La Marina de EE.UU. confirma la muerte de su piloto en el accidente del F/A-18E en Star Wars Canyon.

La Marina de Estados Unidos ha confirmado que el piloto del F/A-18E Super Hornet involucrado en el accidente del 31 de julio murió en el impacto.

El avión de combate se estrelló contra la pared de uno de los barrancos en el desierto de Mojave de California, durante un vuelo de entrenamiento de rutina. La zona es conocida popularmente como el Cañón de la Guerra de las Galaxias.

De acuerdo con la política del Departamento de Defensa, la identidad del piloto no será revelada hasta 24 horas después de la notificación a los familiares.

Aproximadamente a las 10 a.m. del miércoles 31 de julio, un caza F/A-18E Super Hornet asignado a los ‘Vigilantes’ del Strike Fighter Squadron (VFA) 151 con base en la Estación Aérea Naval de Lemoore, California, se estrelló aproximadamente a 40 millas al norte de la Estación Naval de Armas de China Lake, California. El avión estaba en una misión de entrenamiento de rutina en el área en ese momento. La causa del accidente está siendo investigada.

El Cañón de la Guerra de las Galaxias (Star Wars Canyon) es un lugar popular para turistas y fotógrafos que desean ver las arriesgadas maniobras de entrenamiento que realizan los aviones militares a través de los barrancos del desierto a gran velocidad.

Los visitantes del parque nacional dijeron a las emisoras de noticias locales que el avión se estrelló contra la pared del cañón mientras se desplazaba a gran velocidad, enviando humo al aire y metralla de piedras volando hacia una multitud cercana hiriendo a varias personas. 

Se han realizado vuelos militares dentro y alrededor del cañón desde la década de 1930, explicó un portavoz del parque. Los vuelos rasantes a baja altitud han sido una atracción para las personas que desean ver los ejercicios de entrenamiento.

El área del accidente está dentro del Parque Nacional Death Valley, pero también está en una zona de entrenamiento militar.

“Nuestros corazones están con la familia del piloto”, dijo el Superintendente del Parque Nacional, Mike Reynolds en un comunicado. “Death Valley se enorgullece de nuestro papel único como campo de entrenamiento para los militares y lamentamos la pérdida de este valiente piloto. También nos alivia saber que las lesiones a los siete visitantes no han sido graves”.

Defence Blog

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com