La Marina de los Estados Unidos envía discretamente al Pacífico el portaaviones USS Essex cargado con F-35.

La Armada de los EE.UU. ha roto con su tradicional costumbre de informar de los despliegues que realiza con el avión F-35 enviando reservadamente el portaaviones USS Essex al Pacífico Occidental con su cubierta llena de aviones de combate de sigilo, y esto, podría ser un cambio de estrategia en la forma de actuar con sus adversarios más difíciles.

Cuando el USS Wasp se convirtió en el primer portaaviones de plataforma pequeña en realizar el despliegue inaugural con los F-35B del Cuerpo de Marines, los medios de comunicación se hicieron eco de ello estando presentes en el acto de la partida del buque. Ahora la salida silenciosa del Essex ha marcado un cambio en la tradición, rompiendo su protocolo habitual y anunciando el despliegue sólo después de que el barco partiera, según señala USNI News.

La Marina despliega regularmente barcos de guerra como portaaviones de plataforma pequeña y de gran tamaño para patrullar por todo el mundo, pero solo ha desplegado dos veces barcos de este tipo.

El F-35 se ha convertido en el sistema de armas más caro de la historia, y se ha ganado su buena cuota de críticas a medida que los costes se dispararon y los plazos se incumplían. El F-35B del Cuerpo de Marines está diseñado para aterrizar verticalmente y despegar de pistas cortas, como un barco de asalto anfibio, y reemplazará al AV-8B Harrier en misiones de ataque terrestre y aéreo; El F-35C de la Marina, a diferencia del de los Marines, tiene entre otras muchas cosas, un gancho de cola para agarrar el cable que lo detiene y aterrizar en los portaaviones.

Obviamente, el ejército de Estados Unidos siempre ha mostrado sin problema los aviones que consideran como una revolución en el combate debido a su diseño de sigilo con sensores y controles avanzados, pero en esta ocasión, seguramente por el cometido de la misión, han optado por saltarse de golpe las relaciones públicas a cambio de algo más operativo.

Según informaron las fuentes a USNI News, la Marina quiere ahora cambiar las expectativas de los medios de comunicación con respecto a los despliegues de barcos en el Pacífico.

Por lo general, el ejército estadounidense se enorgullece de dar a conocer los despliegues de buques y, a menudo, afirma que las movilizaciones de sus barcos se realizan de forma apolítica y con meses de anticipación, pero insistir en cierto nivel de secreto, lo delata.

¿Qué tiene que esconder la Marina de los Estados Unidos en el Pacífico?

Estados Unidos tiene grandes adversarios en el Pacífico, principalmente China y, en menor medida, Corea del Norte.

Tiene sentido que con el diálogo en curso con Corea del Norte, EE.UU. quiera calmar los grandes despliegues en el Pacífico occidental, y un despliegue de alto perfil con aviones invisibles podría asustar seriamente a Corea del Norte.

Pero es la Armada de China la que representa la mayor amenaza para EE.UU., y posiblemente la razón por la que Estados Unidos se mantiene callado.

Cuando el USS Ronald Reagan, el portaaviones estadounidense desplegado en Japón, patrullaba el Mar del Sur de China, que China afirma unilateralmente como suyo, desafiando el derecho internacional, Estados Unidos dijo muy poco al respecto. 

Estados Unidos usa su Marina para desafiar las reclamaciones marítimas chinas, a favor de docenas de naciones del mundo que utilizan esas zonas para sus tránsitos en lo que se denomina “operaciones de libertad de navegación”. Básicamente, si un país reclama una cantidad excesiva de territorio marítimo, los EE.UU. navegan un destructor por la zona  para señalarles que sus reclamaciones no son reconocidas.

China detesta estas patrullas como un desafío a su soberanía, y las convierte en un gran problema. Para los EE.UU., lógicamente es mejor que los desafíos a las afirmaciones de China sean la norma, y ​​no una noticia. Algunos observadores han especulado que Estados Unidos quiere enviar un mensaje a los líderes militares de China sin publicidad.

Al mantener en secreto los despliegues de alto perfil en el Pacífico, EE.UU. podría estar señalando que se está preparando para devolver el balón a la cancha de China con un control militar de alta calidad que lo vigila.

Alex LockieBusiness Insider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com