La solicitud de presupuesto de la Marina para el año fiscal 2019, retrasa al MQ-25A Stingray hasta mediados de la década de 2020.

El proyecto del tanque aéreo de reabastecimiento no tripulado Stingray de la Marina estadounidense MQ-25A, anteriormente descrito como un programa de adquisición rápida por el propio departamento, ahora no se integrará al ala aérea embarcada hasta el 2026, informaron el lunes las autoridades navales.

El programa MQ-25A Stingray (Manta Raya) de la Marina de los Estados Unidos es un sistema para dotarse de un nuevo avión cisterna para repostar a sus aviones de combate que operan desde los portaviones, con la particularidad de que se trataría de un UAV –por tanto no tripulado- que tendría que ser capaz de operar desde su base en los portaviones, haciendo uso de los sistemas de despegue por catapulta y de aterrizaje por cables.

La Marina está proponiendo gastar 719 millones de dólares en investigación y desarrollo para el MQ-25A y ahora anticipa la compra de los primeros cuatro aviones para el 2023. La Marina no espera alcanzar su capacidad operativa inicial hasta el año fiscal 2026, dijo el lunes el contralmirante Brian Luther, subsecretario adjunto de la Armada para el presupuesto, durante una sesión informativa sobre la estimación del año fiscal 2019.

La Armada quiere que los vehículos no tripulados se lancen y recuperen de un portaaviones en el mar, al igual que cualquier otro avión tripulado, y que se encuentren en el aire con aviones cazas para reabastecerse durante la misión.

Previamente, la Marina ya había anunciado que los portaaviones USS Dwight D. Eisenhower (CVN-69) y el USS George HW Bush (CVN-77) serían los primeros en operar el MQ-25A.

La solicitud de propuesta para el MQ-25A se emitió a la industria en octubre. La Marina en ese momento no indicaba cuándo entrarían los Stingrays en la flota, aunque algunos medios entienden que el Jefe de Operaciones Navales, el Almirante John Richardson, quiere que los UAV estén en las cubiertas de los portaaviones desde el año 2020.

En general, la Marina quiere gastar 19.000 millones de dólares en la compra de fuselajes en el año fiscal 2019, un aumento de fondos propuesto del 28 por ciento con respecto a la solicitud del año pasado de 14.900 millones de dólares. La propuesta de la Marina representa el 34 por ciento de los 55.200 millones que el Departamento de Defensa planea gastar en aviones pilotados y no tripulados para todas las ramas militares.

El plan de la Marina de adquirir 120 fuselajes en el año fiscal 2019 representa un aumento del 32 por ciento con respecto al número de aviones que los marinos propusieron comprar en 2018.

Hace un año, la Marina proponía solamente la compra modesta de aviones, reduciendo su solicitud en alrededor de 1 billón de dólares con respecto a la solicitud del año fiscal 2017.

El plan de la Armada de comprar nueve aviones Lockheed Martin F-35C Lighting II, la variante naval, dobla con creces la solicitud prevista para el 2018 de comprar sólo cuatro de esos JSF. Mientras tanto, el plan de la Marina para comprar 20 aviones F-35B (Aterrizaje y Despegue vertical) coincide con su plan de compra previsto para el 2018.

Después del aumento en el gasto del F-35, el siguiente crecimiento en la compra de aviación es para las modificaciones de aeronaves. En 2019, la Marina planea gastar 3.200 millones de dólares, una subida del 19 por ciento respecto a los 2.700 millones que la Marina propuso gastar en modificaciones en 2018.

En 2019, la Marina estadounidense planea comprar las siguientes aeronaves:

  • 29 cazas F-35 (20 F-35B y 9 F-35C) por importe de 3.900 millones de dólares
  • 24 aviones de combate Boeing F/A-18E/F, por 2.000 millones  de dólares
  • 10 aviones Boeing P-8A Poseidón, por 2.000 millones de dólares.
  • 4 Northrop Grumman E-2D Avanzado Hawkeye aeronave de alerta temprana, por importe de 952,7 millones de dólares.
  • 7 aeronaves de rotor basculante Bell-Boeing MV-22 Osprey por un importe de 1.000 millones de dólares
  • 25 helicópteros Bell Helicopter AH-IZ Viper y UH-IY Venom para el Cuerpo de Marines, por un importe de 878.9 millones de dólares.
  • 8 helicópteros de transporte pesado Sikorsky CH-53K King Stallion para el Cuerpo de Marines, por un importe de 1.600 millones de dólares.
  • 6 helicópteros Sikorsky VH-92A, por un importe de 894 millones.

Un comentario sobre “La solicitud de presupuesto de la Marina para el año fiscal 2019, retrasa al MQ-25A Stingray hasta mediados de la década de 2020.

  • el 18 febrero, 2018 a las 10:30
    Permalink

    Porque ocho helicópteros CH-53 cuestan 1600 M de dólares y 24 Súper Hornets 2000M. No entiendo la diferencia

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com