La Marina de Estados Unidos adjudica un contrato a HII para la construcción del primer buque LPD Flight II.

El US Naval Sea Systems Command ha adjudicado a la división de contrucción naval de Huntington Ingalls Industries (HII) un contrato por valor de 1.470 millones de dólares para el diseño y la construcción del buque de transporte anfibio LPD 30.

El barco será el 14º en la clase San Antonio y el primer LPD Flight II.

El LPD 30 es la evolución de la plataforma de desembarco que refuerza las necesidades de la Marina y del Cuerpo de Marines en futuras guerras. Utilizando el casco de probada eficacia de la clase LPD 17, el barco de Flight II contará con una cubierta y un hangar de vuelo totalmente capacitados, una cubierta de pozos y las capacidades de vehículos y la carga para apoyar y mantener a más de 500 marines equipados para el combate durante un máximo de 30 días.

Ingalls ha entregado 11 barcos de la clase San Antonio a la Armada y tiene dos más en construcción. El Fort Lauderdale (LPD 28) que se botará en 2020 y se entregará en 2021; y la quilla para el Richard M. McCool Jr. (LPD 29) que se colocará a finales de este año.

El inicio de la fabricación del LPD 30 está programado para 2020.

“Ingalls espera continuar con nuestro sólido legado de proporcionar a las fuerzas navales los buques de guerra capaces y capaces de sobrevivir que necesitan y merecen”, afirmó el presidente de Ingalls Shipbuilding, Brian Cuccias. “El LPD Flight II se basa en la importante inversión que se ha realizado en esta plataforma para mejorar la capacidad y flexibilidad de nuestro equipo desplegado de la Armada y la Infantería de Marina. El LPD 30 aprovechará una línea de producción en caliente y se beneficiará aún más de las inversiones que seguimos haciendo en nuestros astilleros e instalaciones”.

La clase San Antonio, de 684 pies de eslora (208,5 m) y 105 pies de manga (32 m), se utiliza para embarcar y desembarcar a los marines, sus equipos y suministros en tierra a través de aerodeslizadores (Hovercraft) o lancha convencionales y vehículos de asalto anfibios, aumentados por helicópteros o aviones de despegue y aterrizaje vertical como el MV-22 Osprey. Los barcos apoyan a una Fuerza de Tareas Aérea y Terrestre en todo el espectro de operaciones, llevando a cabo misiones anfibias y expedicionarias de control marítimo y proyección de poder para misiones de asistencia humanitaria y de socorro en casos de desastre a lo largo de la primera mitad del siglo XXI.

El LPD Flight II es la opción correcta para la próxima generación de buques anfibios para reemplazar los buques de desembarco de las clases Whidbey Island (LSD 41) y Harpers Ferry (LSD 49). El LPD Flight II es sustancialmente más capaz que las dos clases de barcos anteriores a un precio de coste mucho más asequible.

Huntington Ingalls Industries

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com