permite una mejor distribución de las cargas eléctricas, traducidas en fuerza de trabajo a lo largo de la guía lanzadora de la catapulta. De ser esto cierto (más allá del alarde típico del país del dragón) todo indicaría que los “tipo 003” entrarían en servicio dotados de ingenios EMALS.

    Respuesta
  • el 1 diciembre, 2019 a las 01:49
    Permalink

    China tiene cierta experiencia en sistemas propulsivos consistentes en calderas marinas y turbinas a vapor, que ha utilizado en ambos Liaoning (16) y Shandong (17); pero la utilización de catapultas electromagnéticas requiere grandes disponibilidades de energía eléctrica. Una solución alternativa a la nuclear podría encontrase en la utilización de plantas motrices con tecnología IFEP (Integrated Full Electric Propulsion, sistema seleccionado para la propulsión de los portaaviones británicos clase “Queen Elizabeth” de dimensiones y desplazamiento similares a los proyectados en los “tipo 003”. Un sistema IFEP sería óptimo desde el punto de vista del peso y volumen muy inferior a un sistema clásico COSAG o CODAG, al que habría que sumar el peso y volumen interno para los generadores eléctricos (EIS) que alimentarán las catapultas electromagnéticas.

    Respuesta
  • el 1 diciembre, 2019 a las 07:40
    Permalink

    El estancamiento evolutivo de los portaaviones chinos no se debe tan solo a el sistema propulsivo nuclear de la nave; siempre en la suposición que en algún momento se alcanzará ese objetivo con éxito. Un portaaviones contiene un cúmulo de desafíos tecnológicos impresionante, y todos deben ser superados para que la nave tenga un funcionamiento eficiente y sea eficaz en el cumplimiento de su propósito. Observemos que el portaaviones estadounidense USS G. Ford (CVN-78) estuvo más de dos años de pruebas antes de ser declarada su COI, y aún hoy no está claro si ha obtenido su COF; entre otros, tuvo problemas con los elevadores de armas avanzados y el sistema electromagnético de detención. El sistema EMALS puede lanzar un avión cada 30 segundos; esto implica una alta velocidad de disponibilidad de armas para cada avión, en cada una de las configuraciones necesarias para cada misión. Los elevadores deben entregar en forma automática las armas requeridas exactamente en el tiempo justo para cada avión en preparación. Éste es un simple ejemplo de la multiplicidad de sistemas que deben funcionar adecuada y coordinadamente para lograr eficacia plena.

    Respuesta
  • el 1 diciembre, 2019 a las 23:27
    Permalink

    Este tipo de contratiempos ocurren cuando se incorporan tecnologías novedosas en una base preexistente. Ahora bien, para China casi todas las tecnologías referidas a portaaviones son novedosas, por lo que no sorprende que sus portaaviones tarden mucho tiempo de “ajuste” en el mar, vuelta a puerto para retocar los sistemas y vuelta nuevamente a mar para continuar con las pruebas. Si EE.UU tiene enormes dificultades para adaptar nuevas tecnologías con la gran experiencia que posee con éste tipo de buques, a China debe resultarle más problemático aún. Es por ello que no sorprendería que se ralentice la velocidad con que China produzca sus portaaviones, y que pueda disputar la paridad no sólo tecnológica sino técnica, con los portaaviones estadounidenses.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com