La misión de la policía aérea del Báltico continúa a pesar del COVID-19.

Un ejemplo de que los Aliados están cumpliendo la misión puede verse en la Base Aérea de Siauliai, Lituania, donde desde septiembre de 2019, se ha desplegado un destacamento de F-16 de la Fuerza Aérea belga para salvaguardar el espacio aéreo del Báltico, y continúa haciéndolo en tiempos del COVID19.

Las misiones y operaciones aliadas, como la misión de vigilancia del aire del Báltico, continúan bajo el coronavirus, aunque con las medidas preventivas pertinentes para proteger al personal y asegurar la ejecución y el cumplimiento de la misión.

Desde principios de septiembre de 2019, está desplegado un destacamento de 60 efectivos de la Fuerza Aérea Belga y sus aviones de combate F-16 en la misión principal de la OTAN para la vigilancia del Báltico desde el aire. Están en estado de alerta las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para salvaguardar el espacio aéreo en la región del Báltico mediante el lanzamiento de sus aviones de combate en cuestión de minutos cuando el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas de la OTAN en Uedem, en Alemania lo considera necesario.

En las costas del mar Báltico, estos acontecimientos suelen implicar que los aviones de la Fuerza Aérea de la Federación Rusa vuelen sobre aguas internacionales desde y hacia el enclave ruso de Kaliningrado. Estos vuelos son de interés para la Alianza y, a menudo, no cumplen con las normas internacionales de aviación. Por lo tanto, desencadenan una respuesta de la OTAN.

El destacamento belga ha realizado más de 25 interceptaciones de este tipo escoltando profesionalmente a 40 aviones rusos en su vuelo a lo largo de las fronteras de la OTAN. En total, los pilotos, la tripulación de tierra, los encargados del mantenimiento y los controladores, así como el personal de apoyo, han facilitado 200 misiones, tanto para la formación como en caso de alertas reales.

Mientras tanto, el destacamento belga ha impuesto una cuarentena estricta para prevenir las infecciones por COVID19. “Nos quedamos en nuestras habitaciones de hotel y solo salimos para ir a trabajar”, dijo Wendy, la oficial de comunicaciones del destacamento. “Nos dirigimos directamente a nuestras respectivas áreas de trabajo y aquí, también, mantenemos estrictamente nuestra distancia; y aun así, nuestras operaciones continúan”.

Solo la semana pasada, el F-16 del destacamento tuvo que ser lanzado tres días consecutivos para responder a los aviones rusos, subrayando la constante vigilancia de la OTAN y la preparación táctica.

“La mejor manera de protegernos de la infección es evitar cualquier contacto con el mundo exterior”, dijo el comandante del destacamento. “Tenemos un colega que hace nuestras compras y cumple con todas las restricciones vigentes. En realidad, ya aplicamos estas medidas antes de que Bélgica declarara el bloqueo. Todos los reemplazos de personal planificados han sido puestos en espera y estoy orgulloso de decir que mi personal es tan flexible que podemos continuar cumpliendo nuestra importante misión de la OTAN hasta el final”, declaró.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com