Los Altos del Golán, razón principal de Israel para prolongar la crisis siria?

Israel pone todos los medios a su alcance para que el conflicto armado en Siria no termine, señalan expertos y analistas internacionales.

Para Tel Aviv, las relaciones entre el Ejército sirio y el Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) son inaceptables por las posibilidades de fortalecimiento para el movimiento libanés que suponen, ha explicado este viernes Irina Zvyágelskaya, experta del Centro de Estudios Árabes e Islámicos del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias de Rusia.

Según la analista, los altos de Golán son la manzana de la discordia en la región, pues Israel teme que Hezbolá encuentre una salida a la meseta del Golán, cuyo control es un objetivo estratégico del régimen de Tel Aviv.

Soldado israelí de la brigada Golani participa en un entrenamiento militar en los altos del Golán, 8 de septiembre de 2014.

Los altos fueron ocupados tras la Guerra de los Seis Días de 1967 por Israel, que en 1981 se los anexionó, en una maniobra que carece hasta hoy de reconocimiento mundial. Según numerosos expertos, el arreglo de la situación en Siria permitiría a Damasco dirigir sus esfuerzos a la recuperación de estos territorios.

En este sentido, Seyed Hashem al-Musawi, portavoz del movimiento iraquí Al-Nuyaba, ha señalado la creación de nuevos grupos de combatientes populares iraquíes del autodenominado Ejército Libertador de Golán, y su disposición para participar en la liberación de esta zona si se lo solicita Damasco.

Sin embargo, Zvyáguelskaya cree poco probable que Siria recupere los altos. “Lo más probable es que Israel controle estos territorios durante bastante tiempo”, sostiene la experta, para quien “lo único que puede cambiar la situación es algún acuerdo de paz a largo plazo”. Según ella, Israel se dispone a actuar de forma independiente y no hará caso a opiniones de otros países.

Vehículos militares del movimiento iraquí Al-Nuyaba.

A su vez, Serguéi Balmásov, experto del Instituto de Oriente Medio y del Consejo Ruso para los Asuntos Internacionales (RSMD, por sus siglas en ruso) cree que el conflicto armado en Siria hace el juego a Israel, que se esforzará en mantenerla todo lo posible para que el conflicto en Siria no termine y así mantener el statu quo. En este sentido, las actividades de Israel no irían dirigidas contra el Gobierno de Bashar al-Asad, sino contra la normalización de la situación en Siria.

Los Altos del Golán son una meseta ubicada en la frontera entre Israel, Líbano, Jordania y Siria, de unos 1800 km², de los cuales aproximadamente 1200 km² están bajo soberanía de Israel, unos 235 km² están controlados por la UNDOF (las Fuerzas de las Naciones Unidas de Observación de la Separación) , y el resto permanece bajo soberanía siria.

Soldados israelíes están de guardia en un campo en los altos del Golán, ocupado desde 1967, con vistas a Siria.

Israel conquistó este territorio a Siria durante la guerra de los Seis Días (1967) y la guerra de Yom Kipur (1973). La Organización de las Naciones Unidas, a través de la Resolución 242 de su Consejo de Seguridad, adoptada por unanimidad, lo considera «territorio ocupado». Israel, en cambio, lo considera «territorio en disputa», y del que aceptaría retirarse bajo un tratado de paz. Desde entonces, es parte del conflicto árabe-israelí y crucial en las negociaciones de paz entre Israel y Siria. Aunque formalmente no han sido anexados, sí han sido integrados en el sistema administrativo israelí desde 1981. Para Siria, los Altos del Golán pertenecen a la unidad administrativa de Qunaytra.

Una pequeña parte de los Altos del Golán, las Granjas de Shebaa, es reclamada por el Líbano; mientras Siria acepta esta reclamación, Israel y la ONU la rechazan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *