La Marina de Estados Unidos propone una gran demostración de fuerza para advertir a China.

La Flota del Pacífico de la Armada de los EE.UU. ha elaborado ​​una propuesta clasificada para realizar una demostración global de fuerza como advertencia a China y para demostrar que Estados Unidos está preparada para disuadir y contrarrestar sus acciones militares, según han informado funcionarios de defensa de EE.UU.

El borrador de la propuesta de la Armada recomienda que la Flota del Pacífico realice una serie de operaciones durante una semana en noviembre.

El objetivo es realizar una serie de ejercicios enfocados y concentrados en los que participen buques de guerra, aviones de combate y tropas estadounidenses para demostrar que el ejército puede contrarrestar rápidamente a posibles adversarios en varios frentes.

El plan sugiere que los barcos y los aviones que vuelan cerca de las aguas territoriales de China, en el Mar del Sur de China y el Estrecho de Taiwán, participen en operaciones de libertad de navegación para demostrar el derecho de libre tránsito en aguas internacionales. La propuesta significa que los barcos y aviones estadounidenses operarían cerca de las fuerzas chinas.

Los oficiales de la defensa han destacado que no hay intención de entrar en combate con los chinos.

Mientras el ejército estadounidense lleva a cabo este tipo de operaciones a lo largo del año, la propuesta que se está difundiendo pide que se realicen varias misiones en pocos días.

Si bien un funcionario lo describió como “solo una idea”, es suficiente con que haya un nombre operativo clasificado adjunto a la propuesta, que está circulando en varios niveles de las fuerzas armadas.

Funcionarios estadounidenses reconocen que China a menudo ve estas misiones como provocaciones. También reconocen que la comunidad de inteligencia tendría que sopesar cualquier preocupación sobre las reacciones de China.

El Pentágono se negó a reconocer o comentar la propuesta. “Como el secretario de Defensa ha dicho en innumerables ocasiones, no hacemos comentarios sobre operaciones futuras de ningún tipo”, dijo el teniente coronel David Eastburn, portavoz del Pentágono.

La noticia de la propuesta de la Marina llega pocos días después de lo que el Pentágono ha calificado como un encuentro “inseguro” entre destructores estadounidenses y chinos en el Mar de China Meridional.

La Marina dijo que el destructor chino tipo Lanzhou estaba a 45 yardas (41 metros) del USS Decatur, mientras que el barco estadounidense estaba en una operación de “libertad de navegación” cerca de las islas reclamadas por los chinos.

Los destructores Lanzhou y USS Decatur

Los destructores de 8.000 toneladas de desplazamiento podrían haber estado a pocos segundos de colisionar, dijo Carl Schuster, un ex oficial de la Marina que pasó 12 años embarcado en destructores.

El encuentro de los destructores puso fin a semanas de tensiones entre Pekín y Washington.

A finales de la semana pasada, el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, se retiró de una visita prevista a Pekín para octubre. Mattis originalmente había planeado visitar la capital china para reunirse con altos funcionarios chinos y discutir cuestiones de seguridad.

A principios de semana, el gobierno chino canceló una visita al puerto de Hong Kong del USS Wasp, un barco de asalto anfibio de la Armada estadounidense.

También la semana pasada, bombarderos B-52 de EE.UU. volaron sobre el Mar de China Meridional y el Mar de China Oriental.

A principios de septiembre, Washington impuso sanciones contra el ejército chino por la compra de armas a Rusia, incluidos aviones de combate Su-35 y sistemas de misiles tierra-aire S-400.

Mientras tanto, en el frente económico, los gobiernos de Estados Unidos y China han estado aplicando aranceles a un número cada vez mayor de las exportaciones de cada país.

Mientras que la propuesta para los ejercicios de una semana de duración está siendo impulsada por el ejército de Estados Unidos, su realización durante el mes de noviembre, cuando se celebran elecciones estadounidenses a medio plazo, podría tener implicaciones políticas para la administración Trump si las tropas son desafiadas por China.

La propuesta por ahora se enfoca en una serie de operaciones en el Pacífico, cerca de China, pero podrían extenderse hasta la costa oeste de América del Sur, donde China está aumentando sus inversiones. Si se aprueba la propuesta inicial, las misiones podrían ampliarse al territorio ruso.

La propuesta ha surgido de la Estrategia de Defensa Nacional del Pentágono, que se centra en el creciente desafío militar que plantean los ejércitos chino y ruso. Mattis ha pedido a los comandantes del Ejército encontrar formas innovadoras e inesperadas de desplegar las fuerzas.

Actualmente, el portaaviones USS Harry S Truman está dando el paso inesperado de operar en el Mar del Norte, enviando una señal a Rusia de que las fuerzas militares estadounidenses pueden extender su alcance también a esa zona.

CNN Politics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com