Lockheed Martin cumple con el objetivo de entregas del F-35 previsto para 2017.

El pasado viernes 15 de diciembre, Lockheed Martin entregó el avión F-35 número 66 del año, cumpliendo con la meta conjunta de entregas a las Fuerzas estadounidenses y a los países aliados para 2017.

Hasta la fecha, más de 265 aviones F-35 han sido entregados a clientes estadounidenses e internacionales. Más de 530 pilotos y casi 5.000 técnicos han sido entrenados, y la flota F-35 ha superado las 115.000 horas de vuelo acumuladas.

“Cumplir con nuestro compromiso de entrega en 2017 es un testimonio del arduo trabajo y dedicación de nuestro equipo conjunto de gobierno e industria para entregar el sistema aéreo F-35”, dijo Jeff Babione, Vicepresidente Ejecutivo de Lockheed Martin y Gerente General del Programa F-35. “El equipo continúa superando los retos del programa y el logro de este acontecimiento de confianza a nuestros clientes en que la empresa del F-35 puede cumplir con las crecientes cantidades de producción año tras año”.

Sesenta y seis entregas de F-35 en 2017 representan más de un 40 por ciento de aumento con respecto al 2016, y la empresa constructora del F-35 está preparada para aumentar el volumen de producción año tras año hasta alcanzar una tasa completa de aproximadamente 160 aviones en 2023.

Mejoras en la producción

A medida que se implementan mejoras de producción y otras mejoras adicionales, la meta de Lockheed Martin es reducir el coste de un F-35A a 80 millones de dólares para el 2020. Con la incorporación de las lecciones aprendidas, la efectividad de los procesos, la automatización de la producción, las actualizaciones de las instalaciones y herramientas, las iniciativas de la cadena de suministro y mucho más, la empresa del F-35 ya ha reducido significativamente los costes y mejorado la rentabilidad.

El precio de un F-35A ha bajado más del 60 por ciento desde el primer contrato.

El trabajo de mano se ha reducido en un 75 por ciento durante los últimos cinco años.

El período de producción ha aumentado en un 20% desde 2015.

Para prepararse para un aumento en la producción, Lockheed Martin ha contratado a más de 1.300 empleados en su planta de Fort Worth, Texas, desde enero de 2017, y espera contratar un total de 1.800 empleados, como se anunció anteriormente. El F-35 es construido por miles de hombres y mujeres en América y en otras partes del mundo. Con cerca de 1.400 proveedores nacionales en 46 estados y Puerto Rico, el programa ofrece más de 170.000 empleos directos e indirectos en los Estados Unidos y genera 24.000 millones de dólares de impacto económico anualmente. El programa también incluye a más de 100 proveedores internacionales, creando o sosteniendo miles de empleos internacionales.

El F-35, supersónico y multifunción, representa una capacidad transformadora que proporciona una conciencia de situación, letalidad y capacidad sin precedentes. Combina las características de próxima generación del radar que evade el sigilo, la velocidad supersónica y la agilidad del caza con el conjunto de sensores integrados más potente y completo de cualquier avión de combate de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com