Llegan los primeros F-35A de la RAAF australiana a la base aérea de Williamtown.

Los dos primeros aviones de combate F-35 australianos llegaron ayer domingo  a la base Williamtown de la Royal Australian Air Force (RAAF) en Nueva Gales del Sur, lo que marca el inicio de una nueva era para las capacidades de defensa de la nación.

El avión de combate más avanzado hasta la fecha, el F-35, será un detonante para la transformación de la Fuerza de Defensa Australiana (ADF), utilizando sus sensores y su baja observabilidad para operar con impunidad en el espacio aéreo en conflicto y para fusionar una imagen del espacio de batalla con otros activos aéreos, terrestres y marítimos. Junto con su avanzada capacidad de armas y su alcance superior, el F-35 de quinta generación es el caza más letal, capaz de sobrevivir y conectado del mundo. 

“La llegada del primer avión F-35 con base permanente en Australia es una ocasión histórica y estamos orgullosos de nuestro papel como pioneros del diseño de la quinta generación  y fabricantes de equipos originales para el F-35”, dijo el Director Ejecutivo de Lockheed Martin Australia, Vince Di Pietro.

“Felicitamos a la RAAF, al ADF y a todos nuestros socios de la industria australiana que han trabajado para que este logro sea una realidad”. 

Los dos nuevos F-35A vuelan junto a tres F/A-18 Hornets de la RAAF.
Australia desempeña un papel importante en el programa F-35

Los proveedores australianos desempeñan un papel importante en el programa F-35 con más de 50 empresas locales que contribuyen al programa global de registro de más de 3.000 aviones. Hasta la fecha, el programa F-35 ha asegurado más de 2.400 puestos de trabajo altamente cualificados creados y ha generado más de 1.300 millones de dólares australianos en contratos para la industria australiana. 

“Volados por pilotos australianos, y mantenidos por personal de aquí, junto con muchos componentes de la mejor calidad hechos en Australia, los australianos tienen motivos para estar orgullosos de este logro”, dijo Di Pietro.

Lockheed Martin es el líder de la industria para el mantenimiento global del F-35 y está trabajando en asociación con las Fuerzas de Defensa Australianas y la industria local para proporcionar apoyo técnico y aprovechar todo el potencial del F-35 como un multiplicador de fuerzas integrado durante las próximas décadas.

Australia se ha comprometido a comprar 72 F-35A, de los cuales ya ha recibido 10 que se encuentran estacionados en la Base de la Fuerza Aérea Luke en Arizona, donde forman parte de las operaciones de entrenamiento cooperativo internacional del F-35, además de los dos que llegaron ayer a territorio australiano.Estos nuevos aviones irán sustituyendo a los F/A-18 Hornets.

Programa F-35 crece el Impacto Global

Diez naciones están volando actualmente el F-35, y con la llegada de ayer, Australia se convierte en la séptima nación con aviones F-35 basados ​​en su propio territorio, uniéndose a Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Noruega, Israel y Japón.

Además, con la presentación formal de ayer en la base Williamtown, ahora los F-35 operan desde 16 bases en todo el mundo. Más de 340 F-35 están en servicio, más de 700 pilotos y 6.500 técnicos de mantenimiento han sido entrenados y la flota de F-35 ha superado más de 170.000 horas de vuelo acumuladas.

Lockheed Martin Australia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com