La producción del Rafale se mantiene estable.

En los mercados militares, el avión de combate Rafale de la compañía Dassault Aviation está llenando constantemente las órdenes de exportación en su cartera de pedidos. El gobierno francés ha pedido 180 Rafales hasta la fecha, de los cuales aproximadamente 152 se han entregado hasta finales de 2019. Actualmente, el gobierno planea aplazar las entregas de Rafales hasta finales de 2021. Las entregas del resto de los aviones pedidos se reanudarán en 2022, salvo que haya un cambio de planes. A pesar del aplazamiento francés, la producción ha aumentado para satisfacer la demanda de exportación.

En 2019 se completó un pedido de 24 aviones para Egipto. A este le seguirá un segundo pedido de exportación de 24 aviones para Qatar. El estado de Qatar ordenó 12 aviones más en diciembre de 2017. Las entregas de los 36 aviones cataríes concluirán alrededor de 2022.

Por último, la India acordó hacer un pedido de 36 aviones construidos en Francia en un acuerdo de gobierno a gobierno. Se prevée que las entregas se extiendan hasta el 2022. Mientras tanto, la compañía Dassault continúa apostando por Nueva Delhi, ya que  la India está iniciando un tercer concurso para adquirir 110 cazas para su Fuerza Aérea.

El éxito del Rafale, aunque tardío, no es sorprendente si se tiene en cuenta la sólida reputación de los antiguos aviones de Dassault en el servicio de exportación. Entre los diversos cazas Mirage (2000, 5, 50, F1, III y IV), ha habido 26 operadores nacionales, con un inventario mundial de 845 aviones. No es casualidad que la India, Qatar y Egipto sean clientes que regresan a la marca de los avines de combate de Dassault. La adquisición fiable por parte de Francia de las piezas de reparación, el mantenimiento y las actualizaciones necesarias ha consolidado una base de clientes leales entre esos 26 operadores nacionales.

No obstante, las oportunidades de exportación están disminuyendo para el avión. Aunque no fue algo inesperado, la compañía perdió dos importantes concursos de larga duración para suministrar cazas Rafale a Bélgica y Canadá. Ahora se está pendiente del concurso en Suiza, cuya selección se espera para el 2020.

Por otro lado, el Ministerio de Defensa de Francia puede continuar adquiriendo aviones hasta llegar a 225 Rafales. Un pedido adicional de 45 aviones, más allá de los 180 pedidos inicialmente, permitiría al país sustituir los aviones de combate heredados de su antigua flota. Con el nuevo programa del Sistema Aéreo de Combate del Futuro (Future Combat Air System) en las etapas iniciales de desarrollo, es probable que el gobierno francés continúe financiando la producción del avión hasta la década de 2030.

La empresa, junto con su socio Airbus, es un contratista clave en el Sistema Futuro de Combate Aéreo (FCAS) de Europa, que está previsto que complemente y finalmente sustituya a la actual generación de aviones de combate Eurofighter de Alemania y España, y los Rafale de Francia entre 2035 y 2040. El programa dio otro paso adelante en 2020, cuando Francia y Alemania adjudicaron el contrato de la Fase 1A, que lanza la fase de demostración del FCAS.

Los funcionarios de la industria han subrayado la importancia del programa para mantener una capacidad de producción de aviones militares autóctonos. Se espera que la Fase 1B, que requerirá una inversión estimada de 1.000 millones de euros, se enfrente a una dolorasa politización a la luz de las actuales condiciones económicas. Sin embargo, el temor a un resurgimiento de Rusia puede ser suficiente impulso para mantenerla en marcha.

Forecast International

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com