La pregunta que se hace la Armada rusa: ¿es hora de renunciar a los portaaviones?

Qué hará Moscú ahora que su único portaaviones acaba de sufrir un nuevo percance? 

El fuego a bordo de un barco es un momento muy peligroso. A nadie que haya servido a bordo de un barco y haya sido testigo de los peligros de operar una caja de metal repleta de cosas inflamables y explosivos en medio de los desechos salados del mar son situaciones de broma. Incluso los posibles enemigos merecen compasión, no burlas. El jueves, se informó que el portaaviones Almirante Kuznetsov, la única plataforma plana de Rusia, estaba en llamas en su lugar de atraque en Murmansk mientras se realizaban trabajos de reparación. 

Evidentemente, el portaaviones sufrió lo que los servicios marítimos de Estados Unidos llaman un incendio de “clase B”, una conflagración alimentada por líquidos inflamables. Un incendio de clase B en un compartimiento de ingeniería de propulsión, se encuentra entre los cataclismos más temidos que pueden ocurrirle a un barco. 

El fuego no exime a los servicios marítimos.

Sin embargo, las catástrofes a bordo son instructivas, por muy tristes que sean, y los problemas del Kuznetsov no son una excepción. Puesto en servicio durante la última Guerra Fría, se trata de un barco de guerra envejecido. La antigua Armada soviética estaba oxidada en sus amarres durante la primera década de su vida útil, cuando Moscú tenía muy poco dinero para pagar a los marineros, y mucho menos para mantener o mejorar sus equipos. El buque, además de muy deteriorado, es muy poco fiable desde el punto de vista de la ingeniería. En su mejor día de navegación es visible a muchas millas por sus grandes columnas de humo negro.

Y a todas luces, el Kuznetsov  siempre ha sido un barco con mala suerte. Durante sus raros períodos de navegación, el buque ha estado acompañado de un remolcador por si se rompía. El envío preventivo de asistencia en la mar ya es un voto implícito de la desconfianza del almirantazgo hacia el buque. El año pasado, el dique seco donde se reparaban las calderas del buque, el único muelle ruso de este tipo donde puede ser reparado, se hundió debajo de él por la caída de dos grúas, dejando a los analistas occidentales la duda de si este buque tenía algún futuro.

La conclusión a la que han llegado los expertos, es que el Kuznetsov, es un activo inútil. ¿Por qué entonces no desmantelarlo e invertir los ahorros en buques de guerra modernos en lugar de tirar el dinero en vano?

La respuesta tiene menos que ver con la guerra naval que con el honor y la fama nacional. Destacan dos razones. La primera, es que el Almirante Kuznetsov es el único portaaviones de Rusia. Si se retirara, Moscú quedaría fuera del negocio de la aviación aérea por primera vez en décadas, lo que supone un revés intolerable en su intento de hacer que Rusia vuelva a ser grande. Hay un carácter circular en este razonamiento. Los patriotas rusos son muy conscientes de que las grandes potencias operan portaaviones; Rusia quiere ser conocida como una gran potencia; por lo tanto, su armada necesita estos buques.

Cada miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU despliega al menos un buque de superficie plana. La India, Brasil, Japón… países que Moscú considera como iguales o inferiores operan flotas de transporte de un tipo u otro. La Armada rusa, por lo tanto, debe desplegar su propio contingente de portaaviones para que la nación no sea degradada a un estatus de segunda clase, o peor. El Almirante Kuznetsov es el único casco plano disponible en la Marina y, por tanto, tiene un valor superior. Es como un talismán de la destreza rusa en alta mar.

Separarse de él es difícil, sin importar sus defectos materiales.

En segundo lugar, el buque lleva el nombre de una figura sagrada de la historia marítima rusa, el almirante de flota Nikolay Kuznetsov. Entre los logros del almirante estaba la preparación de la Marina Soviética para el ataque alemán en 1941. Kuznetsov procedió en contra de las instrucciones del alto mando. Como resultado, la armada fue el único servicio en pie de combate durante el ataque alemán y le fue bien. Retirar el buque después de un desastre sería como retirar su legado en circunstancias vergonzosas.

La Flota imperial de Alemania se consideró durante un tiempo como una “flota de lujo”. El Kaiser Wilhelm II, invirtió grandes sumas de dinero en acorazados blindados a pesar de que el Reich, una potencia continental natural, tenía poca necesidad de una flota de tal tamaño. Un lujo es algo de importancia secundaria por definición, pero al convertirlo en un emblema político, histórico o cultural, le otorga una importancia enorme para la nación.

El Kaiser y sus comandantes utilizaron la idea de una gran flota para reunir el sentimiento popular detrás de una gran aventura imperial. Habiendo prometido a la gente común tal aventura y sus recompensas, la oficialidad se comprometió a seguir invirtiendo recursos en la construcción de buques de guerra, incluso cuando los peligros se acumulaban a lo largo de las fronteras terrestres de Alemania durante los años anteriores a la Primera Guerra Mundial. Esos recursos podrían haber ido al ejército. Podrían haber ido a reforzar otras armas poco atractivas, pero más útiles, al Kaiser y su imperio. Sin embargo, hay costes que van con la dignidad y el orgullo nacional.

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética se convirtió en una potencia marinera de considerable reputación. Moscú ha hecho de la recuperación de la grandeza rusa su proyecto. Para cumplir con ese proyecto, debe preservar y reconstruir la reputación náutica de la nación, incluso a través de la aviación naval. En resumen, el liderazgo puede tomar decisiones de diseño de flota que tienen poco sentido desde un punto de vista estratégico o presupuestario.

Es cierto que los líderes rusos están muy preocupados por restaurar el brillo de la reputación de la Armada rusa y, por lo tanto, obsesionados con su portaaviones. Pero no es raro que los líderes nacionales de cualquier país enreden el honor nacional con los sistemas de armas. La analogía estadounidense más cercana al Kuznetsov sería decidir extender la vida útil del USS Nimitz (CVN-68), de propulsión nuclear, a un futuro indefinido.

El Nimitz representó lo más grande de la marina americana cuando debutó en la década de 1970; al igual que el Kuznetsov, representan un gran nombre. Parecería que una lógica similar podría llevar a las administraciones presidenciales a mantener el barco más allá de los cincuenta años de vida útil que la Marina de Estados Unidos espera obtener de él. ¿Alguna administración haría eso? Existen dudas.  Piensen en las nuevas plataformas de la Armada de Estados Unidos que han absorbido grandes recursos económicos exagerados: buques de combate litorales,  cazas de ataque conjunto F-35C, portaaviones de nueva generación USS Gerald Ford…

Los jefes del Pentágono se han aferrado ferozmente a estos programas incluso cuando sus problemas iban en aumento. Al igual que el Almirante Kuznetsov, cada programa es el único programa de la nación para una misión en particular. Y, al igual que Moscú lo ha hecho con el Kuznetsov, Washington ha puesto en juego su reputación, y su credibilidad como potencia marítima mundial, en hacer que estos programas funcionen. Una lógica estratégica y presupuestaria estricta puede no ser la norma en ninguna de las dos capitales. Vale la pena reflexionar antes de hacer  bromas con el destino del Kuznetsov y su tripulación.

James Holmes

7 thoughts on “La pregunta que se hace la Armada rusa: ¿es hora de renunciar a los portaaviones?

  • el 15 diciembre, 2019 a las 15:08
    Permalink

    Claro no lo desmantelan por que ven otros países como Francia que tiene el Charles de Gaulle y hace poco le hicieron mejoras sin ningún problema y no quieren hacer el ridículo como que ellos no pueden y todo por competir con USA que le lleva casi 16 veces su PIB teniendo Rusia un PIB menor a el de Italia. Y Rusia ve a países inferiores a cuales? Japón por ej? Militarmente quizás y dado las circunstancias de japon luego de la segunda guerra mundial pero Japón si quisiera tuviera de todo por que más desarrollado y con mejor economía que Rusia es.

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2019 a las 15:43
    Permalink

    O sea, seguiremos viendo mas fallos provenientes de esa cafetera? Cool!

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2019 a las 17:42
    Permalink

    Se les quema el unico portaaviones que tienen. Si muy apenas pueden con uno.

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2019 a las 18:43
    Permalink

    Lo mismo le pasó a la Argentina con el portaviones 25 de mayo

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2019 a las 21:42
    Permalink

    Esla hora de renunciar al belicismo, y a sostener a los criminales lideres orientales, es la hora de renuncair al enfrentamiento que los esta destruyendo, es la hora de eliminar la mafia enquistada en su pais, desde la deportiva hasta la politica, es la hora de dar de comer a su pueblo y hacer que la economie comience a despegar…etc etc..

    Respuesta
  • el 16 diciembre, 2019 a las 12:43
    Permalink

    Vender esa chatarra a los chinos y con el dinero modernizar o hacer nuevos cruceros, fragatas, etc.
    Eso sería lo mejor que podrían hacer los ruskis!

    Respuesta
  • el 29 diciembre, 2019 a las 13:16
    Permalink

    Me gustaría saber porque no ponen la noticia del incendio ocurrido en el destructor norteamericano USS Oscar Austin de la clase arleigh burke durante las tareas de mantenimiento el pasado 10 de noviembre en el astillero BAe de Norfolk y dicho incendio provoco que la embarcación se quede en dique hasta 2022? o la noticia del incendio ocurrida en el buque de asalto anfibio USS Iwo Jima de la US NAVY sufrió un incendio que duró más de 5 horas y que provocó 11 heridos, dicho incendio sucedio el dia 15 de noviembre, es decir 5 días después?, o el recién pasado 28 de diciembre en donde se incendio el barreminas USS Champion mientras estaba atracado en la base naval en San Diego. 2 personas resultaron heridas?. En todos los paises del mundo ocurren accidentes, tan simple como eso.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com