La Marina de los EE.UU. planea una flota no tripulada del tamaño de una corbeta.

La Marina de Estados Unidos está planeando construir una flota de 10 grandes buques de superficie no tripulados (LUSV) del tamaño de una corbeta en los próximos cinco años para ayudar a su principal flota tripulada a completar misiones ‘aburridas, sucias o peligrosas’.

La marina describe sus objetivos para los sistemas en un borrador de solicitud de propuestas de la industria, diciendo: “El LUSV será un buque de alta resistencia, reconfigurable, capaz de acomodar varias cargas útiles para misiones no tripuladas con el fin de aumentar la fuerza de superficie tripulada de la Armada.”

“Con una gran capacidad de carga útil, el LUSV será diseñado para llevar a cabo una variedad de operaciones de guerra de forma independiente o en conjunto con combatientes de superficie tripulados”.

Según un informe del Servicio de Investigación del Congreso, la Marina solicitó 372,5 millones de dólares para la construcción de los dos primeros LUSV como parte de su presupuesto 2020 y un total de 2.700 millones de dólares en los próximos cinco años para cubrir el desarrollo de los 10 LUSV.

El proyecto de solicitud añadía: “El LUSV será capaz de operar de forma semiautónoma o totalmente autónoma, con operadores en el circuito (control remoto) o en el circuito (habilitado a través de la autonomía)”.

El objetivo de la Marina es adquirir dos buques al año hasta 2024 a través de su LUSV.

La solicitud dice: “La Marina prevé que los LUSV que quiere comprar en el año fiscal 2020-2024 sean de 200 a 300 pies de largo (61 a 91 m) y tengan un desplazamiento de carga total de unas 2.000 toneladas, lo que los haría del tamaño de una corbeta”.

También detalla cómo la Marina quiere que los buques sean “barcos reconfigurables de bajo coste y alta resistencia”. 

La Marina quiere que los barcos lleven cargas modulares que les permitan asumir una variedad de misiones. Una misión clave de los buques será la ‘guerra antisuperficie’.

Estos buques serán los buques no tripulados más grandes en servicio con cualquier armada y estarán diseñados para dar cabida a una pequeña tripulación que les permitirá ser tripulados opcionalmente.

La Marina no tiene naves de clase corbeta, pero están operando naves de tamaño similar con el servicio de la Guardia Costera de los EE.UU.

La Marina tiene previsto adquirir un total de 201 embarcaciones no tripuladas durante los próximos cinco años, incluidos 135 vehículos submarinos no tripulados ML-18 Hydroid, 10 UUV pequeños / medianos, tres UUV de gran diámetro y nueve UUV extragrandes.

La Marina está buscando la tecnología LUSV junto con armas de energía dirigida, inteligencia hipersónica y artificial como parte de un esfuerzo para hacer frente a las amenazas emergentes como la de China.

Harry Lye

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com