Los aviones del Cuerpo de Marines americano también tienen problemas de presupuesto.

Más de la mitad de los actuales aviones del USMC compuesto por el AV-8B Harrier II y el F/A-18 Hornet, más las aeronaves de ala rotatoria, no pudieron volar el pasado mes de diciembre por falta de presupuesto o por encontrarse a la espera de piezas de repuesto según informaron funcionarios estadounidenses.

Este recorte presupuestario más el continuo envejecimiento de los aviones tras 15 años de guerra de desgaste, ha llevado a mantener en tierra muchas de estas aeronaves. De los 1.065 aviones que tiene el Cuerpo de Marines, sólo 439 de ellos pudieron volar en diciembre lo que representa un 41 por ciento de los aviones de ala fija y rotatoria.


Para el Teniente General John Davis, comandante adjunto para la aviación, ha sido una mala noticia pues su objetivo mínimo hubiese sido alcanzar la cifra de 600 aviones que es la cantidad que considera adecuada para cumplir sus compromisos operativos en horas de vuelo.

De los 280 F/A-18 Hornets del Cuerpo de Marines, 109 de ellos deberán someterse a una profunda revisión y actualización en sus sistemas operativos.  

“si no conseguimos más dinero en los próximos meses dejarán de volar muchos de estos aviones lo que irá en perjuicio de sus pilotos que tendrán muchas menos horas de entrenamiento”. No obstante, reconoce, que la preparación que tienen los aviadores de la marina es muy superior a la de otras fuerzas aliadas.

Desde que asumiera su cargo en junio de 2014, Davis ha estado trabajando para conseguir que un alto porcentaje de aviones y helicópteros estén operativos a la espera de la incorporación de los nuevos aviones de quinta generación F-35B.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *