La Marina de Estados Unidos emite una velada advertencia a Irán en el Golfo Pérsico.

En una alerta que parecía dirigida directamente a Irán, la Marina de los Estados Unidos emitió ayer martes una advertencia de navegación a los marinos del Golfo Pérsico y el Mar de Arábigo para que se mantengan a una distancia mínima de 100 metros de los buques de guerra estadounidenses o se arriesgarán a ser “interpretados como una amenaza y sujetos a medidas defensivas legales”.

Las acciones habituales que se toman en caso de un encuentro cercano implican alejar la nave del barco que se aproxima, hacer sonar una bocina y disparar bengalas antes de disparar incluso tiros de advertencia. La extraña advertencia sigue a la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el mes pasado de disparar contra cualquier barco iraní que acose a los buques de la Armada.

Un oficial estadounidense, dijo que el nuevo aviso a los marineros no era un cambio en las reglas de enfrentamiento del ejército estadounidense.

Sin embargo, algunos expertos rusos creen que la Marina de EE. UU. parece estar dispuesta a adoptar algunas medidas más drásticas si se ignora su última advertencia.

El Mando Central de las Fuerzas Navales de Estados Unidos, con base en Bahrein, dijo en un comunicado que su aviso estaba “diseñado para mejorar la seguridad, minimizar la ambigüedad y reducir el riesgo de errores de cálculo”.

Es la consecuencia de un incidente ocurrido el mes pasado en el que el Pentágono afirmó que 11 lanchas patrulleras iraníes habían realizado maniobras “peligrosas y de acoso” cerca de seis buques estadounidenses. En un momento dado, los buques iraníes llegaron a menos de nueve metros de uno de los buques estadounidenses, lo que el ejército calificó de “peligroso y provocador”.

Teherán rechazó las acusaciones de Estados Unidos como “historias falsas”, argumentando que fueron los Estados Unidos los que rompieron las regulaciones marítimas en el Golfo Pérsico. El comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), el general Hossein Salami,  ordenó más tarde a las fuerzas navales de la nación que destruyan cualquier buque de guerra estadounidense que amenace la seguridad de los buques iraníes.

El intercambio es solo el último ejemplo de la tensión entre Washington y Teherán, que ha aumentado constantemente desde 2018, cuando Trump se retiró del acuerdo nuclear de Irán de 2015 con seis potencias mundiales y volvió a imponer sanciones paralizantes.

Reuters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com