La versión naval del sistema anti-cohete Iron Dome ya está en funcionamiento.

Desarrollado por Rafael para interceptar cohetes y misiles de corto alcance a una distancia de 4 a 70 km, el sistema Iron Dome ha demostrado rápidamente su eficacia en las últimas operaciones realizadas por Israel en la Franja de Gaza.

Equipado con un radar de detección y seguimiento, un sistema de control y gestión de combate de tres lanzadores, cada uno equipado con 20 misiles interceptores “Tamir”, el sistema Iron Dome tiene una tasa de éxito de entre 75 y 90%. Su peculiaridad es que no entra en acción si un proyectil enemigo no presenta amenaza alguna. Claramente, discrimina sus objetivos en función del peligro que representan.

Hasta mayo de 2016, solo había una versión terrestre de la Cúpula de Hierro. Después de 18 meses de intensa coordinación entre la Fuerza Aérea y la Armada junto con la industria local para integrar el Iron Dome con el radar de vigilancia, seguimiento y guía a bordo de la corbeta INS Lahav, los resultados fueron concluyentes.

De ahí el anuncio hecho el 27 de noviembre por el general Zvika Haimovitch, comandante de la defensa aérea israelí, indicado que una batería de Iron Dome estaba ahora en funcionamiento en la corbeta INS Lahav.

Infografía del sistema Iron Dome en una corbeta israelí.

“Ahora existe una conectividad completa entre el Iron Dome basado en barcos, el radar Adir y nuestras baterías basadas en tierra. Para la armada, esta es una capacidad muy valiosa porque estamos tratando de defender la tierra, los barcos y, por supuesto, nuestros activos estratégicos”, dijo el coronel Ziv Barak, jefe del departamento de armas, de la Armada israelí.

Desarrollado por Rafael, Iron Dome ha sido acreditado con más de 1700 intercepciones con éxito desde que se desplegó por primera vez en 2011. La empresa comercializa sus variantes Iron Dome basadas eb en buques bajo el nombre de C-Dome.

Según el General Haimovitch, pronto habrá más corbetas equipadas con el Iron Dome. Curiosamente, estos sistemas, aunque están instalados a bordo de un barco, no serán operados por marineros sino por personal de la Fuerza Aérea.

La decisión de equipar las corbetas con el sistema Iron Dome se justificó por la necesidad de proteger una importante plataforma de gas situada a unos treinta kilómetros de la Franja de Gaza. En el pasado, Hamas lo atacaba en repetidas ocasiones.

En términos generales, se trata de garantizar la producción de los yacimientos de gas de Tamar y Leviathan, que deberían permitir a Israel cubrir sus propias necesidades energéticas y convertirse al mismo tiempo en un país exportador de gas.

En el mes de julio, el Ministerio de Defensa israelí anunció su intención de invertir 420 millones de dólares para dotar a la Armada de los medios necesarios para proteger estos yacimientos de gas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com