La Marina da luz verde para la compra en bloque de dos portaaviones de la clase Ford.

La Marina de Estados Unidos ha llegado a un acuerdo con Huntington Ingalls Industries, el mayor constructor de buques militares, para los dos próximos portaaviones de la clase Ford, informó ayer miércoles la compañía.

Los buques serán el tercer y cuarto portaaviones de clase la  Ford en la flota de la Armada y se espera que tengan un coste aproximado de 26.000 millones de dólares, según el coste de los dos primeros buques de esta clase, el USS Gerald R. Ford (CVN-78) y el USS John F. Kennedy (CVN-79) aunque el astillero espera que el nuevo acuerdo reduzca los costes por buque.

Breci Brenton, portavoz de Ingalls Industries, dijo en un correo electrónico a United Press estar complacido por el acuerdo alcanzado con la Armada para la construcción de los dos nuevos barcos el CVN 80 y 81 a un precio más asequible.

Los senadores Tim Kaine y Mark Warner, demócratas por Virginia, confirmaron el lunes el acuerdo para la construcción de los dos portaaviones, que según manifestaron ayudarían a consolidar la industria de la construcción naval en Newport News, Virginia, donde se espera que ambos buques sean desarrollados.

“Estoy contento que la Marina haya decidido realizar la compra en bloque de los dos portaaviones, algo que he estado defendiendo para ahorrar miles de millones de dólares de los contribuyentes”, añadió Kaine.

Por su parte, el senador Warner también expresó su apoyo a la medida, y dijo que el acuerdo “no solo es importante para la industria de construcción naval de Newport News, sino que también es una inversión crítica en la defensa de la nación al garantizar que la Marina tenga la capacidad de combatir a cualquier adversario”.

Marineros abordan el USS Gerald R. Ford CVN-78.

Ambos senadores señalaron que la decisión de compra en bloque ahorrará tiempo y dinero, estabilizará los horarios de trabajo en los astilleros y pondrá a los barcos bajo un tope de construcción, impuesto por el Congreso, de 12.900 millones de dólares cada uno. Se prevé que el proceso de compra en bloque, en el caso de los dos portaaviones, le ahorre a la Marina 4.000 millones de dólares.

Se espera que los portaaviones de la clase Ford reemplacen a los de la clase Nimitz utilizados por la Marina durante más de 40 años. El USS Gerald R. Ford (CVN-78), está en servicio activo desde 2017. El USS John F. Kennedy (CVN-79), se espera que entre en servicio en 2024.

De los siguientes dos buques de esta clase, el tercero, el CVN 80, se llamará USS Enterprise -el noveno buque de la Armada de Estados Unidos que lleva este nombre- mientras que CVN 81 aún no ha sido nombrado.

Los portaaviones de la clase Ford son de propulsión nuclear y cuentan con un centro de mando rediseñado, conocido en un portaaviones como isla, el sistema electromagnético de lanzamiento de aviones, un movimiento de armas mejorado y una cubierta de vuelo capaz de aumentar las tasas de lanzamiento de aeronaves.

Huntington Ingalls Industries (HII) fue el contratista principal en el primer portaaviones de clase Ford.

“Aunque hay más trabajo por hacer, es importante tener en cuenta que la compra de varios buques portaaviones ayuda a estabilizar la mano de obra de Newport News Shipbuilding, permite la compra de material en cantidad y posibilita una base de proveedores de más de 2.000 empresas en 46 estados trabajando de forma más eficiente” concluyó Brenton.

Ed Adamczyk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.