La Marina de EE.UU. recibe el Sea Hunter el dron naval más grande del mundo para rastrear submarinos rusos.

La Armada de Estados Unidos ha recibido un prototipo del nuevo dron marino  valorado en 20 millones dólares de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), conocido como Sea Hunter, que podría ser desplegado  a finales de 2018.

Según la agencia de investigación que lo diseñó, la Armada podría comenzar a desplegar el barco teledirigido marítimo antes de fin de año para buscar submarinos en un momento en que China y Rusia están expandiendo sus flotas submarinas.

La Armada recibió el prototipo la semana pasada de la Agencia de Investigación Avanzada de Defensa. Los ingenieros de la Armada trabajarán ahora para seguir desarrollando aún más el buque automatizado, que no requiere un control remoto, con el objetivo de integrarlo en las flotas.

El Sea Hunter ha sido sometido a rigurosas pruebas en los últimos dos años para garantizar que pueda navegar de manera segura y seguir las normas internacionales para evitar colisiones en el mar, según DARPA.

Los oficiales de la Armada no han dicho cuándo entrará en servicio, pero DARPA adelantó que sus primeras misiones podrían ocurrir a finales de este año.

Enviar drones no tripulados a precios relativamente bajos para vigilar submarinos en aguas llenas de minas o elementos es mucho menos arriesgado que el despliegue de un buque de guerra multimillonario con una gran tripulación, dijeron funcionarios de la agencia.

En unas declaraciones de Fred Kennedy, Jefe de Tecnología de DARPA dijo “que los militares estadounidenses  habían hablado sobre la importancia estratégica de reemplazar piezas ‘rey’ y ‘reina’ en el tablero de ajedrez marítimo con muchos valiosos peones'”.

Los investigadores de DARPA y la Marina comenzaron a colaborar en el proyecto en 2014. El Sea Hunter no lleva armas. Es estrictamente un buque de vigilancia que utiliza cámaras y radares para detectar submarinos.

El barco de 132 pies (40,23 m) y 140 toneladas es altamente maniobrable y viaja a una velocidad de hasta 27 nudos por hora, está pensado para convertirse en una de las piezas clave de la Marina dijeron los investigadores. El barco puede recorrer miles de millas de forma autónoma, realizando misiones de hasta un mes de duración con mínima intervención humana. Está equipado con múltiples sensores y software que le permiten rastrear en tiempo real su alrededor para evitar obstáculos.

Los técnicos terrestres controlarán el dron pero no lo guiarán a menos que surja un problema.

En el bautizo del Sea Hunter en 2016, el ex subsecretario de Defensa Robert Work dijo a Reuters que los buques robotizados serán una contramedida para que Rusia y China amplíen sus flotas submarinas.

“Me gustará ver flotas no tripuladas operando en el Pacífico occidental y el Golfo Pérsico dentro de cinco años”, dijo Work.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com