Las provocaciones de China impulsan la decisión de incluir a Australia en el próximo ejercicio Malabar.

La India anunció el martes que la Armada australiana se uniría al ejercicio Malabar previsto para noviembre de 2020, un ejercicio anual conjunto de alto nivel realizado predominantemente en el mar y que en los últimos años sólo ha contado con la participación de fuerzas americanas, indias y japonesas. Esta decisión, que demuestra la creciente preocupación multilateral con respecto al comportamiento cada vez más agresivo de China, ofrece una oportunidad para que el “Cuadrilátero” de las naciones democráticas fortalezca la cooperación en materia de defensa y disuada una agresión adicional de Pekín.

Malabar es un ejercicio marítimo anual que rota entre el Océano Índico y el Pacífico Occidental, y surgió de un ejercicio en gran parte bilateral realizado entre los Estados Unidos y la India a partir de 1992. El ejercicio se amplió permanentemente hasta convertirse en un ejercicio trilateral entre la India, Estados Unidos y Japón a partir de 2015. El Gobierno de la India es el anfitrión del ejercicio de este año en la Bahía de Bengala y el Mar Arábigo.

En su declaración, Nueva Delhi dijo que los participantes de Malabar “apoyan colectivamente un Pacífico libre, abierto e inclusivo y siguen comprometidos con un orden internacional basado en normas”. Los Ministros de Relaciones Exteriores y Defensa de Australia declararon conjuntamente que el ejercicio “reforzará la capacidad de la India, Australia, Japón y Estados Unidos para trabajar juntos para mantener la paz y la estabilidad en toda nuestra región”.

El anuncio se produce después de una exitosa reunión de los ministros de relaciones exteriores en Tokio hace dos semanas, en la que cada una de las cuatro democracias expresó su apoyo a un Pacífico libre y abierto. Mientras que los socios de Estados Unidos fueron más sutiles, el Secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo dejó claro lo que impulsaba la cooperación más estrecha entre los cuatro países.

“Como socios de este Cuadrilátero, es más crítico ahora que nunca que colaboremos para proteger a nuestro pueblo y socios de la explotación, corrupción y coerción del Partido Comunista Chino”, advirtió Pompeo.

Ese tipo de lenguaje ha causado incomodidad en Nueva Delhi en el pasado. Japón y Estados Unidos han estado abiertos a que Australia se sume al ejercicio Malabar durante varios años, pero la India, según se informa, ha rechazado la idea en los últimos años debido a la preocupación por las reacciones de los chinos y a la inquietud de que la ampliación del ejercicio “enviaría un mensaje político” a Pekín que Nueva Delhi no estaba dispuesta a enviar.

Pero la agresión de Pekín en su frontera con la India, así como los despliegues navales chinos en el Océano Índico y las inversiones económicas en todo el sur de Asia, han catalizado claramente un cambio de mentalidad en Nueva Delhi, lo que refleja una creciente alineación con la percepción que tiene Washington del desafío que representa China. Esta realidad crea oportunidades para que Estados Unidos y la India, así como Japón y Australia, fortalezcan la cooperación en materia de defensa mutuamente beneficiosa que será necesaria para disuadir una agresión adicional desde Pekín.

No es sorprendente que Pekín haya visto durante mucho tiempo el Cuadrilátero y sus ejercicios asociados con profunda preocupación. En 2007, Pekín protestó enérgicamente contra el ejercicio Malabar de ese año, que se había ampliado para incluir a Australia y Japón, sólo para volver a un formato bilateral en los años siguientes. Del mismo modo, en el período previo a la reunión de los ministros de relaciones exteriores de la Cuadrilateral en Tokio este mes, Pekín denunció “camarillas exclusivas”.

Irónicamente, Pekín es en realidad el país que trata de excluir y expulsar a otros del Mar de China Meridional intentando impedir que otros naveguen y vuelen donde el derecho internacional lo permite.

Dadas las economías, las capacidades de defensa y las posiciones geográficas de Estados Unidos, Japón, India y Australia, un Cuadrilátero cada vez más capaz y unificado probablemente represente un escenario de pesadilla para los funcionarios del Partido Comunista Chino y los planificadores del Ejército de Liberación Popular. Como un matón en el patio de recreo, Pekín prefiere mantener a sus competidores regionales aislados, tratando con ellos uno por uno para explotar las asimetrías de poder que conducen a la coacción.

El ejercicio Malabar tiene el potencial de ser un ejercicio de guerra complejo y de “alto nivel”, que integra fuerzas y desarrolla una compleja interoperabilidad aérea y marítima. Cada uno de los cuatro países ya realiza anualmente ejercicios aéreos y marítimos bilaterales con los otros tres asociados, de modo que Malabar puede pasar rápidamente de la fase de “conocerte” a la de “lucha de guerra multidominio”.

Como resultado, Malabar tiene el potencial de proporcionar un sólido mensaje disuasorio a Pekín.

Una vez afirmada la voluntad política de llevar a cabo estos ejercicios, ahora es responsabilidad de los planificadores y comandantes militares organizar y ejecutar un evento que logre un efecto disuasorio.

Bradley Bowman

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com