La ministra de defensa alemana quiere una decisión rápida sobre el reemplazo del avión Tornado.

Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra alemana de defensa, declaró el martes que tenía la intención de decidir lo antes posible el próximo año cómo reemplazar la envejecida flota alemana de aviones de combate Tornado para evitar que se pierda la capacidad de Alemania de llevar a cabo misiones para la OTAN.

La ministra, líder de los Demócratas Cristianos de la canciller Angela Merkel, afirmó que trató el tema con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, durante su primera visita oficial a Washington desde que asumió su nuevo cargo como ministra de defensa.

En enero, Alemania decidió elegir entre el Eurofighter, construido por Airbus, BAE Systems y Leonardo SpA, y el caza F/A-18 de Boeing, dejando al caza F-35 de Lockheed Martin fuera de una licitación por valor de miles de millones de euros.

Sin embargo, ni el F/A-18 ni el Eurofighter están certificados actualmente para portar armas nucleares estadounidenses, como lo exigen las obligaciones de Alemania con la OTAN. Alemania está pidiendo a Washington que explique en detalle lo que se necesita para obtener la certificación de esos aviones.

“Mi objetivo es que tomemos decisiones claras lo más rápidamente posible el próximo año, por lo que no hay un período de tiempo en el que no haya una solución razonable para reemplazar la flota Tornado”, dijo Kramp-Karrenbauer a los periodistas.

Aseguró que trabajará estrechamente con Esper sobre el tema en los próximos meses. Pero los expertos dicen que podría llevar años obtener la certificación de los nuevos aviones para llevar armas nucleares, y el coste de mantenimiento de los aviones actuales está aumentando rápidamente.

Kramp-Karrenbauer dijo que también tuvo una discusión franca con Esper sobre el rechazo de Alemania al F-35 como un posible reemplazo para los aviones Tornado, dada la preocupación de que podría impedir el trabajo en un avión de combate franco-alemán de próxima generación.

“Dejamos claro que el Futuro Sistema Aéreo de Combate con los franceses fue una de las razones por las que tuvimos que buscar otras soluciones”, comentó cuando se le preguntó si descartaba echarle otro vistazo al F-35.

Los funcionarios de Lockheed esperaban que Alemania pudiera reconsiderar su decisión después de la partida de la ex ministra de Defensa, Ursula von der Leyen.

El ministerio de defensa alemán estimó en el mes de abril que costaría casi 9.000 millones de euros mantener a sus 93 aviones Tornado, que entraron en servicio por primera vez en 1983, volando hasta 2030.

De los aviones Tornado de Alemania, 85 son operados por la Luftwaffe, o la fuerza aérea, pero no todos están equipados para llevar armas nucleares. El resto de los aviones se utilizan para entrenamiento.

Reuters

Deja un comentario

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com