La USAF reconoce que tiene una base aérea clandestina en Emiratos Árabes Unidos.

Por primera vez en más de una década, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos reconoce públicamente que utiliza clandestinamente la base aérea de Al Dhafra, en Emiratos Árabes Unidos, desde donde dirige misiones de combate contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) informa el portal Military.com.

La unidad desplegada en la base es el escuadrón 380a del Ala Expedicionaria Aérea, -una unidad de control del combate aéreo- formado en 2002 para apoyar a las operaciones de Washington en Afganistán. La base alberga varias clases de aviones de combate del Ejército estadounidense.

Además de ser uno de los grandes depósitos de combustible de aviación y apoyo logístico, la mencionada base acoge a diversos tipos de aviones como los cisterna modelo KC-10, vehículos aéreos no tripulados RQ-4 Global Hawk de gran altura, aviones de control y vigilancia aérea AWACS E-3 Sentry, un avión espía U-2 Dragón Lady y cazas de combate furtivos F-22 Raptor.

Avión espía RQ-4 Global Hawk.

Las actividades militares de la 380a no gozaban de mucha atención mediática hasta que la embajada de EE.UU. en Abu Dabi (capital emiratí) decidiera oficialmente desvelar la naturaleza de la base.

Además de los mencionados aparatos militares, la base tiene su propio centro de control de operaciones, que coordina el reabastecimiento de los aviones de combate de EE.UU. en la zona con otras bases aéreas en Oriente Medio.

Avión de alerta temprana Boeing E-3 Sentry.

Tras la intervención militar de EE.UU. en Irak en 2003, Washington ha ampliado a gran escala sus bases militares en los países ribereños del Golfo Pérsico.  Al-Udeid en Qatar es la más grande en la región, pues alberga a más de 10.000 efectivos.

Como alegan los estadounidenses, la mayoría de las bases militares están siendo utilizadas para bombardear las posiciones de los terroristas en Siria e Irak.

Aviones cisterna en Al-Dhafra.

El comandante de la 380a Ala Expedicionaria Aérea, Charles Corcoran cuestiona  el futuro uso de la base después de que Daesh sea derrotado en Irak y Siria. “Estamos luchando contra un enemigo en otro país, pero no estamos invitados realmente para ser parte de la batalla”, señala Corcoran.

Avión espía U-2 Dragón Lady.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *