Las pruebas de misiles de China advierten a los portaaviones de EE.UU. que se mantengan alejados.

La última oleada de lanzamientos de misiles de China en la masa de agua más disputada del mundo ha servido de advertencia a dos objetivos clave de Estados Unidos: los portaaviones y las bases regionales.

Los misiles lanzados en el Mar de la China Meridional ayer miércoles incluían el DF-21D y el DF-26B, informó el South China Morning Post. Esas armas son fundamentales para la estrategia de China de disuadir cualquier acción militar frente a su costa oriental, amenazando con destruir las principales fuentes de proyección de poder de EE.UU. en la región.

“China está señalando a los Estados Unidos, sus aliados y socios que China tiene una respuesta a los grupos de ataque de los portaaviones estadounidenses, una respuesta que siempre está disponible y no depende de los horarios de despliegue”, dijo Carl Schuster, exdirector de operaciones del Centro de Inteligencia Conjunta del Comando del Pacífico de los Estados Unidos. “En efecto, China está diciendo, ‘Si los EE.UU. pone dos portaaviones en el Mar del Sur de China, enviamos allí misiles mata portaaviones'”.

Los lanzamientos muestran a los EE.UU. el coste de cualquier conflicto armado, con un recordatorio de alto perfil del creciente arsenal de misiles balísticos de alcance intermedio de China. Esto está desafiando la superioridad militar americana en Asia por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. El presidente Xi Jinping desplegó la nueva Fuerza de Cohetes del Ejército de Liberación Popular como parte de un desfile militar en octubre, mostrando una capacidad que los investigadores de la Universidad de Sydney advirtieron que podría acabar con las bases de EE.UU. en las “horas de apertura de un conflicto”.

Un oficial de defensa de EE.UU. dijo a Bloomberg que China disparó cuatro misiles balísticos de medio alcance durante una serie de ejercicios militares esta semana. Cayeron en el mar entre la isla china de Hainan y la disputada cadena de islas Paracel, no muy lejos de donde los portaaviones estadounidenses realizaron ejercicios en las últimas semanas para respaldar la decisión de la administración Trump de desafiar los reclamos de soberanía de Pekín.

Las pruebas con misiles parecían destinadas al consumo de los EE.UU., en lugar de a una audiencia nacional, con la cobertura de Internet fuertemente censurado del país en gran parte limitada a los informes de los medios de comunicación extranjeros. A principios de esta semana, China protestó por el vuelo de un avión espía U-2 americano cerca de la zona de ejercicio en el Mar de China Oriental, presumiblemente para obtener información de inteligencia sobre las capacidades del país.

“Se podría decir que está enviando una advertencia a los EE.UU., ya que Estados Unidos ha aumentado sus actividades militares en el Mar del Sur de China”.

Misiles DF-21D

Aunque las dos potencias nucleares tienen muchos incentivos para evitar un enfrentamiento, el riesgo de una escalada es cada vez mayor, ya que los EE.UU. y sus aliados tratan de hacer retroceder a un Pekín más agresivo. En las últimas semanas, Estados Unidos ha llevado a cabo una serie de ejercicios militares en la región y ha aprobado una venta de aviones de combate a Taiwán, con el telón de fondo de una elección nacional. El presidente Donald Trump ha intentado centrarse en China.

Los recientes ejercicios de la Armada de EE.UU. en el Mar del Sur de China han incluido operaciones conjuntas de los grupos de ataque de los portaviones USS Nimitz y USS Ronald Reagan el mes pasado y ejercicios separados del Reagan este mes. Estas medidas se tomaron después del anuncio del Secretario de Estado Michael Pompeo, aclarando la oposición legal de los Estados Unidos a los reclamos chinos sobre la mayor parte de una ruta marítima vital, partes de la cual también son reclamadas por Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam.

China lanzó al menos otro misil DF-26 en las últimas semanas, en lo que el periódico Global Times del Partido Comunista caracterizó como una respuesta a las operaciones del portaaviones estadounidense. El periódico ya había promocionado sus misiles “mata portaaviones” en Twitter, lo que provocó una dura protesta de la Marina de los Estados Unidos, que señaló que los buques de guerra “todavía estaban allí”.

Aunque China todavía tiene que demostrar la capacidad de hundir un buque de guerra en movimiento, el precio de perder un portaaviones de 10.000 millones de dólares, las tropas y el hardware a bordo – y todo el prestigio militar americano que representan – sería inconmensurable. Esa amenaza está causando que los planificadores del Pentágono consideren formas menos evidentes de proyectar la fuerza, con un estudio interno del Departamento de Defensa que recomienda reducir la flota de portaaviones del país a 9 desde los 11 actuales, informó Defense News en abril.

Misiles DF-26B

El arsenal de misiles del Ejército de Liberación del Pueblo es uno de los muchos factores que impulsan el cambio de la postura de seguridad de los Estados Unidos en Asia, con los bombarderos B-1 con capacidad nuclear del Pentágono que van y vienen a Guam, donde son más vulnerables a los ataques. La preocupación por la amenaza también ha contribuido a la decisión de Estados Unidos de retirarse del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio con Rusia y buscar conversaciones sobre armas a tres vías con China.

Incluso antes de los lanzamientos de esta semana, China ya había aumentado discretamente las pruebas de misiles balísticos, en un aparente intento de medir sus capacidades operativas. El país disparó más de 100 misiles balísticos el año pasado, más de tres veces el récord de Corea del Norte.

China posee lo que el ex comandante del Pacífico Harry Harris ha llamado “la mayor y más diversa fuerza de misiles del mundo”, con decenas de armas diferentes en desarrollo. El DF-21D puede viajar más de 1.500 kilómetros (900 millas), mientras que el DF-26 puede lanzar ojivas a una distancia estimada de 4.000 kilómetros, lo suficientemente lejos para llegar a Guam.

Aún así, hay “preguntas reales” sobre si los asesinos de portaaviones de China realmente funcionan. Las últimas pruebas pueden proporcionar a los EE.UU. una oportunidad para entender mejor su desempeño.

“La Fuerza de Cohetes del Ejército de Liberación Popular tiene un calendario de pruebas muy apretado y es probable que se trate de un entrenamiento operacional, pero ciertamente será un recordatorio para Washington de que los militares chinos continúan modernizándose y pueden negar el acceso a la Armada de Estados Unidos en partes del Asia-Pacífico”.

Bloomberg

2 thoughts on “Las pruebas de misiles de China advierten a los portaaviones de EE.UU. que se mantengan alejados.

  • el 27 agosto, 2020 a las 21:37
    Permalink

    “Aún así, hay “preguntas reales” sobre si los asesinos de portaaviones de China realmente funcionan. ”
    No puedo creer que profesionales de defensa se pregunten eso. ¿que tal una bomba nuclear tactica?.
    Si estan dispuestos a dispararle a un portaaviones de USA estan dispuestos a entrar en una guerra global y definitiva.

    Respuesta
  • el 28 agosto, 2020 a las 02:16
    Permalink

    Los chinos y los rusos estan buscando que los vaporicen, espero sea pronto (juntos a los barbudos iranies) para acabar con esta plaga del planeta.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com