La sociedad pública española Navantia se queda fuera de la propuesta de construir fragatas para Canadá.

El grupo formado por BAE Systems y Lockheed Martin resultan los elegidos para la construcción de las futuras fragatas basándose en el diseño Tipo 26 del Reino Unido.

Canadá ha elegido finalmente a un equipo liderado por la compañía británica BAE Systems y la multinacional de origen estadounidense Lockheed Martin, como “proveedor preferente” para un contrato potencial por valor de más de 45.000 millones de dólares para construir nuevas fragatas para la Marina Real Canadiense. Los dos principales contratistas de defensa habían presentado una propuesta centrada en el diseño del Buque de Combate Global tipo 26 de BAE, que ya está construyendo para las Armadas del Reino Unido y Australia.

El viernes 19 de octubre, Public Services and Procurement Canada ( PSPC ), el brazo administrativo y de servicios internos del gobierno canadiense, e Irving Shipbuilding, una empresa canadiense que en realidad construiría los barcos, anunciaron la decisión en declaraciones separadas. BAE y Lockheed están ahora preparadas para negociar los términos específicos del acuerdo, que cubrirían la construcción de 15 fragatas y los equipos y servicios asociados.

El proyecto canadiense Surface Combatant es la adquisición más grande y compleja jamás realizada por el Gobierno de Canadá, dijeron las autoridades. “Estos barcos formarán la columna vertebral de nuestra Marina y serán el mayor componente de superficie del poder de combate marítimo de Canadá en las próximas décadas”.

Características básicas en el Type 26 para la Royal Navy, algunas de las cuales se trasladarán a los barcos canadienses.

BAE y Lockheed vencieron a otras dos ofertas presentadas, una de Alion Science and Technology con sede en Estados Unidos, a través de su filial Alion Canadá, y la otra por el equipo formado por Navantia en alianza con Saab Australia y CEA Technologies. La compañía Alion había propuesto un diseño basado en la fragata holandesa  de clase De Zeven Provinciën. Navantia ofreció un barco derivado de la fragata Cristóbal Colón de la Armada española , la última de las fragatas de clase Álvaro de Bazán, que presentaba diferencias significativas respecto a las cuatro primeras.

Las fragatas Type 26s que BAE está construyendo para la Royal Navy, también conocida como City- class, y las versiones modificadas que entregará a la Marina Real Australiana, son barcos multipropósito. Se supone que los nuevos barcos  sustituirán a las 12 fragatas de clase Halifax existentes, que la Real Armada Canadiense recibió en la década de 1990 y son los únicos grandes barcos de superficie en la actualidad. 

El armamento principal en los buques británicos ofrecidos por el consorcio anglo-estadounidense, se compone de 24 celdas del sistema de lanzamiento vertical (VLS) para el misil tierra-aire Sea Ceptor de la empresa europea MBDA y otras 24 celdas Mk 41 (VLS). Estos últimos sistemas pueden acomodar varios tipos de armas, incluyendo misiles RIM-162 (ESSM) o misiles de crucero Tomahawk Land Attack Missile (TLAM), entre otros.

Finalmente un acuerdo en el Tipo 26 de Canadá, podría beneficiar un aumento significativo en las capacidades sobre las Halifax, que en la actualidad pueden transportar 16 ESSM y ocho misiles antibuques Harpoon . 

Fragata FFH 337 tipo Halifax HMCS Fredericton.

Los diseños existentes del Tipo 26 también tienen Sistemas de Armas Cercanas (CIWS, por sus siglas en inglés) fabricados en Estados Unidos para la defensa cercana contra misiles, así como varios cañones automáticos y ametralladoras más pequeñas para la defensa personal. Los barcos tienen sonares fijos y remolcados para trabajos antisubmarinos, pero dependen en gran medida de un helicóptero  -en el caso de Canadá-, este sería un Sikorsky CH-148 Ciclón, que puede volar desde una cubierta de vuelo en la popa para rastrear y atacar a esos oponentes con torpedos.  La cabina de vuelo también podría albergar en el futuro aeronaves no tripuladas, con capacidad de despegue y aterrizaje vertical.  

Las nuevas fragatas, además, contarán con un conjunto de sensores mejorado, incluido un radar de búsqueda aérea y marítima más avanzado y moderno, en comparación con las Halifax. BAE está suministrando su propio radar Artisan 3D para los barcos del Reino Unido, pero es demasiado pronto para decir si los canadienses elegirían esta opción.

Reproducción artística de una futura fragata de la clase Hunter de la Marina Real de Australia.

El diseño del Tipo 26 utiliza una configuración de propulsión combinada diésel-eléctrica o de gas, o CODLOG, que combina motores diésel y turbinas de gas en un solo sistema de producción de energía. 

El gobierno canadiense espera adjudicar formalmente el contrato para comprar el Tipo 26 en el 2019 y que la producción de los barcos comience a principios de 2020. Por el momento no hay fecha prevista para recibir el primer barco.

Joseph Trevithick

7 comentarios sobre “La sociedad pública española Navantia se queda fuera de la propuesta de construir fragatas para Canadá.

  • el 21 octubre, 2018 a las 20:11
    Permalink

    Lamentablemente se veía venir. Parece que tras el concurso de Australia, la vinculación político- económica de los países commonwealth con el Reino Unido se ha demostrado de gran alcance en estos convulsos momentos de Brexit.
    Seguramente me equivoce, pero no veo a BAE con capacidad para atender las necesidades de producción de tantas fragatas de un modelo que aún no existe y en 3 países diferentes.
    Por otra parte, también Navantia debe hacer autocrítica y ver por qué no ha logrado calar más con un producto probado y de reconocida capacidad. Quizás tanto vaivén político en su presidencia no ha ayudado mucho a vender estabilidad y confianza empresarial.
    En fin, aún queda el concurso de USA…

    Respuesta
  • el 23 octubre, 2018 a las 09:52
    Permalink

    Te doy toda la razón, también me pregunto de que habló Pedro Sánchez recientemente en Canadá, aparte de hacerse fotos y firmar acuerdos en materia de violencia de género, esta claro, tema defensa es tabú para este gobierno y defender los intereses industriales españoles no les pone, veremos al final que pasa con las corbetas para Arabia Saudita.

    Respuesta
  • el 23 octubre, 2018 a las 16:23
    Permalink

    Bueno aqui no se trata de que barco es mejor, ni cual es mas beneficioso para la defensa canadiense, esta es una decisión politica. Comprar algo que todabia no esta probado en lugar de algo mas que contrastado y de similares carracteristicas es algo que roza casi el ridiculo, pero los anglos mueven mucha pasta y muchos intereses.

    Respuesta
  • el 23 octubre, 2018 a las 17:34
    Permalink

    Bueno, el comprar algo “sobre plano” no es tan raro. Si no recuerdo mal, cuando Australia eligió a Navantia para sus LHD, nuestro Juan Carlos I aún no había sido terminado. Y pese a ello lo eligieron por encima del probado Mistral francés.
    Lo que sí es mosqueante es que parecen evidentes las presiones políticas a la hora de resolver ambos concursos.
    Se dice que BAE ha estado sembrando cizaña contra la empresa española en Australia desde hace tiempo (recordemos cómo la acusaban de los fallos de sus LHD el año pasado, por ejemplo), y probablemente también hayan trasladado descrédito en Canadá hacia Navantia.

    La verdad es da envidia la influencia que aún tienen los british sobre sus antiguas colonias. Nosotros podríamos tener una relación parecida con la mayoría de países latinoamericanos, pero qué va…

    Respuesta
  • el 23 octubre, 2018 a las 22:17
    Permalink

    El último comentario hace referencia a un tema crucial, la relación de UK con las ex colonias, realmente muy buena. Para ejemplarizar la insesatez de la burda comparación del pasado colonial Español y Británico, nada que ver. España sólo sembró terror, alentó las rencillas internas y se llevó todo lo que pudo y más.

    Respuesta
  • el 24 octubre, 2018 a las 02:18
    Permalink

    Ya estamos con la demagogia extremista y autolesiva de siempre: “España sólo sembró el terror, etc, etc.”
    Sí, los españoles siempre hemos sido de lo peor, unos demonios que sólo hacíamos cosas malas y dejamos el continente americano hecho un erial.
    Los británicos o portugueses en cambio, iban repartiendo oro, abrazos y flores por donde pasaban…
    Seamos serios y dejémonos ya de echarnos mierda encima gratuitamente. Se cometieron crímenes, abusos e injusticias. Sí, y nunca faltará quien lo grite a los cuatro vientos. Pero de eso tampoco se quedaron cortos los ingleses.
    Lo cierto es que tendemos a obviar los aspectos positivos del descubrimiento y conquista de América y del posterior periodo colonial, que son muchos. Pero lo peor, es que ingenuamente tendemos a juzgar con criterios actuales actos de otras épocas.
    Saludos

    Respuesta
  • el 24 octubre, 2018 a las 09:47
    Permalink

    La “masacre” provocada por la llegada de los españoles, quiero recordar que en la inmensa mayoria fue provocada por la viruela y la gripe, no intencionadamente, que no siempre eran recibidos con los brazos abiertos, que en esa supuesta america precolombina en paz y armonia se practicaban los sacrificios humanos, que tanto incas, mayas, toltecas, etc exterminaron a pueblos vecinos más débiles. En aquella época acaso había paz en Europa? La guerra de los 30 años por ejemplo, en ese contexto normal que combatieran, pero de genocidio nada de nada, la pacífica e ideal Bélgica en el siglo pasado exhibía en zoológicos a africanos, informaros de los crimenes cometidos en el Congo belga, los territorios americanos se incorporan al reino de España como la España de ultramar, no colonias, leer las leyes de Burgos, os sorprenderán los derechos que España otorgó a los americanos, otra cosa es que evidentemente no siempre se cumplieran….

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com