Las fuerzas alemanas son “poco operativas” en relación con su presupuesto.

El pasado año por estas mismas fechas el gasto militar alemán se preveía que aumentaría en más de 4.000 millones de euros a lo largo de 2019, entonces se cuestionó si el próximo informe anual del Comisionado Parlamentario del Bundeswehr (Fuerza de Defensa Federal de Alemania), Hans-Peter Bartels, sería diferente de los publicados anteriormente. Pero no lo ha sido.

El presentado el pasado martes en el Bundestag (Parlamento Federal) es, si cabe, más restrictivo que el anterior. “La Bundeswehr en su conjunto, es notablemente inoperante para las enormes sumas de dinero que los contribuyentes alemanes gastan en ella”, resumió Bartels, citado por el diario Süddeutsche Zeitung.

Así pues, al igual que en 2017 y 2018, la disponibilidad de los principales sistemas de armas sigue siendo escasa, como lo ilustra el caso de los vehículos de combate de infantería blindados Puma. Debido a las dificultades en el suministro de piezas de repuesto, que obviamente complican el mantenimiento, solo el 19,1% de estos vehículos blindados están operativos. Esto obliga a los soldados de infantería a recurrir a otros medios de transporte cuando tienen que entrenar: usan minibuses.

“Tiene que haber un límite para ‘fingir'”, dice Bartels, según el cual en algunos casos ni siquiera el 40% de los sistemas de armas están listos para su uso. Además, argumenta en su informe, que “la Bundeswehr todavía está muy lejos de tener el 100% de las armas, municiones y equipos que necesita para cumplir con sus obligaciones”.

Hay “muy poco material, muy poco personal, y demasiada burocracia en la Bundeswehr”, dice Bartels. Así pues, el sistema de suministro ya sea de piezas de repuesto o de equipo individual para los soldados, siempre es excesivamente largo”, debido a “estructuras que se han vuelto manifiestamente disfuncionales”. Además, hay demasiadas “responsabilidades cruzadas” y “demasiada regulación”. 

“La creciente burocracia en todas las áreas restringe aún más la flexibilidad operativa. La estricta ejecución de los procedimientos es más importante que el objetivo operacional”, afirma Bartels.

Con respecto al equipo individual de los soldados, este último hace de nuevo una dura observación. “Es difícil entender por qué, hasta la fecha, ni siquiera ha sido posible equipar completamente a los soldados con nuevos equipos personales, como chalecos protectores”, dice. Por lo tanto, recomienda adoptar un enfoque similar al de Ikea, de “elegir, pagar y recoger” los artículos que ya están disponibles en lugar de tratar de reinventar la rueda.

Como ejemplo, los soldados alemanes deberían haber recibido nuevas botas de combate en 2020, como parte de un contrato hecho cuatro años antes. Previsiblemente se recibirán en …2022. “El programa no puede cumplirse debido a la limitada capacidad de producción de la industria”, según explica el Ministerio de Defensa alemán.

La industria, precisamente. Bartels se pregunta sobre ello. “¿Por qué se necesitan siete años poner 100 tanques al nivel más moderno, cuando en solo dos años la misma industria puede fabricar 50 tanques nuevos para otro país?” Se pregunta.

Otro problema para el Bundeswehr son sus recursos humanos, con 21.000 plazas vacantes por cubrir. Las necesidades de técnicos en la Luftwaffe [fuerza aérea] solo tiene cubierta el 53% de sus necesidades técnicas y algunas unidades de artillería solo tienen el 70% de los suboficiales y oficiales que necesitan para ser plenamente operativas. La situación sería aún más problemática para la Marina Alemana, con tasas de empleo para algunas especialidades técnicas por debajo del 50%.

Laurent Lagneau

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com