La UE acuerda una misión naval para hacer cumplir el embargo de armas a Libia.

La nueva misión sustituirá a la Operación Sophia, que se puso en marcha en 2015 para contrarrestar el flujo migratorio a través del Mediterráneo.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acordaron el lunes 17 de febrero una operación naval para aplicar un embargo de armas a Libia devastada por la guerra, superando las objeciones de los países que temían que ello pudiera alentar nuevos flujos migratorios.

La misión estará autorizada a intervenir para detener los envíos de armas, ha declarado el jefe diplomático de la UE, Josep Borrell, insistiendo en que los buques no estarían “de paseo” por el Mediterráneo.

La UE espera tener la operación, centrada en la parte oriental de la costa libia, en marcha a finales de marzo, dijo Borrell, aunque aún no se han resuelto muchos detalles, incluidas las reglas de enfrentamiento para las unidades navales.

El conflicto en el estado del norte de África, rico en petróleo pero muy turbulento, estaba en la agenda de la reunión de ministros de la UE en Bruselas, pero Borrell había minimizado las esperanzas de un acuerdo por las objeciones de Austria y Hungría.

Hacer que el embargo de armas funcione es visto como crucial para estabilizar el conflicto libio, donde el Gobierno de Acuerdo Nacional con sede en Trípoli, reconocido por la ONU, está siendo atacado por las autodenominadas fuerzas del Ejército Nacional Libio leales al General Khalifa Haftar, que controlan gran parte del sur y el este del país.

Los mandos militares propondrán muchos de los detalles operativos, incluido el número de buques y el alcance geográfico exacto, para que los ministros de Asuntos Exteriores de la UE los aprueben en su próxima reunión del 23 de marzo.

La UE espera que la nueva misión, que sustituye a la Operación Sophia, creada en 2015 para luchar contra el tráfico de personas a través del Mediterráneo en el momento más álgido de la crisis migratoria en Europa, esté en funcionamiento a finales de marzo.

Miedo al factor de atracción

Austria había liderado la oposición a la reactivación de la Operación Sophia con barcos para hacer cumplir el embargo, temiendo que pudiera reactivar una flota de rescate que terminaría transportando migrantes a través del Mediterráneo hacia Europa.

Se entiende que Hungría, cuyo gobierno de derecha ha adoptado una dura postura antiinmigración, ha apoyado las objeciones de Austria.

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Luigi Di Maio, y su homólogo austríaco, Alexander Schallenberg, insistieron en que la nueva misión era bastante diferente de la de Sophia.

“Existe un consenso básico de que ahora queremos una operación militar y no una misión humanitaria”, dijo Schallenberg.

El canciller alemán, Heiko Maas, dijo que había habido una larga discusión sobre si se necesitaba un elemento naval, pero finalmente se acordó que era “necesario obtener una imagen completa”.

“Pero será solo en el Mediterráneo oriental, donde transcurren las rutas de las armas”, dijo Maas, no cerca de las actuales rutas de migración del Mediterráneo central.

Para ganarse a los escépticos como Austria era crucial una disposición que estipulaba que si se considera que los buques creaban un “factor de atracción”, alentando a los migrantes a hacerse a la mar con la esperanza de ser rescatados y llevados a Europa, se detendría la parte marítima de la operación.

Borrell dijo que aún no se habían acordado los detalles precisos de quiénes decidiría sobre esto, pero que probablemente serían los ministros de Asuntos Exteriores que actuarían siguiendo el consejo de los comandantes militares.

El caos de Libia

Un alto funcionario de la ONU advirtió el domingo que una frágil tregua en Libia acordada en enero, pero regularmente violada, está “sujeta por un hilo”.

Los líderes mundiales acordaron en una cumbre de Berlín el mes pasado poner fin a toda intromisión externa en el conflicto y detener el flujo de armas hacia Libia, pero poco ha cambiado sobre el terreno desde entonces.

Estados como Rusia, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto apoyan a Haftar, mientras que el gobierno reconocido por la ONU dirigido por Fayez al-Sarraj cuenta con el respaldo de Turquía y Qatar.

“El embargo de armas está siendo violando sistemáticamente y esto va a alimentar a los combatientes con una increíble cantidad de armas que dificultan el alto el fuego y la tregua muy, muy débil”, advirtió Borrell.

Después de una reunión de ministros de Relaciones Exteriores en Munich el domingo 16 -una continuación de la conferencia de Berlín- Borrell criticó a Austria por bloquear el restablecimiento de la Operación Sophia, diciendo que era absurdo que un país sin litoral que ni siquiera tiene una marina adopte esa postura.

2 thoughts on “La UE acuerda una misión naval para hacer cumplir el embargo de armas a Libia.

  • el 18 febrero, 2020 a las 19:38
    Permalink

    Se omite mencionar que también hay actores europeos que operan fuera del marco de la UE, Italia apoya al Gobierno reconocido por la ONU en Trípoli junto a Turquía que ya actua, pero Francia esta del lado de Haftar y Rusia, y aparte de Egipto y Emiratos también estan los Saudies siempre presentes, luego esta EEUU que apoya a los dos jejeje, la cuestión es, a quien se pretende realmente bloquear el aprovisionamiento? Ya se nos olvido que la intervención europea llevó ese pais a su Estado actual. En la últimas negociaciones Haftar al que Trump telefonear directamente salió corriendo literalmente.

    Respuesta
    • el 19 febrero, 2020 a las 23:19
      Permalink

      De acuerdo contigo, el tema libio ha sido un embrollo (casi) exclusivo europeo, ahora las ambiciones geopoliticas turcas o rusas, que vienen a sumar, son comprensibles, sobre todo las turcas. EEUU es un actor periferico. El Mariscal Haftar se mueve mas para Moscu..

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com