Lockheed Martin lanza el primer avión civil LM-100J

Lockheed Martin ha presentado el primer LM-100J Hércules airlifter en  su planta de producción de Marietta en Georgia el pasado jueves 9 de febrero.

Este logro en la variante civil del Hércules C-130J militar, se ha producido  dos años después de que la idea fuese lanzada por la propia empresa, a la vista de la disminución de pedidos y ante la dificultad de ampliar el mercado de este avión, por la llegada de otras plataformas aéreas que le restan parte de sus clientes y principalmente a la reducción de los presupuestos mundiales de defensa en general y de los presupuestos del Pentágono en particular.

Lockheed Martin ha presentado una actualización del certificado de tipo civil de la Administración Federal de Aviación (FAA) y este primer LM-100J participará en la actividad de pruebas en vuelo para apoyar el proceso.

Al igual que con la anterior variante L-100 del Hércules que fue construida entre 1964 y 1992 (durante el cual se entregaron 115 aviones), el LM-100J está destinado a una variedad de aplicaciones civiles tales como el transporte de carga de gran tamaño; Dispersión de aceite / aerosol aéreo; Exploración de petróleo y gas; Operaciones logísticas de minería; Combate aéreo contra incendios; Entregas aérea;  Evacuación médica / ambulancia aérea;  Operaciones de socorro humanitario; Transporte de personal;  y Búsqueda y rescate.

A pesar de ser una plataforma comercial, el LM-100J también estará dirigido a usuarios gubernamentales y militares que tal vez no requieran algunas de las características más avanzadas y, por consiguiente, más caras del C-130J. Por ejemplo, las comunicaciones seguras y el equipo de guerra electrónica, los bastidores y el cableado se eliminan en la aeronave civil.

Además de reducir el coste de la adquisición (Lockheed Martin ha informado de un coste unitario de alrededor de 60 millones de dólares para la versión del LM-100J y de 70 millones para un LM-130J, comparado con los 100 millones que tiene por unidad un C-130J), esto reduce los costes de peso y combustible, así como los costes de mantenimiento.

 La empresa no descarta una precio especial para la versión militar en algunas de las zonas menos desarrollados del mundo, como América Latina, África y partes de Asia que no precisan de la totalidad de aplicaciones que lleva actualmente la versión C-130J

Sin embargo, continuarán con algunas de las funciones de software específicas para el ejército, tales como un punto de liberación asistido por ordenador (CARP) para airdrops, y el LM-100J cuenta con la caja de alas central Enhanced Service Life (ESL) Fiabilidad y mejora de la facilidad de mantenimiento que forman parte del diseño básico C-130J.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *