La segunda rotación de helicópteros del ejército español en Irak, entra en escena.

El segundo contingente español de helicópteros desplegado en Irak ha comenzado a realizar sus primeros cometidos en zona de operaciones, en el marco de la Operación Inherent Resolve (OIR). Los militares españoles seguirán trabajando codo con codo con la 35 Brigada de aviación de combate estadounidense. Su misión es la de continuar apoyando a las fuerzas de seguridad iraquíes en la estabilización del país, contribuyendo a la derrota definitiva del Daesh.

La nueva unidad está formada en su gran mayoría por personal del Batallón de Helicópteros de Transporte V (BHELTRA V, con base en Madrid) y del Batallón de Helicópteros de Maniobra IV (BHELMA IV, con base en Sevilla). Para cumplir con las tareas asignadas cuentan con los helicópteros Cougar AS-532 y Chinook CH-47D.

Un CH-47D Chinook español despega en misión sobre territorio iraquí.

El acto de relevo ha tenido lugar en la Base Camp Taji y ha estado presidido por el coronel Charles Hausman, jefe de la 35 Brigada de Aviación de Combate estadounidense. En el acto ha estado presente el general Carlos Prada Larrea (jefe de la Task Force Besmayah y militar español con mayor rango desplegado en Irak), así como distintas autoridades civiles y militares. El comandante Miguel Sánchez Sánchez asume el mando de la Task Force Toro, relevando a la comandante Gala Gallego Soro. 

El segundo contingente de la Aviación del Ejército Español llegó a Irak para asumir las operaciones de transporte aéreo a las tropas de la Coalición contando para ello con los helicópteros pesados Chinook CH-47D y dos de transporte medio Cougar AS532, integrados en la 35 Brigada de Aviación de combate del Ejército de EE.UU.

Un AS-532 Cougar español en la base de Taji, a 27 kilómetros de Bagdad. 

El coronel Charles Hausman, comandante de la 35 Brigada ha dicho en el acto de despedida de la primera rotación española: “La participación de la Task Force Toro española, ha aumentado  nuestra capacidad de carga pesada del ala giratoria en un tercio. Su actitud participativa de “sí se puede” y su empuje para cumplir con la misión han tenido un impacto altamente positivo en nuestras operaciones de aviación. Son una gran parte del equipo en el que podemos confiar para cumplir la misión”, ha señalado Hausman.

La unidad especializada de helicópteros españoles que formó la primera rotación Task Force Toro ha estado compuesta por un combinado de personal y recursos de diferentes compañías de toda España.

“Hay personas aquí de diferentes unidades dentro de España”, dijo la comandante Gala Gallego, comandante al frente del Grupo de trabajo Toro. Su unidad es de Sevilla, las otras unidades de soldados que conforman el grupo de trabajo son de Madrid y Ciudad Real. 

Entrega del guión de la TF Toro a la segunda rotación (foto: mde.es)

Uno de los primeros desafíos ha sido comunicarse activamente a pesar de las barreras del idioma. Todas las operaciones realizadas sobre el terreno se realizan en inglés. Los pilotos españoles asignados a la Fuerza de Tareas Toro tienen diferentes niveles de fluidez para hablar y entender el inglés. Esto ha supuesto un reto para poder comunicarse eficazmente con los operadores de control de tráfico aéreo, lo que también ha sido un reto a la hora de llevar a cabo misiones conjuntas con otras aeronaves que estaban siendo pilotadas por pilotos estadounidenses.

Gallego reconoció este reto desde el principio y puso en marcha programas de trabajo especiales para los pilotos basados en las habilidades lingüísticas de cada uno. Decidió integrar personal en las misiones como traductores para que los pilotos que no podían hablar bien el inglés pudieran contribuir a las misiones. La propia comandante también volaba helicópteros en misiones cuando era necesario, lo que ayudaba a otros pilotos a mantener los horarios de descanso requeridos.

Fuerzas estadounidenses despiden a la comandante Gallego (foto: mde.es)

La Fuerza de Tarea Toro ha tenido otros desafíos, como el calor del desierto en verano, que alcanzó temperaturas de más de 50 grados dentro de las cabinas de sus helicópteros además de la arena y el polvo del desierto.

A pesar de todos los desafíos, y teniendo solo una pequeña cantidad de plataformas Cougar AS-532 y Chinook CH-47D, la Task Force Toro ha sabido adaptarse con éxito a los requisitos y demandas del conjunto de misiones CJTF-OIR.

En menos de seis meses las fuerzas españoles han completado más de 150 misiones. En estas misiones se han volado más de 700 horas, se han transportado a más de 5.100 soldados y personal civil y se han movido más de 160.000 kilos de carga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com