La USAF levanta la prohibición para pilotos de F-35A con peso inferior a 136 libras.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha eliminado recientemente una restricción de hace casi dos años, por la cual los pilotos de combate del avión F-35A, no podían pesar menos de (136 libras) 61,9 kilogramos por motivos de seguridad ya que una expulsión violenta de la cabina en el momento de la eyección, podría causar graves lesiones de cuello.

La aprobación de esta medida, significa que el asiento de eyección Martin-Baker MK16 cumple ahora con la especificación solicitadas por la USAF para los pilotos del F-35A, que precisaban al fabricante una completa seguridad para pilotos con poco peso.

La Marina de los Estados Unidos ya había prohibido hace años volar el Boeing F / A-18E / F Super Hornet a los pilotos con peso inferior a 61.9kg debido al mismo problema.

El general de brigada Scott Pleus, director de la oficina de Integración de la fuerza aérea ya lo ha probado: “He volado en este asiento y creo que, con las modificaciones realizadas por la firma Martin-Baker, este es el asiento de eyección más seguro con el que he volado nunca”.

Las preocupaciones por lesiones en el cuello en las cabinas de combate han crecido casi en proporción al tamaño de los cascos de los pilotos, que incluyen una alta tecnología en los mismos, y los hacen muy voluminosos en un espacio realmente pequeño.

Un informe realizado hace dos años, por el Departamento de inspección general de la Defensa ya alertó sobre las precauciones que había que tener con este tipo de cascos ligeros que podían lesionar fácilmente a los pilotos. 

En el caso del F-35, la solución encontrada ha sido realizar unas modificaciones en el casco del piloto, en el asiento de eyección, y en el mecanismo en la secuencia de inyección.

El casco Vision Systems International, habitual en las Fuerzas Aéreas de países occidentales, fue modificado para reducir parte de su peso. El modelo de Elbit Systems joint venture Rockwell Collins eliminó correas internas y una visera externa.

Martin-Baker ha añadido un soporte de cabeza en las bandas traseras del asiento como un cojín que asegura los movimientos del cuello. La compañía también ha añadido un interruptor que los pilotos con menos peso pueden activar. Si el interruptor está encendido, el ordenador de dentro del asiento de eyección modifica la secuencia en caso que el piloto necesite eyectarse para salir de la cabina durante el vuelo. La secuencia modificada retrasa la apertura del paracaídas a gran velocidad y reduce las fuerzas del tirón que realiza el paracaídas en su apertura.

Las modificaciones realizadas en el asiento, se adaptarán en 100 F-35As ya entregados a la USAF y para los nuevos aviones serán incorporadas en la cadena de producción de Lockheed.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *