La Marina de EE.UU. recupera el avión Greyhound C-2A hundido en 2017 a 5.600 metros de profundidad.

Un año y medio después del fatal accidente en el mar de Filipinas, en el que murieron tres miembros de la tripulación, la Marina estadounidense ha recuperado los restos del avión Greyhound (Galgo) C-2A perdido a más de tres millas marinas (5.556 metros) por debajo de la superficie, según ha conocido el Instituto Naval de Estados Unidos (USNI).

La aeronave fue recuperada cerca del lugar del accidente ocurrido el 22 de noviembre de 2017, a unas 500 millas de Okinawa en Japón, confirmó ayer miércoles un portavoz de la Flota del Pacífico de Estados Unidos.

“Un equipo de salvamento de la Marina se embarcó en un buque especialmente diseñado para el buceo a grandes profundidades y completó la recuperación del avión C-2A el 21 de mayo”, declaró el Comandante Nate Christensen, portavoz de la Marina, a USNI News

El piloto del avión, el teniente Steven Combs, el Contramaestre de Aviación Matthew Chialastri y el Oficial de Aviación, Bryan Grosso, murieron en el accidente.

Un oficial de la Marina explicó que las familias de los navegantes fallecidos fueron informadas de la recuperación de la aeronave. La Marina no ha confirmado si habían sido recuperados los restos de los fallecidos a bordo del avión.

El C-2A, asignado a los “Proveedores” del Escuadrón de Apoyo Logístico de la Flota (VRC) 30, se dirigía al portaaviones USS Ronald Reagan (CVN-76) con cuatro tripulantes y siete pasajeros a bordo de la aeronave cuando ocurrió el accidente a solo unas millas del portaaviones.

Aunque la investigación del accidente aún no se ha cerrado oficialmente, las informaciones facilitadas por los supervivientes apuntan a la excelente actuación del piloto Combs como la razón por la que ocho marineros sobrevivieron al accidente. Según el relato de uno de los rescatados, tras un fallo mecánico en los motores del avión y al fuerte viento de la zona, consiguió posar el avión sobre el mar con olas de 4 metros antes de que se hundiese a las profundidades, según cuenta Military.com 

Un Galgo C-2A asignado a los “Proveedores” del Escuadrón de apoyo logístico de la flota (VRC) 30 aterriza en la cubierta de vuelo del portaaviones USS Ronald Reagan (CVN 76).

Mientras que los sobrevivientes fueron rápidamente rescatados por helicópteros del Reagan, el C-2A se hundió en una de las zonas más profundas del Pacífico.

La Armada encontró la ubicación de la aeronave utilizando el localizador de pinger remolcado TPL-25 de la Marina –un detector de cajas negras-, después de una semana de búsqueda. Aunque la Marina conocía la ubicación de la aeronave, dijo en ese momento que el esfuerzo de recuperación llevaría tiempo.

“El C-2A descansa a una profundidad de aproximadamente 18.500 pies (5.639 m), lo que hace que la fase de salvamento de esta operación sea el intento de recuperación más profundo de una aeronave hasta la fecha”, según un comunicado de prensa de la Marina poco después de conocer la ubicación del avión. 
La profundidad era superior a la capacidad de recuperación de 16.000 pies que era la máxima a la que había alcanzado la Séptima Flota y se necesitó el traslado de equipos especializados a la región, informó USNI News a principios de 2018.

El diseño del Greyhound, de más de 50 años de antigüedad, será reemplazado por una variante del avión de rotor basculante V-22 Osprey a principios de la década de 2020.

USNI News

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com