La USAF y Boeing realizan una revisión crítica del diseño del T-7A Red Hawk.

La Fuerza Aérea está un paso más cerca de finalizar el diseño de su cuarta y quinta Generación de Entrenadores de Pilotos Avanzados, el T-7A Red Hawk.

Boeing y la Fuerza Aérea de Estados Unidos recientemente llevaron a cabo tanto la Revisión de Diseño Crítico de Aeronaves (CDR) como el CDR del Sistema general durante una cumbre de 3 días que culminó con 18 meses de trabajo de desarrollo del programa.

“Este es un importante paso adelante en la vida de este programa”, dijo Shanika Sims, jefa de la División de Vehículos Aéreos. “Esta revisión de diseño solidifica aún más los diseños de aviones y subsistemas, acercando el T-7A Red Hawk a la producción”.

El CDR analizó la capacidad de los subsistemas del T-7A y la plataforma general para ofrecer las capacidades necesarias para entrenar a los pilotos de caza de cuarta y quinta generación. Específicamente, estas revisiones analizaron cuidadosamente los subsistemas como el nuevo sistema de escape, la integración del motor / propulsión y los pilones externos. Se utilizaron procesos de ingeniería de sistemas para garantizar que el diseño de la plataforma pueda ofrecer de forma eficaz y exitosa el nivel avanzado de formación que requieren los nuevos pilotos que se dirigen a los cazas como el F-22 y el F-35.

“El equipo combinado del Gobierno y de Boeing sigue aprovechando el pensamiento innovador, la adaptación de los procesos y están ‘rompiendo las normas’ al utilizar prácticas avanzadas de diseño digital de ingeniería para diseñar, probar y producir aeronaves, permitiendo una entrega más rápida de un producto de calidad al piloto”, dijo Sims.

Muchas de estas revisiones de diseño se realizan cara a cara, pero el COVID-19 requirió que el personal de todo el país se adaptara y colaborara de forma remota. Por lo tanto, estas revisiones de diseño se llevaron a cabo de forma virtual, entre la oficina del programa de la Fuerza Aérea de la base Wright-Patterson y la oficina del programa del Boeing T-7A Red Hawk en St. Louis, Missouri. También participó el Comando de Educación y Entrenamiento Aéreo de la base de Randolph, Texas, y el Centro de Pruebas de la Fuerza Aérea en la base de Edwards, California.

El programa T-7A comenzó en septiembre de 2018 cuando la Fuerza Aérea otorgó a Boeing un contrato de 9.200 millones de dólares para reemplazar la antigua flota de T-38C del Comando de Educación y Entrenamiento Aéreo con 351 aeronaves de entrenamiento T-7, junto con 46 simuladores y el equipo de tierra asociado. Las capacidades del T-7 proporcionarán a los estudiantes pilotos las habilidades necesarias para una transición más efectiva a la 4ª y 5ª generación de aviones de combate / bombarderos.

US Air Force

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com